Central
Domingo 28 de Agosto de 2016

Central cosechó apenas un empate ante Defensa y Justicia y terminó con la ofensiva maltrecha

Ruben y Gutiérrez estuvieron cerca del gol en el primer tiempo, pero luego salieron por lesión y Central empató 0 a 0.

La previa no mentía. Mucho menos era exagerada. Amén de la vuelta del fútbol y de la cobertura de ilusión que sobrevolaba Arroyito había un interés particular en algunos detalles puntuales. La presencia y desenvolvimiento futbolístico de Teófilo Gutiérrez era uno. Su entendimiento con Marco Ruben, otro. Uno más, y quizás el principal: la conjunción de esos talentos en pos, justamente, de esa ilusión. Pero menos de 90 minutos de fútbol cachetearon esos ejercicios imaginarios. Ruben afuera en el entretiempo por una lesión en la zona de la cadera. Teo dejando la cancha a los 27' del complemento después de pedir él mismo el cambio. Tenía todo en cancha. Por eso se aspiraba a todo (léase triunfo). Imposible afirmar si con ellos en plenitud la degustación hubiese sido otra. Sí se trató de un contratiempo. Importante por cierto, que lejos debiera estar para obrar de excusa a la hora de explicar por qué Central no pudo con Defensa y Justicia en un partido que debió resolver claramente en el primer tiempo y que disputó cabeza a cabeza en el segundo.

Ese salto de la experiencia y jerarquía al incondicional empuje de los pibes Rodríguez y Coscia fue una de las postales de la lluviosa tarde en Arroyito. Y que tiró algunas líneas importantes para el análisis, insistiendo, claro, en la idea de la imposibilidad en esto de tejer algunas especulaciones que se intenten hacer.

Es que lo que sucedió ayer fue un dato, importante por cierto, para estos primeros 90 minutos en el torneo, en el que Central no quedó en deuda, pero sí se privó, por impericia propia y también por un par de intervenciones magistrales del arquero Rossi, de degustar la mesa que había tendido con tanto entusiasmo. También para el desafío que se avecina: el choque del miércoles por Copa Argentina, en el que ya se sabía que el colombiano no iba a estar, pero sí Ruben.

En la previa ya habían aparecido contratiempos importantes por cierto. Las bajas de Delgado y Herrera por lesión, lo que obligó a salir de urgencia en busca de Bordagaray. Incluso la noticia de la dura sanción al Chelito por el dóping. Achaques que también formaron parte de esa espera con claros signos de ebullición.

Claro que con la pelota ya rodando todo aquello quedó de lado. Pero se sumó a esto lo que sucedió ayer. Golpe en la cresta ilíaca para el capitán y goleador. Molestia en el isquiotibial para Teo Gutiérrez. Los dos afuera. Adentro un par de pibes, de quienes el Chacho Coudet dijo no haber trabajado nunca con ellos.

¿Y en el medio qué? Un empate que tranquilamente puede tildarse de injusto. Por la simple razón de que Central tuvo todo para ganarlo, sobre todo en el primer tiempo. Pero fue el mismo Central al que dos de sus máximas figuras lo dejaron a mitad del camino. Un par de contratiempos para un arranque con el freno de mano puesto.

Comentarios