Edición Impresa
Martes 30 de Noviembre de 2010

Charlas de candi - Martes 30

—Ciertamente, estimado lector, yo creo que la sociedad es cautiva de una corporación política nefasta. Y una buena parte de esta misma sociedad se siente burdamente manoseada por la mentira oficialista, humillada por la subestimación que hace el gobierno de la capacidad de entendimiento de las personas.

—Ciertamente, estimado lector, yo creo que la sociedad es cautiva de una corporación política nefasta. Y una buena parte de esta misma sociedad se siente burdamente manoseada por la mentira oficialista, humillada por la subestimación que hace el gobierno de la capacidad de entendimiento de las personas. Es cierto, y no tenemos por qué negarlo, que buena parte de los argentinos gustó siempre de consumir las baratijas políticas que le ofrecieron desde el poder, pintadas de grandes medidas de Estado. Y no es menos cierto que muchos argentinos, siempre, redimieron a los políticos con la muerte. Y no sólo los redimieron, sino que los tornaron héroes.

—¿¡Cómo es eso!?

—Mire, cuando murió el ex presidente Raúl Alfonsín, tuve la precaución de separar al ser humano del político. Yo lamenté su muerte, pero no me olvidé que Alfonsín, así como tuvo aciertos, también tuvo muchísimos y grandes errores. Debió entregar el poder antes de tiempo porque la sociedad reclamaba su alejamiento. Recordará usted que por aquellos días Alfonsín era cuestionado hasta por sus propios correligionarios; que la Unión Cívica Radical comenzó entonces su camino al fracaso, que alcanzó finalmente de la Rúa ¿Nadie se acuerda ya de la célebre frase “la casa está en orden”? (Y la casa era un desorden) ¿Nadie recuerda que el clientelismo de la nueva etapa democrática se inauguró en este país con la tristemente célebre Caja Pan? Esto entre otras cositas. Murió Alfonsín y se transformó en héroe político; tanto que la sola portación de apellido torna a su hijo en presidenciable (¡!).

—Como un simple voto vuelve presidenciable al señor Cobos ¿Es serio?

—Y la muerte de Néstor Kirchner ha obrado de la misma manera. Hoy Kirchner, cuya muerte también lamenté, es poco menos que un adalid, y su esposa depositaria de un beneficio en su imagen sólo porque su esposo murió. ¡Vaya! A mí me hablan de las reservas del Banco Central, del crecimiento de la economía; pretenden venderme como logro los 500 pesos de aumento a los jubilados, por ejemplo ¡¿De qué me hablan?! Y si digo que se dio un aumento paupérrimo, insuficiente, que sólo beneficia a los que cobraban menos de 1.500 pesos, me dicen que soy un disconforme, que no valoro la actitud ¡Pero qué hicieron en todos estos años para qué no hubiera jubilados de 1.500 pesos! ¿Sabe la sociedad cuanto es el sueldo promedio en Argentina? ¿Sabe qué cantidad cierta de desocupados y sub ocupados hay? ¿Saben los argentinos cuantos miles de chicos desnutridos hay? ¿Cuántos robos y muertes se producen por día por el accionar delictivo? Me rebela la mentira, el histrionismo y me provocan pena ciertas actitudes, mientras otros aplauden y se salvan porque nadan al lado del escualo y comen de su comida.

candi2050@gmail.com

Comentarios