Información Gral
Sábado 23 de Julio de 2016

Cesan la búsqueda del avión malayo desaparecido en el Indico en 2014

El Boeing de Malaysia Airlines perdido en los radares hace más de dos años se convirtió en uno de los mayores misterios de la aviación mundial.

La búsqueda del vuelo 370 de Malaysia Airlines se suspenderá tras más de dos años de iniciada, una vez se completen los trabajos en la zona actual de rastreo en el océano Indico, según anunciaron ayer los tres países que realizan la operación. La decisión podría poner fin a todas las esperanzas de resolver uno de los mayores misterios de la aviación mundial.

Algunos familiares de los 239 pasajeros y tripulantes que viajaban en el avión expresaron su descontento con la decisión de la que ya es la búsqueda más cara en la historia de la aviación, con un costo de 135 millones de dólares. Otros seguían teniendo esperanzas. De los 239 pasajeros desaparecidos, 153 eran chinos.

El MH370 desapareció de los radares el 8 de marzo de 2014, 40 minutos después de despegar de Kuala Lumpur, en Malasia, con destino a Pekín, China. A mitad de vuelo, los operadores aéreos perdieron su rastro. Las alarmas se encendieron pero nadie pudo determinar la nueva ruta que pudo haber tomado o si se había estrellado.

"Ante la ausencia de nuevas pruebas, Malasia, Australia y China han decidido de forma colectiva suspender la búsqueda al completar la zona de búsqueda de 120.000 kilómetros cuadrados", dijo el ministro malasio de Transportes, Liow Tiong Lai, tras una reunión con sus homólogos chino y australiano.

Quedan menos de 10.000 kilómetros cuadrados por revisar. En un comunicado leído por Liow, los tres ministros admitieron que "la probabilidad de encontrar el avión se está desvaneciendo".

La operación podría reanudarse, señalaron, pero sólo si aparecen nuevas pruebas.

"Si aparece nueva información creíble que pueda utilizarse para identificar la ubicación concreta de la aeronave, se considerarán los próximos pasos", señalaron los ministros en su comunicado.

Mientras Liow y sus homólogos ofrecían la rueda de prensa, representantes de las familias de los pasajeros protestaron ante el edificio con carteles que pedían a las autoridades que sigan intentándolo. "Encuentren el avión, alivien nuestro dolor", decía una pancarta.

"No queremos que la suspensión sea sólo una forma que dejar que todo el mundo se calme y se olvide poco a poco de ello", dijo Grace Subathirai Nathan, una malasia hija de una mujer que iba a bordo, Anne Daisy. "Queremos que hagan algo entre tanto para buscar nueva información", añadió.

"Estoy muy enojado", dijo Ning Jing, cuya esposa viajaba a bordo del avión. "Suspenden la búsqueda y no tienen ni idea qué hacer ahora", agregó. Jiang Hui, quien perdió a su madre, confesó: "Estoy desconcertada e indignada".

El ministro australiano de Transportes, Darren Chester, indicó que los expertos seguirán analizando los datos e inspeccionando los fragmentos que se encuentren, pero "las búsquedas futuras deben tener un alto nivel de éxito para justificar avivar las esperanzas de los seres queridos".

Desde un inicio se creyó que el Boeing 777 giró y cayó sobre el Indico al oeste de Australia, donde se concentraron las labores de búsqueda. Mucho de lo que le pasó al avión sigue siendo un misterio, aunque el gobierno malasio ha concluido que se apartó de su ruta de forma deliberada.

En julio de 2015, en la Isla Reunión (frente a la costa sureste de Africa), fueron hallados restos del avión. El flap encontrado allí, cerca de Madagascar, pertenecía al avión siniestrado. Las piezas fueron halladas por el aventurero estadounidense Blaine Gibson, quien anteriormente había encontrado otros restos en Mozambique.

El lugar, sostuvieron los investigadores oficiales en aquel momento, concordaba con el patrón de corrientes marítimas del Índico, lo que daba nuevas pistas y algo de esperanza y pistas.

Sin embargo, ayer, confesaron que las piezas no proporcionaron mucha más información que pudiera ayudar a localizar el grueso de los restos.

Liow dijo que la búsqueda, obstaculizada por el mal tiempo y daños en el equipo, terminará para diciembre próximo.

Aunque los ministros se esforzaron en decir que no ponían fin permanente a la operación, resulta evidente que una reanudación es improbable.

Algunos familiares se mostraron confiados en que la operación se retome algún día.

"Me siento animado. Me temía lo peor, ahora tenemos algo a lo que aferrarnos", dijo K.S. Narenderan, que perdió a su esposa, Chandrika Sharma, en el siniestro. "Lo entendí como un compromiso de seguir implicados en la búsqueda y hacerse responsables de buscar la verdad", agregó.

Por el contrario, algunos parientes de las víctimas chinas dijeron sentirse traicionados.

"Nunca estaré de acuerdo con la decisión de suspender la búsqueda", dijo Zhang Qian, cuya esposa, Wang Houbin, viajaba en el MH 370. "Definitivamente nos reuniremos para protestar por ello, y he perdido confianza en el gobierno malasio".

Comentarios