Cartas de lectores
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Un mundo extraviado

La humanidad vive tiempos muy revueltos. La violencia, el fanatismo, la demagogia, el afán de perpetuidad y riquezas acaparan la atención mundial: el terrorismo islámico afirma que una parte de España fue propiedad musulmana y pretende recuperarla a sangre y fuego mientras ejecutan atentados en otros países "infieles". El presidente norteamericano Donald Trump se está blindando puertas adentro para impedir inmigración e ingreso de productos extranjeros, pero cumple religiosamente la entrega de material bélico a sus clientes sin preguntar para qué lo usan. Su colega norcoreano, Kim Jong-un, hace temblar a Trump con la amenaza de enviar ojivas nucleares que alcancen al coloso estadounidense y ya demostró experimentalmente sobre Japón que no miente respecto a su poderío nuclear. En Venezuela, el dictador Nicolás Maduro está armando a desfallecientes milicias bolivarianas para atacar y defenderse de una oposición que no lo quiere como presidente ni como ciudadano. Por estos lares argentinos, descubrimos que el kirchnerismo montó la más fenomenal asociación ilícita para lavar dinero. En la República de Chile quemaron en seis años 297 camiones y sus ejecutores se arrogan la representatividad de los aborígenes mapuches, quienes lo desmienten totalmente y los acusan de estar pagados por políticos trasandinos. En simultáneo con este maremágnum, el mundo entero esta cambiando de imagen: la información electrónica es vertiginosa, existe auge de la robotización, se recorre el mundo en 24 horas, el ecosistema está definitivamente dañado, se preparan pasajeros para enviar a otras galaxias, hay otra cultura para seleccionar la forma de vida deseada. Hoy, el 1% más rico del planeta posee el 43% de activos patrimoniales. Un 50% de la población mundial posee el 2% de esos activos, mientras en países subdesarrollados el hambre se sigue extendiendo. Reitero el título de esta nota: "un mundo extraviado"

Rubén Baremberg

Comentarios