Policiales
Miércoles 29 de Junio de 2016

Caso Jonathan Herrera: imputan a una policía

A Jonatan Herrera lo mataron dos tiros y hasta el lunes, quién había disparado uno de esos balazos era una incógnita.

A Jonatan Herrera lo mataron dos tiros y hasta el lunes, quién había disparado uno de esos balazos era una incógnita. Esa duda fue despejada con la detención de la agente del Comando Radioeléctrico Gladys G., de 35, quien fue imputada ayer por el fiscal Adrián Spelta. A la mujer se llegó a raíz de pericias técnicas sobre un proyectil secuestrado en la escena del crimen y que fue disparado por el arma de la uniformada además de una reconstrucción que determinó las trayectorias de los balazos. Gladys G. quedó acusada de homicidio calificado por el abuso de su función en calidad de coautora. Y el juez penal Gonzalo López Quintana le dictó la prisión preventiva sin plazo.

El 4 de enero de 2015 Herrera murió bajo balas policiales mientras lavaba el auto frente a su casa de pasaje Villar y Ayacucho. Ayer, el fiscal Spelta contó que los efectivos del Comando llegaron hasta allí persiguiendo a un hombre que había asaltado una juguetería de San Martín y bulevar Seguí.

El móvil 5035 era conducido por el cabo Miguel Angel I. y lo acompañaba la suboficial Gladys G. "Al llegar a Seguí y Alem el supuesto ladrón perdió el control de la moto en la que huía y continuó a pie hacia Ayacucho. En ese momento los policías de la PAT Ramiro Rosales, Luis Sosa, Francisco Rodríguez y Alejandro Gálvez, que iban en un colectivo de la línea 133 observaron lo que sucedía y se bajaron. Entonces los policías de la PAT y Gladys G. dispararon a Herrera que se resguardaba de la persecución inicial".

Herrera recibió un balazo en el pie disparado por Rodríguez y, cuando trataba de protegerse detrás de un árbol, fue alcanzado por un segundo balazo disparado por Rosales que le ingresó en el muslo izquierdo, le atravesó la arteria hipogástrica y se alojó en la cadera. Un tercer tiro, disparado por la policía Gladys G., le rozó el cráneo y le provocó una lesión encefalocraneal. Los dos últimos tiros fueron mortales.

La nueva evidencia que permitió al fiscal acusar a la policía como una de las autoras del crimen surge del análisis de laboratorio de una vaina servida recogida en el lugar del hecho y que se examinó con un microscopio electrónico. "La primera pericia balística se hizo el 16 de enero de 2015 por el comisario Gustavo Colombo, pero a raíz de nuevos instrumentos con que cuenta el personal de balística, el cabo Julio Erbetta realizó una nueva pericia el 31 de mayo pasado de la vaina identificada como I9. Entonces, a partir de diferencias con el examen inicial, se hizo la tercera pericia el 15 de junio firmada por Erbetta y Colombo, donde ambos coincidieron en que esa vaina ubicada cerca de una camioneta en Ayacucho y pasaje Villar pertenece al arma utilizada por Gladys G.", señaló el fiscal.

Comentarios