la_region
Martes 09 de Agosto de 2016

Casilda: indignación por la muerte de una perra atacada a balazos

Un episodio tan cruel como cobarde y que derivó en la muerte de una mascota generó indignación y repudio en la comunidad casildense.

Un episodio tan cruel como cobarde y que derivó en la muerte de una mascota generó indignación y repudio en la comunidad casildense.

El bárbaro y conmocionante acto trascendió ayer y quedó reflejado en fotos subidas a las redes sociales que muestran a una ensangrentada perra ovejero alemán que fue atacada a escopetazos y falleció tras ser trasladada por sus dueños a un veterinaria local.

El caso, que fue denunciado pero aún no surgieron novedades sobre la marcha de las investigaciones, se produjo la noche del último sábado cuando autores ignoraron dispararon contra la perra perteneciente a una familia domiciliada en Güemes al 3.800 del barrio Nueva Roma.

La mascota se encontraba en el patio del inmueble y al parecer, aunque no fue establecido, los atacantes habrían abierto fuego sin ingresar a la propiedad. Tampoco se sabe si se trató de un hecho puramente sanguinario contra el animal o si sus victimarios tenían como objetivo otro fin delictivo que no concretaron.

Lo cierto es que la "inhumana" acción tuvo un saldo trágico que afortunadamente no tuvo consecuencias para ninguno de las integrantes de la familia que le toco vivir la triste experiencia.

El dueño de la perra, identificada como Sharon, contó ayer en una emisora radial casildense que estaba acostado cuando sucedió el hecho, del cual se enteró a través de su hija, quien al regresar a la casa con su novio vio al can acostado junto al auto en medio de un charco de sangre.

Impactados por la situación acudieron a un servicio de emergencia de una veterinaria donde murió, pese a los intentos por salvarla, a causa de las muchas lesiones causadas provocado por los perdigones de escopeta que tenía en su cuerpo. Sus dueños aseguran que el animal estaba siempre en la casa o salía a pasear en compañía de ellos, por lo que resulta aún más desconcertante el brutal ataque.

No es la primera vez que sucede un episodio de estas características en Casilda, donde conviven organizaciones de defensa de los animales y es sede de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Rosario.

Destrozos y robos. Al fin de semana casildense se sumó otro hecho de inseguridad en Nueva Roma cuando inadaptados destrozaron a botellazos los parabrisas de dos autos estacionados ante un taller en calle 25 de Mayo,

Otro hecho ocurrió en la madrugada del domingo a un joven de 25 años al que dos ladrones le robaron el dinero y la ropa tras obligarlo a punta de pistola a subir a una moto. Al intentar escapar los captores lograron recapturarlo y fugar tras robarle.

Comentarios