Ovación
Miércoles 15 de Junio de 2016

Central tiene hoy un equipo sólido pero que sufrirá variantes

Apenas un par de nombres que, se sabe, no seguirán en el club (Franco Cervi, quien fue transferido a Benfica de Portugal, y Gustavo Colman, que acordó los términos de la rescisión del contrato).

A siete días del retorno a los trabajos, el plantel de Rosario Central no sufrió grandes modificaciones. Apenas un par de nombres que, se sabe, no seguirán en el club (Franco Cervi, quien fue transferido a Benfica de Portugal, y Gustavo Colman, que acordó los términos de la rescisión del contrato). Y por el momento no hay caras nuevas, ya que hasta aquí la dirigencia no logró cerrar ninguna de las negociaciones que tenían abiertas con futbolistas apuntados como posibles refuerzos. En principio no hay indicios de que se modifique el plan inicial de Eduardo Coudet, quien pretende llevar adelante una renovación importante del grupo. Pero el correr de los días podría imponer algún otro tipo de análisis. De igual forma, tanto el técnico como los dirigentes tienen varios días por delante para darle forma a esa tan mentada reestructuración. Hay una pregunta que igual puede tirarse sobre la mesa y a partir de la cual moverse: ¿qué tiene Central hoy a mano y con qué equipo podría jugar si el torneo comenzara en unos pocos días?

Hoy hay base. Es la misma (ver infografía), con algunos pequeños retoques claro, que llevó a este equipo de Coudet a pelear en el inicio el torneo local y que estuvo a un minuto de meterse entre los cuatro mejores equipos de la Copa Libertadores de América. Sosa, Donatti (con futuro incierto), Musto, Lo Celso, Ruben y Larrondo forman parte de ese esqueleto futbolístico . De todos modos Coudet parece empecinado en meter mano en el equipo. Fue uno de los puntos que expuso en la reunión que mantuvo con los dirigentes cuando comunicó su decisión de continuar como técnico canalla luego de haberla puesto en duda públicamente (unos meses antes le había comunicado a la dirigencia que a mitad de año se iba).

Igual no hay nadie que pueda darse el lujo de pecar de inocente y creer que no existirá cualquier tipo de renovación. Habrá jugadores que se irán y, por ende, otros que llegarán. En eso se está trabajando con ahínco por estos días.

Sí está claro que esa renovación que Coudet pretende plasmar tiene que ver con formar un equipo con "mayor experiencia". No por nada el DT fue quien habló de que debió afrontar una instancia importante de Copa Libertadores "con jugadores con muy poco rodaje y faltos de experiencia". Se jugó una ficha por Rodrigo Braña y hay una respuesta pendiente (entre otras) de Martín Demichelis. Las pruebas están a la vista, amén de que para reemplazar a Walter Montoya (por ahora se queda en Arroyito) el apuntado haya sido Agustín Allione, también un jugador joven.

Hay una cantidad aproximada de caras nuevas que trascendió, pero a la que nadie se anima a ponerle certezas o al menos ponerla como posible. Se habla de entre seis y ocho caras nuevas.

Obviamente hay situaciones a las que atender. Por ejemplo, Donatti (tiene intenciones de "cambiar de aire", según confiaron) está sujeto a que algún club venga y haga uso de la opción por la rescisión de contrato, que es de 2 millones de dólares. Montoya hoy sigue en Arroyito pero también está sujeto a que alguien haga uso de la opción. Lo mismo ocurre con Salazar, por quien también preguntaron ya de Independiente y River. El propio Alvarez, quien por cuestiones personales aún no definió su futuro, es considerado pieza clave. Lo cierto es que en esa base que hoy está al alcance de la mano aparecen jugadores que para Coudet son imprescindibles. Y desde la dirigencia se comprometieron a cumplir con el deseo del entrenador. Sosa, Musto, Ruben y Larrondo son algunos de lo que conforman esa columna vertebral.

El tiempo no apremia ni a Coudet ni a los dirigentes. Y este mercado de pases se está moviendo bajo los mismos parámetros que los anteriores, donde por cada jugador por el que se pregunta o se intenta avanzar aparecen cifras desconsideradas". No obstante, cuantos más futbolistas se puedan retener menos cantidad de refuerzos necesitará el Chacho, pese a sus pretensiones de encarar lo que viene con un equipo renovado. Y casi que no importará que haya que afrontar sólo el torneo local, ya que la Copa Argentina se juega de manera esporádica, siempre y cuando se logre avanzar. Lo que se intenta es moldear un nuevo equipo, con otro tipo de características, amén de la base sólida que hoy pueda existir.

Lo que hay ahora fue lo mejor en su momento

En la 11ª fecha del torneo local, Central fue al Nuevo Gasómetro a jugarse una de las últimas chances para mantenerse en la pelea. Y lo hizo con lo mejor que tenía. No es casualidad. Diez de esos nombres son los que el Canalla dispondría hoy para arrancar. Sólo faltó Larrondo (estaba lesionado) y por eso jugó Cervi, que ya no estará.

Comentarios