Edición Impresa
Martes 03 de Junio de 2008

Cenadores

El ingreso y la salida rauda de Juan Carlos Zabalza pasaron inadvertidos para los comensales que prácticamente colmaban el más reconocido restaurante de cocina vasca la gélida noche del último sábado.

El ingreso y la salida rauda de Juan Carlos Zabalza pasaron inadvertidos para los comensales que prácticamente colmaban el más reconocido restaurante de cocina vasca la gélida noche del último sábado. En pocos minutos se dispuso una mesa y el reingreso del senador socialista con Hermes Binner y sus respectivas esposas no pasó desapercibido. Los parroquianos dejaron de saborear la tradicional tortilla y la paella para recibir al gobernador con un cerrado aplauso de bienvenida. Sonriendo, el ahora hombre de la Casa Gris hizo un gesto de agradecimiento y ocupó la mesa. Un detalle: la gestión de Zabalza fue tan rápida que no llegó a visualizar a una de sus hijas con su pareja que cenaba en el mismo lugar.

Excepciones

Días pasados, en esta página se preguntó por qué hay móviles policiales que pasan semáforos en rojo o circulan con las luces apagadas cuando no están en una persecución. Habría que agregar por qué estacionan como y donde quieren, como el móvil 2154 del Comando Radioeléctrico que ayer a las 12.30 se paró en la ochava de San Juan y Francia de contramano para permanecer un rato. ¿Acaso las normas de tránsito no rigen para los patrulleros?

Comentarios