Edición Impresa
Martes 24 de Agosto de 2010

Charlas de Candi - Martes 24

—¿Qué nos pasa a los argentinos? ¿Por qué la realización de cientos de miles de personas parece una utopía? Por estos días asistimos a un par de noticias que son paradigma, arquetipo, modelo del porqué.

—¿Qué nos pasa a los argentinos? ¿Por qué la realización de cientos de miles de personas parece una utopía? Por estos días asistimos a un par de noticias que son paradigma, arquetipo, modelo del porqué. No más abrir los diarios o sintonizar algunas radios o canales de televisión, es posible advertir que sigue la disputa entre el Poder Ejecutivo Nacional y el Grupo Clarín y detrás de éste la oposición política. Como se sabe, el gobierno anunció la revocatoria de la licencia para explotar Internet a Cablevisión (Fibertel). A esto se suma que hoy habrá una gran ofensiva oficial contra los principales accionistas privados de Papel Prensa (Clarín, puntualmente). Es importante señalar que esta ofensiva, que desde luego tiene como propósito sacar a los principales tenedores de títulos el poder que poseen en esa empresa, está basada en un informe que se dará a conocer hoy y que fue elaborado por el hombre fuerte del gobierno, Guillermo Moreno. En fin, no tiene sentido seguir con la narración de la historia porque el lector la conoce perfectamente. Es decir, como siempre, el país se debate en medio de una entre oficialistas y opositores.

—Importa efectuar un análisis que sobrevuele este asunto.

—Puedo dar mi opinión. Yo no voy a defender ni a unos ni a otros de los protagonistas de esta historia. Tengo para mí que esos unos y esos otros han cometido excesos. Hay, en mi criterio, una puja de poder, una disputa de intereses (no siempre económicos, porque los intereses no siempre son de esa naturaleza). He dicho en una rueda íntima, hace unas horas, que este gobierno nacional tiene rasgos bolivarianos (léase chavistas) y si aún no se han ejecutado ciertas políticas, es porque en este país “todavía” no se dan las condiciones. Por otra parte, queda claro que hay más inteligencia y sutileza en el poder político gobernante argentino, a la hora de elaborar estrategias, que en la topadora venezolana. Lamentablemente (y no es que uno quiera quedar bien con Dios y con el diablo, porque en definitiva lo que yo he logrado es gozar de la antipatía de oficialistas y opositores, lo que poco me importa a decir verdad) la oposición política de este país es hoy, más que nunca, un dechado de grotesco, un escenario en donde bailotean incapaces, groseros, advenedizos, y sólo un par de excepciones (que no voy a nombrar para ser lo más imparcial posible y no favorecer a nadie con mi opinión), están en condiciones de ofrecer una alternativa a este modelo. Pero he aquí que oficialistas y muchos opositores (¡qué unidad paradojal!) se han encargado de denostar hasta el agravio a tales alternativas. Esto se debe a la mezquindad que envuelve a unos y otros, a esa miopía que es casi ceguera, a ese egoísmo patológico, enfermizo, a esa estupidez que se pavonea en el escenario político, a ese olor nauseabundo que produce espasmos en ciertos estómagos avispados. Algunas personas se preguntan: “¿cómo es posible que esta gente ocupe el lugar que ocupa?”. Bueno, convengamos, también, en que permanecen allí porque nosotros compramos las entradas para ingresar al circo y ver la fatal función.

—Por lo demás, mucha estructura periodística argentina no se ha acordado, en el transcurso de la historia, de las necesidades del ser humano argentino, no ha defendido el despojo de sus derechos que se hizo “siempre”, históricamente. A veces, incluso, ha informado según su conveniencia y deformado acorde a sus propósitos.

—Y mientras los poderes se comprometen en luchas por intereses que de ninguna manera son los de la persona y la sociedad argentina, se padece lo que todos conocemos y que algunos tratan de disimular: robos; muertes; salarios insuficientes; desocupación; pequeños productores, comerciantes, pequeños y medianos industriales avasallados por el Estado mediante la obligación del pago de tremendos impuestos; jubilados burlados y a los que se quiere engañar con una dádiva, etcétera. Es decir pobreza de diversa naturaleza.

candi2050@gmail.com

Comentarios