Lunes 18 de Abril de 2011

Charlas de Candi - Lunes 18

—A partir de este atardecer el judaísmo celebra Pesaj, el inicio de la liberación de la esclavitud en Egipto. Con ese motivo, van estas palabras: Todos conocemos los 10 famosos mandamientos que Dios dio a Moisés mientras peregrinaba con su pueblo por el desierto hacia la Tierra Prometida (que muchos del mundo, hoy, le siguen negando a los hebreos).

—A partir de este atardecer el judaísmo celebra Pesaj, el inicio de la liberación de la esclavitud en Egipto. Con ese motivo, van estas palabras: Todos conocemos los 10 famosos mandamientos que Dios dio a Moisés mientras peregrinaba con su pueblo por el desierto hacia la Tierra Prometida (que muchos del mundo, hoy, le siguen negando a los hebreos). También todos conocemos el principal mandamiento que Dios le pide a la humanidad que respete a través de la Ley Mosaica: “amarás a Dios con tu todo tu corazón y fuerza y a tu prójimo como a ti mismo”. Sin embargo, toda la ley dada en aquellos remotos tiempos, en el desierto, no es muy conocida. Deseamos hoy reproducir una parte minúscula de esa ley que Dios le da a su pueblo, y a la humanidad toda, para que la vida sea mejor en este plano de existencia. Una ley que muchos han desdeñado, para pena de los buenos e inocentes.

—“Si alguno hiriere el ojo de su siervo, o el ojo de su sierva, y lo dañare, le dará libertad por razón de su ojo. Y si hiciere saltar un diente de su siervo, o un diente de su sierva, por su diente le dejará ir libre.

—“Cuando alguno hurtare buey u oveja, y lo degollare o vendiere, por aquel buey pagará cinco bueyes, y por aquella oveja cuatro ovejas. Si el ladrón fuere hallado forzando una casa, y fuere herido y muriere, el que lo hirió no será culpado de su muerte. Pero si fuere de día, el autor de la muerte será reo de homicidio. El ladrón hará completa restitución; si no tuviere con qué, será vendido por su hurto. Si fuere hallado con el hurto en la mano, vivo, sea buey o asno u oveja, pagará el doble.

—“Al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto.A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. Cuando prestares dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura.  Si tomares en prenda el vestido de tu prójimo, a la puesta del sol se lo devolverás porque sólo eso es su cubierta, es su vestido para cubrir su cuerpo. ¿En qué dormirá? Y cuando él clamare a mí, yo le oiré, porque soy misericordioso. No admitirás falso rumor. No te concertarás con el impío para ser testigo falso. No seguirás a los muchos para hacer mal, ni responderás en litigio inclinándote a los más para hacer agravios; ni al pobre distinguirás en su causa.

—“Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo. Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda? Antes bien le ayudarás a levantarlo. No pervertirás el derecho de tu mendigo en su pleito. De palabra de mentira te alejarás, y no matarás al inocente y justo; porque yo no justificaré al impío.

—“Seis años sembrarás tu tierra, y recogerás su cosecha; mas el séptimo año la dejarás libre, para que coman los pobres de tu pueblo; y de lo que quedare comerán las bestias del campo; así harás con tu viña y con tu olivar. Seis días trabajarás, y al séptimo día reposarás, para que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero.

—A todos los judíos, como cada año y siempre: que tengan un buen Pesaj.

candi2050@gmail.com

Comentarios