Edición Impresa
Martes 21 de Septiembre de 2010

Charlas de Candi - Martes 21

—Hace un tiempo, en una charla, mencionamos la actitud positiva que tuvo el titular de la Guardia Urbana Municipal, Mariano Savia, al responder en Cartas de Lectores a muchos de los reclamos que la gente hace. Es una muestra de que está atento a las necesidades de la ciudadanía.

—Hace un tiempo, en una charla, mencionamos la actitud positiva que tuvo el titular de la Guardia Urbana Municipal, Mariano Savia, al responder en Cartas de Lectores a muchos de los reclamos que la gente hace. Es una muestra de que está atento a las necesidades de la ciudadanía.

—Sí, recuerdo que se ocupó de varios problemas, como por ejemplo los que se ocasionan en las veredas cuyo paso está obstruído por obras en construcción, o por los autos estacionados sobre las mismas.

—Bueno, ahora quiero destacar la actitud de otra funcionaria, en este caso del gobierno de la provincia, la señora Silvia Tróccoli, que haciéndose eco de dos cartas publicadas por este medio, respondió con una tercera, poniéndose a disposición de la mamá de un chico autista. Esta madre en su momento explicó que su hijo de quince años padece un cuadro de autismo severo, lleva ochos meses internado con sus manos sujetas a una cama (algo inhumano e incomprensible), y reclamaba que no lo llevan al baño para que haga sus necesidades y que están a la espera de que el juez que tiene la causa en los Tribunales Federales designe un lugar más adecuado para tratarlo.

—La justicia siempre “rápida” en este país ¿no?. Estos casos no pueden esperar o quedar en un cajón, son prioritarios y es necesario prestarle la debida atención.

—Esta mamá no pretende otra cosa que el bienestar de su hijo, quiere que se lo trate como se debe tratar a cualquier persona que padece una enfermedad y que se lo ubique en un sitio adecuado para que pueda llevar una vida libre, un lugar donde pueda tener la atención y contención que necesita. Terminaba su carta diciendo: “Le ruego al Estado que se haga cargo de los gastos de Juan. Como corresponde, por tratarse de un cuadro de discapacidad. El que tiene oídos para oír, que por favor oiga”.

—Un justo reclamo. Cualquiera que pase por una situación semejante tiene que tener la garantía de que el Estado lo respalde, es lo mínimo que corresponde.

—Bueno, después de esa carta se publicó otra, escrita y firmada por varias personas, amigas de la familia afectada, que conocen de cerca el caso y preocupadas, expresaron: “Un grupo de amigos de esta familia hace suyo este pedido, por conocer los esfuerzos que vienen realizando los padres de Juan desde hace años, que superan ampliamente el límite de sus posibilidades. Apelamos a la sensibilidad de los organismos oficiales que puedan tener competencia para casos como este.”

—Y he aquí la actitud de la funcionaria provincial mensionada que destaco, porque en razón de estas dos cartas, la señora Silvia Troccoli, titular de la Subsecretaria de Inclusión para Personas con Discapacidad, se hizo eco y publicó una carta que entre otras cosas dice: “ Estimados familiares de Juan: desde la Subsecretaría de Inclusión para Personas con Discapacidad del gobierno de la provincia de Santa Fe, brindamos el espacio de atención a través de nuestra dirección provincial, sita en calle 9 de julio 325, de 8 a 18. Invitamos a la familia del niño autista (cuyas cartas se publicaron el pasado 15 de agosto y 11 de septiembre), de quien desconocemos nombre y datos de contacto donde ubicar, a que se acerquen a la repartición antes mencionada a fin de abordar su situación. Solicitamos nos contacten con la familia, gracias”. La funcionaria adjuntó un número de teléfono donde llamar.

—Desde aquí decimos: Si cada uno de los que ocupan las distintas áreas de gobierno tomaran el ejemplo de los dos funcionarios mencionados anteriormente (tanto del señor Savia como de la señora Tróccoli), la gente que muchas veces está cansada por no encontrar respuestas de parte de los políticos, y con las esperanzas por el suelo, recobraría la credibilidad en la dirigencia, se sentiría más protegida. Desde aquí, y como simple vecinos de una sociedad muchas veces ignorada, felicitamos a la funcionaria, psicóloga Silvia Tróccoli por una actitud que es muy importante y destacable.

candi2050@gmail.com

Comentarios