Central
Domingo 27 de Noviembre de 2016

Central no pudo corregir el paso en el torneo y con un equipo alternativo sólo empató

El juego de Olimpo al que Coudet le había dispensado unos cuantos elogios durante la semana no fue tal

Un más que correcto primer tiempo. Una imagen desdibujada en el complemento. Esto fue Central anoche ante Olimpo, en la previa de la semifinal de la Copa Argentina, con un equipo alternativo que entregó claras señales de que tenía todo para empezar a enderezar, en parte, el rumbo aciago que el equipo tiene en el torneo local, pero que no pudo sacarse ese lastre. Por eso, el empate pareció justo.

El juego de Olimpo al que Coudet le había dispensado unos cuantos elogios durante la semana no fue tal. Y fue eso lo que, al menos en el arranque, le permitió a Central manejar las riendas del partido a su antojo. Con liviandad. A veces demasiada, pero con una idea clara, acabada en cuanto a intenciones. Nada de reventar y bartolearla. Siempre intentando salir prolijo desde el fondo. Igual, a los volantes ofensivos les costó tomar el balón con espacios y ahí plasmar las asociaciones que rondaban en la cabeza de todos ellos.

Ese fue el partido que propuso Central. El que más le convenía. Lo que no estaba en los planes era que le costara tanto llegar con real peligro al arco de Champagne. Porque las aproximaciones estuvieron a la orden del día, pero de profundidad poco y nada.

Una corrida de Bordagaray tras un lateral rápido, un cabezazo suave de Herrera de espaldas al arco. Poquito. Es que en el fondo la pelota se movía con tranquilidad, pero no ocurría lo mismo en zona de tres cuartos, donde el debutante Rivas aparecía a cuentagotas.

Hasta que llegó el bombazo de Aguirre en el travesaño (después de que Olimpo tuviera su única aproximación tras una mala salida del Ruso Rodríguez) y el estiletazo de Camacho, contra el palo izquierdo de Champagne, para poner algo de justicia, segundos antes de que el primer tiempo fuera historia.

Toda esa tranquilidad que había tenido Central ya no fue tal tras el reinicio. Las urgencias de Olimpo y una actitud más timorata canalla hicieron que ya la parcela del Ruso Rodríguez fuera más visitada. No fue radical el cambio pero sí hubo una mutación importante.

Aguirre no pudo al minuto con una volea en el segundo palo. El Ruso Rodríguez le ahogó el grito de gol a Pizzini a los 13'. Diferente fue cuando el córner de la izquierda cayó en la cabeza de Víctor López. Mala marca de Burgos, desvío y gol. El Canalla se sumergió aún más en las intenciones sin que ello encontrara correlato en el juego.

Coudet había querido ponerle algún tipo de cerrojo al partido con el ingreso de Musto (el gol de López llegó apenas ingresó), más allá de la clara intención de darle minutos de juego tras la lesión. Pero eso hizo que el equipo quedara con una cuota menor de fútbol. Por eso las complicaciones, la intrascendencia y el empate al que al fin y al cabo debió someterse.

Comentarios