Cartas de lectores
Jueves 16 de Febrero de 2017

Tenemos una sociedad fragmentada

La nuestra es una sociedad totalmente imprevisible, ya que existen varios factores que permanentemente alientan tal instancia. Veamos: la hipocresía, la desidia y la llamada "viveza criolla", son el condimento permanente que riegan todos nuestros impulsos. Aquí parece ser que nadie le cree a nadie, y menos tratándose de cuestiones políticas. Es tal la desorientación, que nadie sabe lo que puede pasar la semana próxima, por ejemplo en cuanto a las variables económicas, judiciales, las ligadas al punto de vista del mandamás del Poder Ejecutivo, o hasta las más intrascendentes anudadas al clima o el espectáculo. Y así la vida va pasando entre una confabulación de roles individualistas, donde el dinero es la estrella principal, y la felicidad se torna una utopía inalcanzable para una franja muy amplia de la sociedad argentina.

Felipe Demauro

Comentarios