la_region
Jueves 24 de Noviembre de 2016

Caso Bortot: investigan cadáver hallado en Inriville

Hay muchas certezas de que el cuerpo podría ser de la mujer de 40 años desaparecida hace casi tres años en un resonante hecho

Un cadáver hallado hace unos días en la provincia de Córdoba podría ser el de Mariela Bortot, la mujer de 40 años que desapareció el 24 de enero de 2014 en un resonante caso. La Dirección de Investigaciones Operativas del Poder Judicial halló los restos a la altura del puente La Maroma, entre Monte Buey e Inriville, localidad donde vivía la víctima. Si bien falta la última confirmación científica, todos los indicios apuntan a que se trata de ella.

El dato sobre el lugar donde se halló el cuerpo lo aportó Juan Ramón Rodríguez, de 38 años, un peón rural que está preso en la cárcel de Villa María por abuso de una menor, quien declaró ante el fiscal de la causa por la cual hasta ahora hay un único imputado, el policía retirado Jorge Orellano, quien estuvo detenido unos meses y luego fue liberado. Rodríguez es jornalero y había atestiguado en su momento que vio a Bortot, en enero de 2014, cuando él estaba fumigando un campo a unas 10 cuadras de la localidad y ella iba caminando por un camino rural.

El periodista Hernán Navall, de una FM de Inriville, comentó a LaCapital que cuando desapareció Bortot no podía usar uno de sus brazos por una operación producto de un accidente que había tenido al caer de una bicicleta y le había dicho a una de sus hijas que "volvía a su casa para que le ayudara a lavarse la cabeza". A casi tres años de la desaparición, ahora hay certezas de que Bortot fue asesinada y que su cuerpo fue enterrado en el paraje a unos 20 kilómetros del pueblo. Al levantarse los restos descubiertos el viernes pasado, se hallaron ropas, joyas y rastros de una cirugía que indican que el cuerpo es de la mujer.

Hasta allí los forenses llegaron por indicación del presidiario Rodríguez, quien el viernes señaló, sin la menor duda, el lugar donde debían cavar. Si bien la certeza total la aportarán los análisis genéticos de los restos, se está en presencia de un esqueleto femenino con la marca de una cirugía que todos sabían que tenía la mujer.

Además, fuentes cercanas al expediente que se tramita en la Fiscalía de Corral de Bustos, expresaron que tienen certezas de que los restos son de Bortot.

Navall destacó el inesperado vuelco que dio la causa, ya que tras desaparecer Bortot, se imputó a Orellano —allegado al intendente Marcos Rodrigué— y ahora se pasó a analizar que el jornalero preso, y que en su momento atestiguó haber visto a Bortot, es firme sospechoso.

En Inriville y localidades cercanas algunos dan por sentado que el presidiario Rodríguez sería el autor del hecho. Mucho ayuda en esta presunción que esté detenido por haber abusado de una menor de edad. Además se lo vincula a un hecho similar en Corral de Bustos.

Uno de los abogados de Orellano, Diego Barovero, quien adjudicó a Rodríguez la autoría de la desaparición de la mujer, dio por hecho que los móviles del crimen tienen que ver con una violación. Además dijo que el jornalero sabía exacto donde estaban los restos.

El fiscal Oscar Aliaga pedirá un cotejo de ADN, medida que apunta a determinar con certeza si los restos óseos pertenecen Bortot.

La titular del Servicio de Antropología Forense, Anahí Ginarte, indicó a Cadena 3 que se están analizando los restos óseos: "Vamos a ir desde lo general a lo particular, vamos a tratar de establecer un perfil biológico, es decir, determinar sexo, edad, estatura. Si hay algún tipo de enfermedad ósea o fracturas, realizar una ficha odontológica, y saber si hay alguna lesión en los huesos que pueda dar la causa o modo de muerte".

Comentarios