Policiales
Domingo 05 de Junio de 2016

Cayó un prófugo sindicado como líder de una banda de piratas del asfalto que asolaba la autovía 19

Germán Gustavo Ringel fue detenido en Liniers al 2300. Estaba prófugo de la Justicia uruguaya, condenado en Salta y buscado en Santa Fe.

Un hombre de 41 años prófugo de la Justicia y sindicado como jefe de una banda de piratas del asfalto a la que le adjudican varios robos a camiones en las rutas santafesinas, fue detenido ayer en Rosario en un operativo relámpago. Estaba condenado a 10 años y 6 meses de prisión por hechos cometidos en Salta, y prófugo de una cárcel de Uruguay desde 2013 por el frustrado atraco a un camión que transportaba perfumes. Junto a un brasileño detenido en mayo pasado están acusados de liderar el grupo de ladrones que asolaba la autovía 19 que une las ciudades de Santa Fe y Córdoba.

Desde hace unos años que Germán Gustavo Ringel ocupa centímetros en los medios de prensa local. El hombre, que supo ser dueño de un negocio de polarizados ubicado en avenida Pellegrini y Cafferata, estaba prófugo de la Justicia pero fue sorprendido en la vía pública el viernes a la noche por una brigada de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE). Era intensamente buscado ya que pesaba sobre él un pedido de captura por los delitos de robo calificado, privación ilegítima de la libertad y asociación ilícita agravada. Además era solicitado por Interpol, según indicó formalmente el Ministerio de Seguridad de la provincia.

Allanamientos. Con el propósito de desarticular una banda que cometía atracos en las rutas provinciales, el 25 de noviembre pasado se desplegó un operativo con allanamientos simultáneos en Brasil, Rosario y localidades del sur de Santa Fe ordenados por la fiscalía de Esperanza y la logística de la Policía de Investigaciones (PDI) y la TOE.

En ese despliegue fueron detenidas ocho personas, se secuestraron varios vehículos y otros elementos que fueron de importancia para el avance de la causa. Pero entonces escaparon los sindicados cabecillas del grupo: el rosarino Ringel y el brasileño Alessandro Pereyra Garske, quien sería detenido por Gendarmería Nacional en la localidad bonaerense de Tigre el 5 de mayo pasado.

Escurridizo. Desde ese momento Ringel se convirtió en un claro objetivo de las autoridades santafesinas, que a través de tareas de inteligencia conjunta entre la TOE y la PDI llevó a distintas medidas para dar con su paradero. El hombre se escabulló un par de veces. En abril la TOE lo detectó en barrio Rucci y organizó una operación de emboscada que falló.

El martes 30 de mayo Gendarmería Nacional lo ubicó en Paso de los Libres (Corrientes) arriba de un colectivo de larga distancia. Pero otra vez logra esfumarse del personal que custodia las fronteras argentinas. Se presumió entonces que cruzó a Uruguayana, de donde es oriundo el detenido Pereyra Garske, una pieza fundamental en el modus operandi de la banda.

Pero la persecución y tareas de inteligencia sobre Ringel no cesaron. El viernes se confirmó que andaba nuevamente por Rosario y la TOE preparó una emboscada. Así, en Liniers al 2300, fue sorprendido la tarde del viernes. Según sus datos personales, vive en Ocampo 5400, a dos cuadras de donde lo apresaron.

Ayer, el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro indicó que "la policía en la calle permite que se lleven adelante las detenciones y no es una casualidad, porque la presencia de efectivos siempre genera resultados".

Por las rutas. Sobre Ringel y Pereyra Graske pesa una condena dictada en su ausencia por dos robos cometidos en 2008 en Salta: uno el cruce de las rutas 9 y 34, en Rosario de la Frontera; y otro en la ruta 16, a la altura de la localidad de El Bordó.

Ringel también tiene un pedido de extradición de Uruguay, de donde se fugó de una cárcel del departamento de Salto en 2013, donde estaba por el frustrado atraco a un camión que transportaba perfumes importados Carolina Herrera, una carga valuada en 2,5 millones de pesos.

La banda que lideraba junto a Pereyra Garske triangulaba sus movimientos entre Uruguayana, Corrientes y Santa Fe. Y cayó en desgracia el 25 de noviembre de 2015 cuando la fiscal de Esperanza Clelia Trossero ordenó 14 allanamientos en Rosario y localidades cercanas.

Según la pesquisa, los miembros correntinos y brasileños de la banda se encargaban de apuntar los vehículos que atravesaban la frontera desde Uruguayana a Paso de los Libres.Entonces eran seguidos hasta la provincia de Santa Fe donde obligaban a los choferes a detener la marcha tras exhibirles armas de fuego, efectuarle disparos intimidatorios o montar falsos controles de seguridad.

Golpes calcados. Así se estableció que realizaron cuatro golpes idénticos a mediados de 2015 sobre la autovía 19 y rutas transversales. Con el camión en su poder ocultaban al conductor en una vivienda rural mientras realizaban la descarga y después lo abandonaban en caminos rurales.

El primer robo ocurrió el 10 de junio de 2015 en jurisdicción de San Jerónimo del Sauce cuando vaciaron un camión chileno que transportaba cacao hacia Córdoba y San Luis. El 25 de junio un camión cargado con almendras evitó el robo porque funcionó el inhibidor del motor y el vehículo se detuvo entre San Jerónimo del Sauce y Santa Clara de Buena Vista. El 30 de junio otro rodado chileno que llevaba herramientas fue abordado entre San Jerónimo del Sauce y Sá Pereyra; y el 10 de septiembre desapareció una carga de lijas, discos de corte y abrasivos en el departamento Las Colonias.

También se le atribuyen otros hechos. Uno sobre la ruta 10, entre López y Santa Clara de Buena Vista (departamento San Jerónimo) donde fingieron un operativo policial para apoderarse de una Renault Máster de un comisionista de Rafaela. El otro hecho fue en Cañada de Gómez, en octubre de 2015, cuando robaron dos camiones procedentes de Cruz Alta (Córdoba).

Detenidos. Además de la fiscal Trossero, en la investigación de participaron sus colegas Julieta Tulián, de Cañada de Gómez, y Valeria Pedrana, de Villa Constitución. En los allanamientos de noviembre fueron detenidas ocho personas acusadas de robo calificado, privación de la libertad y asociación ilícita.

Una semana después de las detenciones, Osvaldo López Pereda, un correntino de 57 años que en la década del 90 supo ser candidato del peronismo correntino, falleció en el hospital Cullen de Santa Fe. De los otros siete apresados, Ramón Bernardino "Cacho" Almirón, transportista de 44 años, y Richard Ariel Solís, de 42 y empleado del Complejo Terminal de Cargas de la Aduana en Paso de los Libres, firmaron acuerdos abreviados a 2 años de condena en suspenso por marcar los camiones más vulnerables.

Los restantes detenidos fueron Juan Cruz Mogordoy (ver aparte), Mauro Darío de María, Rubén Dionisio Rodríguez y Ariel Leandro Tognolo, los tres últimos ligados a la investigación por integrar la asociación ilícita, cometer los robos calificado por el uso de arma de fuego y reiterados hechos de privación ilegítima de la libertad.

El pasado 28 de febrero, en Paso de los Libres, también fue detenida una mujer brasileña de 35 años cuando intentaba ingresar al país, pero recuperó la libertad tras pagar una fianza de 180 mil pesos.

Comentarios