Rosario Central
Jueves 12 de Mayo de 2016

Central quiere revertir aquella historia del Jueves Santo de 2006 ante Atlético Nacional de Medellín

Aquella vez, el equipo colombiano eliminó al canalla de la Copa Libertadores. Hoy la historia es diferente. El equipo del Chacho Coudet va por un triunfo sin goles en contra en la ida de los cuartos de final. Juegan desde las 21.45 en el Gigante de Arroyito.

Carlos Navarrete fue el entrenador de Atlético Nacional de Medellín aquel lluvioso Jueves Santo de 2006 -cayó 13 de abril-, cuando Atlético Nacional de Medellín dejó afuera de la Copa Libertadores a Rosario Central en el último partido de la fase de grupos de la Copa Libertadores.
Esta noche, desde las 21.45 y con el arbitraje del brasileño Sandro Ricci, la historia se repite. Mismo escenario, misma intensidad, distintos protagonistas sobre el césped del Gigante de Arroyito.
Hoy, el técnico de aquel equipo colombiano recuerda que la estrategia que debe usar el equipo paisa para llevarse los tres puntos a Colombia es la misma que, en definitiva, postula el conjunto canalla, salvo algunos matices: proponer, no prestarle la pelota al rival e intentar hacer daño por los costados.
Central está en condiciones de hacer historia. El equipo del Chacho Coudet ha mostrado personalidad en los momentos clave de la definición, como en la llave de octavos ante Gremio, a pesar de algunos altibajos en la etapa clasificatoria, como ante Palmeiras.
Pero el equipo terminó primero en el grupo 2 y en la siguiente etapa dio muestras de madurez, de ambición y, por sobre todas las cosas, respetó a rajatablas el estilo que pregona su entrenador.
Navarrete, el DT colombiano, también dice que Nacional no debe caer "en la trampa de los roces en una cancha difícil". Allí se equivoca. Central no es un equipo que proponga el roce, sino progresar en base a su fútbol intenso e incisivo. A veces puede no resultar, pero la propuesta es indiscutible desde cualquier óptica.
Será imprescindible para Central no recibir goles y obviamente tratar de buscar los tres puntos. Los argumentos son conocidos: una defensa sólida y con buena proyección, un mediocampo donde Musto marca los tiempos y los externos tienen solidez pero también pisan el área rival, un creativo como Cervi que debe seguir mostrando madurez y decisión y no entrar tanto en la provocación y las discusiones inútiles, un ancho de espadas como Marco Ruben y un Chaqueño Herrera que quizás no luzca tanto pero es peligroso cuando tiene una oportunidad y es clave a la hora de generar espacios.
El cuco de Atlético Nacional está en Rosario. Para muchos, es el cruce entre los mejores exponentes futbolísticos de la Copa Libertadores.
Desde aquí hacia arriba, todas son especulaciones. Después del pitazo inicial de Sandro Ricci, las cartas comenzarán a mostrarse en este primer mano a mano de 90 minutos. De Central depende elegir la forma de ganar la partida con los naipes que tiene.

Comentarios