AFA
Martes 16 de Agosto de 2016

Central y Newell's tienen jugadores de calidad para ensamblar un ataque temible

El DT Eduardo Coudet puede utilizar a Ruben, Teo Gutiérrez y Lo Celso. Mientras que Diego Osella dispone de Maxi Rodríguez, Nacho Scocco y Formica.

Son las principales cartas ofensivas que tienen Central y Newell's para marcar la diferencia. El fútbol es un deporte de equipo, en el que todos atacan y defienden, pero la realidad indica que hay pequeñas sociedades que cuando se ensamblan pueden torcer el destino de los partidos y a su vez conducir a sus respectivos equipos a los grandes objetivos. En teoría, más allá de que siempre surgen nuevos nombres que pueden tomar la posta cuando el torneo está en marcha (ver aparte), hay que decir que los equipos rosarinos cuentan con "plumas" calificadas a la hora de "marcar" la diferencia, tanto en la zona de gestación como en el área de enfrente. Por el lado auriazul, la trilogía que promete y desvela a los hinchas es la que pueden conformar Marco Ruben, Giovani Lo Celso y el flamante refuerzo Teófilo Gutiérrez. En la vereda de enfrente están los ya campeones en el Parque Maximiliano Rodríguez e Ignacio Scocco y el talentoso Mauro Formica, quien mostró signos de recuperación en la pretemporada. Es cierto que los niveles individuales de los últimos tiempos ponen varios escalones por arriba a los apellidos canallas, ya que brillaron en los últimos torneos que jugaron. Por el lado leproso las últimas temporadas no fueron buenas y eso demuestra que los futbolistas con más jerarquía no pudieron establecer la diferencia con regularidad.

Según el pensamiento de los entrenadores, Eduardo Coudet y Diego Osella ambos tridentes tienen muchas chances de arrancar de titulares cuando comience el nuevo torneo de AFA. Serán cartas de desequilibrio de canallas y leprosos en una zona de la cancha en las que los espacios se achican y sólo marcan la diferencia los jugadores inteligentes, esos que saben sacarse la marca de encima en un movimiento, meter un pase filtrado o animarse a terminar la jugada con un disparo al arco.

Por el lado de Central la sociedad que piensa Coudet todavía es un modelo para armar. Porque si bien el Chacho conoce a la perfección las virtudes de Ruben y Lo Celso, a Teo aún no lo tiene disponible. El pibe Gio (20 años) fue una de las revelaciones de la temporada pasada en Arroyito, es un clásico enganche, astuto, guapo y con mucho camino por recorrer para seguir aprendiendo los secretos del puesto. Ya tuvo su bautismo con la camiseta de la selección argentina en los Juegos Olímpicos y en el futuro cercano (diciembre) se sumará a su nuevo club París Saint-Germain, que desembolsó una montaña de euros por su pase. De sus habilitaciones exquisitas pueden sacar provecho dos puntas filosos como Ruben y Teo Gutiérrez.

En referencia a los delanteros canallas hay que decir que no tienen en idéntica característica. Ruben es un nueve clásico, punta de lanza, cuyo hábitat natural es el área y al que cuando hay espacios le gusta ponerse de frente al arco rival para invitar a sus compañeros a que lo habiliten al vacío para explotar su velocidad. Además, Marco es uno de los referentes del equipo, que no se cansa de luchar cada pelota y que siempre cumple con la cuota de gol.

Mientras que Teo es un atacante de notable técnica individual, que suele apelar a lujos efectivos para resolver las jugadas, guapo para pedir siempre la pelota y predispuesto a retrasarse en el campo para triangular con los volantes. Brinda la chance de jugar como nueve clásico o segunda punta, siendo esta última alternativa la más potable para ensamblarse con Marco Ruben.

El gran desafío del Chacho será amalgamar las virtudes de estos tres jugadores de notable calidad que dispone del medio hacia adelante.

Cambiando de ángulo, por el lado rojinegro, también hay jugadores de probada categoría, que está claro en los últimos tiempos no estuvieron en su mejor versión, pero eso no les quita méritos y les abre el crédito. Nacho Scocco, dos veces campeón con Newell's, siempre es un delantero temible, que está al acecho para sacar el latigazo y que más tarde o más temprano recuperará su plenitud. Hizo una muy buena pretemporada, a pesar de haber estado errático la semana pasada ante Deportivo Morón en la eliminación por Copa Argentina, pero es el nueve que eligió Osella para arrancar el torneo.

En tanto, el otro jugador que se mueve cerca de Nacho es Maxi Rodríguez, quien también debe potenciar su nivel, aunque el hecho de tener tres mundiales en el lomo es sinónimo de jerarquía. Maxi ya no es aquel volante externo con dinámica de sus inicios, ahora juega más cerca del área de enfrente y es allí donde debe hacer pesar su mayor virtud, que es encontrar los espacios a espalda de los volantes rivales para aprovechar su efectiva pegada de media y corta distancia.

El otro eslabón de la cadena del fútbol rojinegro es Mauro Formica. El Gato está levantando su nivel de manera paulatina aunque deberá ratificarlo cuando arranque el torneo. Su fuerte es el pase preciso y hacia adelante. Si está fino puede romper cualquier defensa.

Está claro que los entrenadores de Central y Newell's tienen más opciones que estos dos tríos mencionados para armar la ofensiva, pero estos futbolistas son piezas clave en sus respectivos equipos y si logran ensamblarse de la mejor manera pueden tener una incidencia superlativa en la performance de los clubes rosarinos en la temporada que está por arrancar.

Comentarios