Edición Impresa
Lunes 22 de Noviembre de 2010

Charlas de Candi - Lunes 22

—Antes de un mensaje destinado al intendente de la ciudad, digo que el cántico a Dios publicado ayer me fue enviado por la señora Beatriz Leibovich. Por un error en el mail fue publicado bien el apellido, pero incorrectamente el nombre.

—Antes de un mensaje destinado al intendente de la ciudad, digo que el cántico a Dios publicado ayer me fue enviado por la señora Beatriz Leibovich. Por un error en el mail fue publicado bien el apellido, pero incorrectamente el nombre. De modo que deseo agradecer a Beatriz Leibovich, el contenido maravilloso del mail que fuera publicado. Por otra parte, mi agradecimiento también a Magalí, una joven de 20 años, que se emocionó con ese texto y me envió un hermoso comentario. ¡Gracias! Ahora sí: Al señor intendente municipal, Miguel Lifschitz, y al funcionario del área correspondiente: mis sinceras felicitaciones por una acción que pasa inadvertida para muchos, que puede parecer pequeña, pero que es grandiosa para aquellos que valoramos la vida y respetamos y defendemos el destino de los seres más indefensos, inocentes, y destinatarios de las más aberrantes actitudes que parten de algunos hombres. Y estas felicitaciones son por el pequeño refugio para los perros comunitarios que es posible observar en el Parque Urquiza, con un cartel en el que se pide a la ciudadanía que respete dicha protección y a esos animales.

—“No me importa saber si un animal es capaz de razonar, sólo sé que es capaz de sufrir y por eso lo considero mi prójimo”. La frase le pertenece al misionero protestante, médico, pacifista, Premio Nobel de la Paz y ser humano extraordinario, Alberto Schweitzer.

—Comienzo hoy una serie de charlas en las que estará presente el clamor por la realización de una cruzada que concientice a la persona, al ciudadano, y a los gobernantes, sobre la necesidad de proteger a los animales, especialmente a los desamparados, a los que son abandonados por corazones humanos duros en los que el amor no se ha podido desarrollar convenientemente. Invito a todos los proteccionistas, a los amantes de los animales, a realizar acciones, petitorios concretos a las autoridades, para que se realicen campañas de todo tipo con el afán de proteger la vida de esas criaturas. Invito a todo ser humano sensible y honesto a denunciar acciones de mal trato. Le pido al señor intendente municipal, a los funcionarios del área pertinente, que se instalen en toda la ciudad, en todas las zonas posibles, comederos y bebederos para perros y gatos. He observado en todas partes como vecinos de buen corazón dejan recipientes con comidas para los animales que viven sin refugio ni cobijo. Sería una medida acertada, creo, que las autoridades municipales realizaran este tipo de pequeños contenedores de alimentos, así como carteles exhortando a la ciudadanía a respetar los derechos de los animales. Señor intendente Miguel Lifschitz: hacía unos días que, como vecino, deseaba felicitarlo por la medida en el Parque Urquiza. ¡Gracias por esa acción! Seguiremos con el tema de los “hermanos menores”. ¿Menores?

candi2050@gmail.com

Comentarios