Edición Impresa
Jueves 16 de Diciembre de 2010

Charlas de Candi - Jueves 16

—¿Vieron? Cuando los gobiernos nacional y porteño se pusieron de acuerdo en algunos puntos, cuando se adoptaron medidas adecuadas, llegó el principio de la solución al problema de los ocupantes de predios públicos.

—¿Vieron? Cuando los gobiernos nacional y porteño se pusieron de acuerdo en algunos puntos, cuando se adoptaron medidas adecuadas, llegó el principio de la solución al problema de los ocupantes de predios públicos. Cuando el gobierno nacional (apremiado por la realidad que lo ahogaba), decidió a regañadientes recibir al gobierno porteño, cuando las fuerzas nacionales de seguridad, que en un principio no se querían enviar al parque tomado, hicieron lo suyo, los ocupantes comenzaron a desalojar el predio llamado Indoamericano.

—Y es plausible que se haya sido contundente en la afirmación de algo: el que ocupa un lugar público o privado no tendrá acceso a planes sociales.

—Y no se trata de ser insensible ante el problema del más desprotegido, nada de eso, se trata de poner orden, de no permitir la violencia como forma de resolución de conflictos. Se puede protestar, se puede pedir, pero no se puede ser prepotente o extorsionador: “ si no me dan usurpo” ¡¿Qué es eso?! Es una forma de atacar no sólo ya a la autoridad constituída y responsable de las pésimas acciones políticas, sino al resto de la sociedad que no es causa de las angustias del prójimo. Lamentablemente, la actitud del gobierno nacional fue en un principio inadecuada, las palabras de la presidenta desafortunadas y afloró la realidad social, signada por la verdad. Y la verdad es que aquí no hay políticas serias, hay mucho palabrerío y poca acción resolutiva (como en gobiernos anteriores). Los planes sociales y asignaciones no solucionan el problema de fondo. Hay pobreza, hay desnutrición infantil, hay inadecuada política salarial, insuficientes planes para los jubilados, delito, narcotráfico que es un flagelo poco considerado y altamente peligroso, etcétera. La política inmigratoria es deplorable. Hay 1.800.000 bolivianos sólo en Buenos Aires y ni hablar de personas de otras nacionalidades en el resto del país. De ninguna manera discrimino, pero pregunto: ¿en virtud de qué proyectos se permite el ingreso de tanta gente, muchos de ellos indocumentados? ¿Qué se les ofrece? ¿Cómo viven? ¿Qué impacto tiene eso en la sociedad? Y no me vengan con la estupidez de la xenofobia. El resultado es vida indignante para el inmigrante y para el argentino.

—De todos modos la economía ha crecido, y nosotros somos un pueblo que damos mucha importancia a ello.

—Pero no ha crecido la justa distribución de la riqueza, no ha crecido la madurez política para la armonía institucional, no ha crecido la acción contra el delito, ni contra el narcotráfico ¿Cuántas familias poseen un ingreso de 5.000 pesos, lo necesario hoy para vivir más o menos con dignidad, pero sin tirar crema de leche al techo? ¿Cuántos jubilados perciben esa misma suma de dinero? ¿Cómo está la salud pública? ¿Cómo la educación y la justicia? ¿O es acaso que un gran país lo es porque dispone de 50.000 millones de dólares en el Banco Central, o porque hay un segmento social que vive materialmente bien y se firma un acuerdo con el Club de París? ¡Por favor!

candi2050@gmail.com

Comentarios