Central
Domingo 09 de Octubre de 2016

Central lleva un largo tiempo sin ganar afuera del Gigante

Hace 8 partidos que Central no logra festejar de visitante. El último, en febrero, ante Colón

El pasado 28 de febrero marcó un punto de inflexión en la vida de Central, al menos cada vez que le tocó salir a jugar afuera del Gigante de Arroyito. Aquel triunfo contundente frente a Colón por 3 a 0 (Lo Celso y Ruben 2) fue el último triunfo del equipo de Eduardo Coudet en condición de visitante. A partir de ahí el Canalla disputó ocho encuentros, de los cuales perdió cinco y empató los tres restantes. Un comportamiento que merece ser revertido para que alimentar el sueño de protagonismo no se haga decididamente cuesta arriba.

Por supuesto que hay argumentos a partir de los cuales el Chacho y sus dirigidos pueden pararse para explicar estos números. La participación en la Copa Libertadores es el principal. Es que en varios de esos encuentros el técnico debió apostar por un equipo alternativo en esto de guardar piezas para la disputa continental, que ya estaba en etapas de eliminación directa. En realidad fue sólo Arsenal (derrota 0-1, ver aparte) y, si se quiere, el de Belgrano (ya eliminado del certamen continental), ya que los otros fueron en condición de local.

Más allá de eso, la seguidilla de resultados adversos fuera de casa se hizo extensa. Es que en los dos partidos que corresponden a este torneo el equipo tampoco pudo pisar fuerte como lo había hecho tiempo atrás, cuando la condición de visitante jamás pareció un condicionamiento para el equipo de Coudet. Más bien todo lo contrario. Hubo etapas en la que parecía que jugar afuera le sentaba mejor, por la particularidad de que los rivales, por inferiores que fueran, se veían en la obligación de ir en busca del resultado, lo que favorecía claramente el juego y las ambiciones canallas.

El primer gran desafío para lo que viene será nada menos que Estudiantes (en Quilmes). Allí Central tendrá la obligación de comenzar a torcer esa mala performance actuando lejos de Arroyito. Si de protagonismo se trata, la diferencia suele sacarse haciéndose fuerte de local, pero también logrando que la cosecha de puntos en condición de visitante también se transforme en un verdadero punto de apoyo. En eso el Canalla debe dar un golpe de timón y enderezar el rumbo.

Comentarios