Policiales
Domingo 13 de Noviembre de 2016

Cayó el sexto hombre de una banda que planeaba dar golpes en Santa Fe

Según los pesquisas es un desprendimiento del grupo que en marzo copó el pueblo de Bernardo de Irigoyen y se alzó con un cuantioso botín.

Una banda delictiva que estaba por concretar una serie de golpes en la capital provincial y otras localidades del centro santafesino terminó de ser desartilculada la tarde del viernes cuando agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) detuvieron en la costanera este la ciudad de Santa Fe a un joven oriundo de Coronda al quesele atribuye haber brindado apoyo informativo y logístico al grupo. De esta manera son seis los apresados por la pesquisa que se inició en marzo pasado después de que un grupo comando copara la localidad de Bernardo de Irigoyen (en el departamento San Jerónimo y a 92 kilómetros al noroeste de Rosario) y huyera con 285 mil pesos después de asaltar todas las oficinas públicas del pueblo.

El golpe. Fue a las 9.30 del 4 de marzo cuando una cámara de videovigilancia ubicada en el ingreso a Bernardo de Irigoyen, un tranquilo pueblo de unos 1.800 habitantes, captó la llegada de desconocidos a bordo de un Peugeot 206 no habitual para los lugareños.

Entonces, en unos 15 minutos, el grupo comando copó el pueblo. En primer lugar fueron hasta la comisaría donde redujeron a los guardias y los encerraron en el calabozo después de robarles las armas y un chaleco antibalas. De allí fueron a la sede de la Comuna, donde golpearon al presidente comunal y se llevaron la recaudación de la tesorería. Luego se dirigieron hasta el Correo Argentino y a una oficina del Banco de Santa Fe contigua donde también sustrajeron una importante suma de dinero ya que allí hay una caja recaudadora de servicios; y por último se dirigieron hasta el despacho de juez comunal. Lo cierto es que antes de irse habían levantado 285 mil pesos en efectivo.

Cuando la banda inició su escape del pueblo, desde una de las oficinas asaltadas partió el alerta a la policía provincial y desde la Jefatura de la Unidad Regional XV (departamento San Jerónimo) se organizó un operativo rastrillo para dar con el grupo. Así, mientras huían con el botín, el auto que utilizaban algunos maleantes volcó en la ruta provincial 11, a la altura de Coronda, donde se produjo un tiroteo con los policías que los perseguían. Allí murió al recibir cuatro tiros Carlos Ernesto Entivero, uno de los ladrones.

Desde aquel momento la PDI y la Tropa de Operaciones Especiales, coordinados por los fiscales Omar De Pedro y Lucila Nuzzo, pusieron manos a la obra para dar con el resto de los maleantes.

Escuchas. El principal elemento con el que contaron los investigadores fue el monitoreo de teléfonos celulares robados en Bernardo de Irigoyen. Cuando las antenas de telefonía de la zona develaron que una de las llamadas realizadas apenas ocurrido el golpe se correspondía con un celular ajeno a ese pueblo y la región, los pesquisas creyeron tener la punta del hilo que los llevaría a descubrir a los autores del hecho.

Así, en los primeros días de junio policías santafesinos llegaron a la localidad bonaerense de Loma Hermosa con un exhorto judicial y arrestaron a los hermanos Carlos Alberto M. y Nelson Gabriel M., a quienes les incautaron unos 60.000 pesos pertenecientes al botín de la Comuna copada, 700 dólares y un revólver calibre 38 además de un cuatriciclo Honda con el registro del motor adulterado.

También quedó al descubierto que aquella línea de celular captada en cercanías de Bernardo de Irigoyen era de un familiar del supuesto cabecilla de la banda. Y una vez peritada la llamada, los investigadores continuaron con las escuchas. Así, la semana pasada detectaron que ese hombre formaba parte de una organización que estaba planeando nuevos atracos (aseguran que podrían haber sido una decena) en la ciudad de Santa Fe y localidades cercanas, especialmente contra domicilios de personas mayores.

Perseguido. En ese marco, el martes pasado tal cual publicó La Capital, fueron apresados en Santa Fe cuatro hombres a los que los pesquisas llegaron luego de una "tarea de inteligencia" que se inició en Venado Tuerto cuando uno de los sospechosos descendió de un colectivo proveniente de la provincia de Buenos Aires, donde estaba activado y controlado el celular del cabecilla. Allí lo esperaron otros dos hombres en un auto y los tres emprendieron el viaje a la ciudad de Santa Fe.

En el camino, agentes encubiertos de la Tropa de Operaciones Especiales los siguieron con varios autos para determinar cuál iba a ser su destino en la capital provincial y así llegar al corazón del equipo. Al arribar se ubicaron en una vivienda de pasaje Servidumbre al 7700, en el barrio Tránsito del norte de la ciudad y donde, pasadas las 20 de es día, los uniformados irrumpieron y detuvieron al dueño de casa y a los recién llegados. La policía los identificó como Miguel Angel M., de 52 años, y el uruguayo Richard Alexander R., de 45, ambos domiciliados en Venado Tuerto; Omar Eduardo F., de 46 años y oriundo de Los Polvorines, en provincia de Buenos Aires; y Héctor Osvaldo B., de 50 años, afincado en la ciudad de Santa Fe y con un frondoso prontuario vinculado a robos a ancianos y evasiones de comisarías.

El jueves, en tanto, una comitiva de la PDI viajó a la provincia de Buenos Aires y allí apresó a quien es considerado el líder de la banda y uno de los prófugos del golpe dado en marzo en Bernardo de Irigoyen. Se trata de Leonardo Ramón R., de 44 años, quien fue apresado con la colaboración de efectivos de la comisaría 1ª de Merlo luego de que la policía santafesina determinara mediante las escuchas telefónicas que se aprestaba a viajar a Santa Fe. El operativo se llevó a cabo frente a una oficina judicial de Sarmiento al 1500, en la localidad de San Miguel, donde el hombre iba a hacer un trámite. En su poder tenía 8.500 pesos y dos teléfonos celulares, entre ellos el que era escuchado por los pesquisas.

El último. Finalmente, la tarde del viernes la policía detuvo al sexto hombre en la costanera este de la capital provincial. Es Cristian Omar O., de 29 años, oriundo de Coronda, cuyo vínculo con la banda de acuerdo a la investigación era "servir de nexo entre los asaltantes que planificaban el robo en una localidad del centro provincial y el lugar que iba a ser asaltado. Era el encargado de pasar la información de utilidad para perpetrar el asalto", dijeron los fiscales en conferencia de prensa junto con los directivos de la PDI de Santa Fe, Mario Monzón y Daniel Filchel.

"Este grupo venían a cometer una gran cantidad de hechos ilícitos con armas de fuego y los objetivos eran, en la mayoría de los casos, gente mayor de edad que tenía dinero en sus viviendas", explicó el fiscal De Pedro. "Sin lugar a dudas es la misma banda que copó Bernardo de Irigoyen según las escuchas que se dieron por esa investigación. En algunos casos podemos probar que tuvieron incidencia directa en aquel golpe, podemos probar que integraban esta banda desde hace mucho tiempo", destacó el funcionario judicial.

Finalmente, el fiscal comentó: "Logramos cortar un raíd delictivo que podría haberse ido de acá a la provincia de Córdoba. Hemos podido determinar a lo largo de los meses que han buscado cometer, intentar o al menos realizar actos de investigación respecto de una serie de objetivos, muchos de los cuales son en la ciudad de Santa Fe o en localidades aledañas como Coronda, por ejemplo".

Comentarios