Edición Impresa
Miércoles 11 de Agosto de 2010

Charlas de Candi - Miércoles 11

—Carta del señor Jorge Muñoz: “...En esta oportunidad le envío esta carta por un tema que usted ya ha tratado en innumerables oportunidades desde diferentes ángulos. Podría titularlo «el mal tiene mejor publicidad que nadie». Usted y cualquier persona que lee un diario o escucha un informativo por el medio que sea, recordará cómo el año pasado recorrió el mundo una noticia...

—Carta del señor Jorge Muñoz: “...En esta oportunidad le envío esta carta por un tema que usted ya ha tratado en innumerables oportunidades desde diferentes ángulos. Podría titularlo «el mal tiene mejor publicidad que nadie». Usted y cualquier persona que lee un diario o escucha un informativo por el medio que sea, recordará cómo el año pasado recorrió el mundo una noticia sobre la opinión del Papa respecto de los preservativos. En aquella oportunidad no sólo se usó esa parte de todo lo que el Papa había dicho, sino que además la mayoría de quienes se hicieron eco de la noticia, lo hicieron para atacarlo o al menos para hablar de una falta de información y conocimiento que el Papa no tiene. Hace unos días, me he encontrado con una nota perdida en este mundo colmado de información que da cuenta de la 18° Conferencia Internacional contra el Sida, realizada en Austria. A dicha conferencia asistió, entre otros, alguien que no se le escapa a nadie conocer, el señor Bill Gates. Muchos podrán decir que nada sabe del tema y mucho más, pero veamos cuales fueron algunas de sus frases: «Hoy más que nunca es necesario obtener el máximo beneficio por cada dólar invertido». ¿Alguien duda sobre si el fundador de Microsoft sabe de lo que habla al momento de hablar de dinero? Dijo también que se requiere «desarrollar políticas de prevención baratas, eficaces y fáciles de aplicar». ¿Alguien duda sobre si este hombre de empresa sabe sobre como guiar un proyecto al éxito? Entre las iniciativas que sugirió podemos nombrar: La circuncisión masculina que reduce en casi un 60% el riesgo de contagio del virus HIV por vía heterosexual. Se me ocurre pensar ¿Quién fue el primero en proponer esta medida? ¿Será Dios? Pero esto no es todo, también estuvo en esa conferencia el señor Edward Green, máximo experto en sida, de la Universidad de Harvard, quien el año pasado había dicho que existe una relación entre una mayor disponibilidad de preservativos y una mayor tasa de contagio. En esta oportunidad dijo que en la lucha contra el sida el modelo elegido sigue siendo el escogido por Uganda, este país, según la OMS pasó de 1.100.000 enfermos en 2001 a 940.000 en 2007. Para cerrar con palabras que este científico decía: «Es difícil entender por qué los programas patrocinados por los más importantes donantes, no han promovido la monogamia, ni la reducción de diferentes parejas». Daba el siguiente ejemplo: «Imagínese que se pusieran sobre la mesa 15 millones de dólares para luchar contra el cáncer de pulmón. Sin dudas tendríamos que estudiar el comportamiento de los fumadores, consejos para dejar de fumar, o al menos reducir los cigarrillos diarios». Me pregunto entonces ¿Por qué razón esta noticia no recorrió el mundo al igual que cuando lo dijo el Papa? Desde ya muchas gracias, como siempre”.

—Se lo voy a responder en pocas palabras, mi querido lector, porque así como los valores fundamentales están corrompidos en el orden dirigencial en general y se los emparcha con disfraces grotescos, así también, en el mundo, los medios de comunicación y muchos “comunicadores” hacemos agua por todas partes. Nos hundimos, por tanto, en el medio pelo, cuando no en la estupidez y el fanatismo. Apelamos a lo que vende más, a lo que está de acuerdo con nuestro pensamiento, pero no a lo que informa y forma mejor. Renunciamos muchas veces a algo que debería ser sagrado en todo comunicador: el respeto al opinar y la imparcialidad al informar. Por lo demás, usted tiene razón: el mal tiene mejor publicidad que nadie. Pero me perdonará usted que no siga, no sólo por la falta de espacio sino porque me envía la carta en un momento en que, indignado por la actitud de ciertos dirigentes o funcionarios y enterado de un caso al que me referiré mañana, podría decir cualquier cosa. De todos modos (y como algo tiene que ver con lo que usted plantea) le confieso que estoy un poco cansado de andar chapoteando entre tanta agua sucia, en tanta injusticia. Le pido perdón si me fui por las ramas con esto último, pero está vinculado a la degradación existente.

candi2050@gmail.com

Comentarios