Cristina
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Casilda debatió sobre la violencia juvenil en una nutrida convocatoria

El Teatro Dante fue escenario de un encuentro donde participaron una jueza de Menores y un psicólogo y comunicador.

Tras la conmoción generada en Casilda por una serie de peleas callejeras protagonizadas entre chicas adolescentes que difundieron las imágenes a través de las redes sociales, el Teatro Dante se convirtió en escenario de un convocante debate sobre la problemática de la violencia.

La actividad organizada conjuntamente entre la Municipalidad y la jueza de menores de Casilda, Cristina Pecoraro, quien en septiembre dispuso medidas restrictivas a las jovencitas de distintas escuelas locales que se tomaron a golpes de puño en la vía pública, visibilizó una fuerte preocupación social sobre el tema.

Bajo el título "Violencia versus educación" autoridades de distintos ámbitos, profesionales, padres y estudiantes valoraron la importancia de generar este tipo de espacios destinados a facilitar herramientas tendientes a afianzar las relaciones con la vista puesta en una buena convivencia social.

En ese marco se rescató, más allá del papel que le compete al Estado, el rol de la familia como pilar fundamental en la transmisión de valores y apego a las normas al tiempo que se coincidió en la necesidad de recuperar el sentido de autoridad en los padres.

Las inquietudes y los intercambios de opiniones sobrevinieron luego de que expusieran la magistrada y el psicólogo y comunicador social invitado, Gervasio Díaz Castelli, quien además de ser reconocido por su actividad profesional ganó fama a nivel nacional por sus frecuentes intervenciones en programas de televisión como "Desayuno Americano" que conduce Pamela David, entre otros.

La violencia se instaló. En diálogo con La Capital, el especialista dijo haberse sentido motivado por la convocatoria para luego definirse como un apasionado por "la crianza (y formación de) niños y adolescentes que es donde debemos intervenir para torcer un destino".

Sostuvo que "la violencia lamentablemente se instaló" en la sociedad y "se amplifica de la mano del consumo de drogas que saca lo peor de todas las miserias humanas". En esa línea indicó que "tenemos muchos chicos que están en la calle esperando que le expliquemos por qué la violencia es destructiva y le mostremos un futuro y valores" al tiempo que apuntó que "hay padres que no saben qué hacer con sus hijos al no tener herramientas y muchos hasta no se animan a poner límites porque tienen miedo a dejar de ser amados".

En ese sentido advirtió a los padres que cuando se incurre en tal comportamiento "se está haciendo macanas porque lo que hay que buscar es que los chicos salgan bien al mundo y si bien un límite genera tensión hay que bancarse esos combates".

Díaz Castelli defendió la necesidad de "reamar la conexión de la familia con la institución escolar que es un buen lugar desde donde se puede convocar a los padres para informar, ya que hay mucha desinformación" sobre el tema. Y sugirió que se "amiguen con la idea de autoridad", que "se puede ejercer responsablemente sin crueldad ni maltrato". Y sostuvo que "hay un marketing de la violencia que se consume como si fuera una mercancía, por lo que es necesario alejar a los pibes y mostrarles un rumbo diferente".

Sobre el rol del Estado, opinó que debe ser "un agente de prevención y sancionar lo menos posible excepto ante una situación de violencia compleja, y aclaró que "aplicando la sanción como norma educativa y no como castigo".

El especialista también resaltó que "la cultura permisivista no ha sumado a que nuestros jóvenes estén bien porque lejos de estar así sufren en una esquina, la pasan mal, se angustian, y llega la noche sin saben dónde ir" y finalmente alentó a involucrarse porque el "adolescente resiste pero se entrega cuando ve que querés darle una mano".

En tanto, la jueza Pecoraro calificó de "positiva" la actividad y agradeció la nutrida participación del público tras renovar su compromiso de seguir trabajando desde el su labor judicial con la vista puesta en una sociedad mejor.

Por su parte, el intendente Juan José Sarasola valoró la iniciativa tras manifestar su preocupación por "la creciente violencia en la sociedad", que calificó de "muy compleja". Y consideró que "la única forma de revertirla es haciendo y no quedarse solamente en el asombro o en la crítica".

Comentarios