Policiales
Jueves 29 de Septiembre de 2016

Cayó el último prófugo por el crimen de un comerciante

Se trata de Nahuel Ezequiel V., uno de los acusados por el asesinato de Mauricio Brandán, baleado en su negocio de barrio Belgrano.

El último prófugo por el crimen del comerciante Mauricio Brandán, baleado en un asalto a su negocio del barrio Belgrano un año atrás, fue detenido y será imputado hoy en Tribunales por su participación en el cruento suceso. Nahuel Ezequiel V. fue apresado el martes en un control de rutina en la zona oeste y los investigadores le atribuyen el haber conducido una de las motos en las que escaparon los maleantes tras el violento atraco.

El mortal ataque ocurrió el 26 de septiembre de 2015. A las 19.45 Brandán, de 32 años, estaba por cerrar su pilchería de Provincias Unidas 1584 y su hermano Cristian había cruzado a un quiosco. Entonces aparecieron dos jóvenes que bajaron de dos motos e irrumpieron al grito de "dame todo". En un forcejeo, uno le disparó a Brandán al corazón con un revólver calibre 32. El otro recogió algunos pantalones y el celular del comerciante. Cuando Cristian volvió al negocio se encontró con su hermano agonizando.

Primero fueron detenidos tres hombres, pero enseguida los desligaron del episodio. En diciembre pasado, un allegado a los sospechosos pidió declarar bajo identidad reservada y el caso dio un giro. Así cayeron Nahuel "Chino" C., de 19 años e imputado como coautor del crimen; Jorge Alexis M., señalado como autor material del disparo fatal; y Ezequiel Iván "Pelado" P., de 18 años.

Bajo el mismo cargo, en marzo pasado había sido acusado Alejandro Ezequiel P., de 24 años y empleado de una empresa recolectora de residuos que, además de llamarse igual, vive en la misma zona que el último detenido. Dijo que no tenía nada que ver y quedó en libertad al no ser reconocido por cuatro vecinos de Brandán.

En dos motos. Esos testigos vieron cuando cuatro jóvenes llegaron en dos motos, una roja y una negra, al cruce de Pampa y Provincias Unidas. Los acompañantes bajaron y corrieron en dirección al negocio. A uno de ellos, que sería Ezequiel P., lo describieron como un joven de "1,75 metro, flaquito y de corte taza rapado a los costados", tal como el que lucía el detenido en la audiencia imputativa realizada el 18 de mayo pasado. En menos de diez minutos lo vieron volver corriendo en dirección a su cómplice con un arma en la mano y subirse a una de las motos. Ese asaltante sería Jorge Alexis M., detenido en enero pasado, a quien acusan de disparar el balazo mortal y que fue reconocido por los testigos. En mayo pasado le prorrogaron la detención preventiva sin plazo.

Quien lo buscó en una de las motos sería Nahuel Alejandro "Chino" C., también preso desde el verano. El motociclista que levantó a Pelado en Montevideo y Provincias Unidas, en tanto, sería Nahuel V. El 17 de mayo la fiscal Marisol Fabbro le endilgó ser coautor del homcidio y explicó el rol que le atribuyen en el fatal asalto: haber guardado ropa y un celular en una mochila mientras un cómplice disparaba al corazón de la víctima. Pero todo quedó trunco al descubrirse que el joven, de 18 años, era menor de edad cuando ocurrió el hecho. Por eso quedó arrestado sin imputación y su responsabilidad penal será investigada por la jueza de Menores Carolina Hernández. La magistrada le dictó la prisión preventiva por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y sus abogados defensores Carlos Varela y Adrián Martínez apelaron la resolución de la jueza.

Un menor. El 17 de mayo pasado Ezequiel P. llegó como cualquier detenido a la audiencia imputativa ante el juez Carlos Leiva. Como es rutina, brindó sus datos personales: dijo que estudió hasta séptimo grado, que no trabajaba y que nació en Rosario el 4 de noviembre de 1997. Pero nadie en la sala pareció advertir que había cumplido la mayoría de edad un mes y siete días después del crimen de Brandán. La fiscal Fabbro acusó a Ezequiel P. como coautor de un homicidio calificado criminis causa, es decir cometido para garantizar un asalto. Le asignó haber entrado el negocio y sustraído ropa de hombre mientras su cómplice le disparaba a Brandán. Detalló los dichos de testigos, escuchas y una declaración bajo identidad reservada que lo complican.

Comentarios