Central
Martes 13 de Septiembre de 2016

Central: Seguridad, cuestión de fondo

Coudet deberá poner el foco en coordinar los movimientos defensivos para que el equipo pueda crecer y desplegar su potencial. Las opciones que tiene para rearmar la última línea.

Eduardo Coudet tiene tarea extra para la semana. Solidificar la última línea es el tema excluyente de la agenda auriazul. Central mostró ser un equipo permeable, endeble en el retroceso y frágil cada vez que el rival lo ataca. Encima paga cualquier error en su propia área sacando del medio, algo que oxida la confianza individual y colectiva. Si se quiere, lo positivo de esta cuestión es que el propio Chacho reconoce el problema sin esconder la tierra debajo de la alfombra. "Damos la sensación de inseguridad. Estoy preocupado", asumió el DT, tras lo que fue la dura derrota por 2 a 0 ante Vélez en Liniers. El equipo ya había entregado indicios de desatenciones ante Rafaela por Copa Argentina. Por ello el conductor auriazul deberá machacar sobre los conceptos defensivos y coordinar mejor los movimientos de la última línea, más allá de que pueda ensayar variantes nominales en pos de custodiar mejor su propio arco. Ahora bien, ¿qué opciones tiene a mano Coudet para ganarle la batalla a esa sensación de inseguridad que lo tiene preocupado?

Está claro que un equipo que se precie de tal usa a los once jugadores para defender y atacar. Los responsables de los goles a favor y en contra son todos los que están adentro de la cancha y por ello la autocrítica de la endeblez deben hacerla desde el primer delantero hasta el arquero. Esto es tan cierto como que, especialmente ante Vélez, los que quedaron más expuestos fueron los zagueros centrales, ante el poderío infalible de un incontrolable Mariano Pavone.

Aquel Central sólido de atrás hacia adelante que se vio desde la llegada del Chacho hoy está falto de confianza en la retaguardia y parece caminar sobre un terreno pantanoso cada vez que lo atacan. Lo lastiman demasiado. Hasta ahora en la cueva vienen jugando Esteban Burgos y Marco Torsiglieri y habrá que ver si siguen entre los once. Igual, responsabilizar sólo a ellos de todas las fallas de Central sería un error garrafal. Porque los volantes deben mejorar la presión para recuperar la pelota más lejos del área auriazul.

Volviendo a la zaga, un mero cambio de nombres sin una mayor coordinación colectiva no tendría mucho sentido. Igual entre los jugadores que hoy tiene a mano Coudet están Hernán Menosse, que llegó como refuerzo, y se puede mencionar a Mauro Cetto, que en los últimos tiempos no fue tenido en cuenta y realizo trabajos físicos específicos. Entre los juveniles asoma Renzo Alfani, pero tal vez no sería un momento apropiado para darle responsabilidades a un pibe de las inferiores. Además, Javier Pinola sigue en franca recuperación de la fractura que sufrió en la tibia, aunque no tiene fecha establecida para volver a la competencia.

Mientras que las otras opciones a las que podría apelar el entrenador son Mauricio Martínez o bien el propio Damián Musto, ambos volantes centrales naturales, pero alguno de los dos podría retroceder a dar una mano en la cueva para intentar mayor solidez. Todas estas alternativas están arriba de la mesa de cara al cotejo de la tercera fecha ante Patronato de Paraná, que fue programado para el próximo sábado en el Gigante de Arroyito.

Por su parte, el que no estará disponible es el lateral Víctor Salazar, que le dio un manotazo a Pavone y fue penado con roja directa por lo que tal vez se pierda un par de fechas. En este caso se impone el ingreso de Paulo Ferrari, que ya jugó en el estreno ante Defensa y Justicia. Será una semana de prueba, de reforzar conceptos tácticos y de recuperar la confianza por parte de un equipo que hasta hace poco practicó un fútbol de alto vuelo, tanto en el plano local como en la Copa Libertadores. El fútbol vive del presente y Central necesita recuperarse lo antes posible. El Chacho lo sabe mejor que nadie. La buena será además si arriba puede volver a contar con Teófilo Gutiérrez, que se recupera de una distensión muscular.

Comentarios