Cartas de lectores
Martes 05 de Septiembre de 2017

Simplemente mi opinión

Desde hace más de 25 años dicto clases de ciudadanía en el nivel medio y siempre tuve el convencimiento de que las clases tienen sentido si cada tema desarrollado se lo relaciona con temas de actualidad, y que cuando hay un tema resonante en la realidad sociopolítica que nos rodea, se lo vincule con los contenidos dados para que adquieran sentido para los alumnos.

Desde hace más de 25 años dicto clases de ciudadanía en el nivel medio y siempre tuve el convencimiento de que las clases tienen sentido si cada tema desarrollado se lo relaciona con temas de actualidad, y que cuando hay un tema resonante en la realidad sociopolítica que nos rodea, se lo vincule con los contenidos dados para que adquieran sentido para los alumnos. La vinculación de contenidos y temas de la realidad en la que viven es y debe ser permanente y constante. Por otro lado, esta es la metodología sugerida para la comprensión y el afianzamiento de temas en el desarrollo de las clases y la que más interés despierta en los adolescentes. Nunca en los años que dicto clase, desde ningún ámbito, sea escolar, gubernamental, ni de parte de las familias de mis alumnos, se me ha cuestionado ni limitado qué temas a desarrollar ni cuáles no. Por otro lado, esto es lo que me dice la lógica de vivir en democracia con libertad de expresión y de cátedra. Por otro lado nunca recibí un planteo de inculcar una ideología en los alumnos y mucho menos adoctrinar, si bien siempre tuve y tengo una ideología como tenemos todos los docentes. No veo nada de particular tratar el caso de Maldonado en el aula ya que tomó tal reconocimiento que los chicos también buscan que los docentes aclaremos la situación. Cualquier tema relacionado con la sociedad y la política puede ser tratado en una clase si se lo hace con conocimiento, fundamentos, respeto y pluralidad. No me queda para nada claro para denunciar qué cosa es ese 0800 que circula y la verdad no me gusta, no por miedo sino por respeto a la democracia. Por otro lado, este caso es esencialmente diferente a otras desapariciones posteriores al retorno de la democracia ya que se presume desaparición forzosa que no es lo mismo, ni tiene igual gravedad institucional que una desaparición. Creo obvio y natural que el gobierno, en todos los niveles y estamentos, estará muy preocupado por la aparición con vida de Santiago Maldonado, sea pariente de quien fuera, tenga la ideología que tenga y haya decidido hacer con su vida lo que haya decidido. Es una persona, ¿qué importancia tiene quién es, cómo piensa o qué hace? ¿O acaso las personas pertenecemos a diferentes categorías de acuerdo a subjetividades, para que el Estado deba interesarse en la búsqueda frente a una desaparición? Quizás el Estado no tenga nada que ver, pero quizás sí, y averiguar eso es fundamental para la democracia. La Gendarmería estuvo cerca del lugar y cerca del momento en que desapareció, por eso urge que se investigue y esclarezca, si no tuvo nada que ver, en buena hora. Yo como ciudadana hoy, sin partidismos me pregunto cómo deberíamos preguntarnos todos, ¿dónde está Santiago Maldonado? Respeto que haya personas que no les interese ni les preocupe pero debemos entender y respetar que a otros sí, y por eso no se es K, M, socialista, gremialista, peronista ni radical. Simplemente una postura frente a una situación de quienes creemos en el respeto a los derechos humanos. No me parece lógico ser extremistas frente a un caso tan grave. Otro tema de larga discusión y argumentaciones, a favor y en contra, es el reclamo de las comunidades aborígenes que no me parece, por respeto a la familia del desaparecido, mezclar y menos livianamente. Media biblioteca de historia argentina a favor y media en contra, pero seriamente, con fundamentos y con respeto, por favor. Esta es mi más que humilde opinión, acepto y respeto que, fundadamente, haya quienes piensen totalmente diferente, de eso se trata la naturaleza humana.

María del Carmen Simioni
DNI 17.217.177



Construcciones en el macrocentro
Varias veces voté a los candidatos de la Unión Cívica Radical, pensando que a pesar de sus limitaciones por lo menos era un partido que brindaba honestidad, en medio de la corrupción que hemos venido sufriendo en los últimos años. Es por eso que me decepciona la noticia aparecida en esta sección que da cuenta de que un concejal de ese partido, de apellido Rosúa, proyecta beneficiar a las empresas constructoras modificando el código urbano y provocando un serio daño ambiental en el centro de Rosario. Un daño que además sería definitivo y que afectaría no sólo el presente sino el futuro de la ciudad. ¿Qué se pretende, asfixiarnos para que unos pocos hagan un gran negocio? Ya nada me sorprende de los políticos, pero por mi parte una cosa también es definitiva: no volveré a votar a ningún candidato de la Unión Cívica Radical.
Alberto Bruno
DNI 8.284.072
El castellano, el inglés y los medios
El español es una de las lenguas más habladas del mundo. En rigor de la verdad, el español comprende al castellano, el catalán, el vasco y el gallego. El Segundo Congreso de la lengua Española llevado a cabo en la ciudad de Rosario en 2004 reafirmó la vigencia de nuestro idioma en Latinoamérica y su expansión en el mundo. El idioma inglés ha logrado su hegemonía por la gran extensión del Imperio Británico en siglos pasados, y desde el siglo XX en adelante por la explosión de las comunicaciones mediante internet, además de ser la lengua del intercambio comercial a nivel mundial. Hay una nueva tendencia a aprender el español en diferentes partes del mundo. Nadie puede ignorar la belleza polifónica de nuestro idioma, la riqueza de sus fonemas y sus construcciones sintácticas que son motivo de estudios lingüísticos. Alguien dijo: "nunca me quedé sin patria, mi patria es el idioma". Quizás, exprese la idea de que no existe algo que otorgue más identidad que la lengua natal. Por tal motivo, llama la atención que algunos periódicos utilicen palabras inglesas en sus titulares, sin reparar en la infinidad de términos equivalentes que existen en español (más de 90.000 vocablos y sólo 130 anglicismos). Cabe aclarar que quien escribe se deleita con el aprendizaje de los idiomas, aclaración que descarta toda inclinación xenófoba. Cuenta una leyenda que había un príncipe que utilizaba los idiomas según las circunstancias: comerciaba en inglés, bromeaba en italiano, ordenaba en alemán, seducía en francés y, estoy seguro, dialogaba en español.
Alejo Vercesi
Bachiller nacional y maestra normal
Dos títulos que concede el Ministerio de Educación en nuestro país, al finalizar los estudios, en los establecimientos de educación secundaria, son, entre otros, el de bachiller nacional y el de maestro normal. El primero proviene de la Edad Media, cuando alguien finalizaba los estudios se lo coronaba con una rama de laurel que tuviera sus frutos, es decir sus bayas, para simbolizar, que había fructificado el fruto del estudio y el afán de aprender, por lo que se le llamaba "coronado por bayas y laureles", lo que en latín se decía " baccalaurentus". Este vocablo pasa al castellano como "bachiller", al italiano como "bacelliere", al francés como "bachelier", al portugues como "bacherel", al inglés como "bachelor" y al idioma alemán como "bakkalaureus". En cuanto al título de maestro normal, proviene, del francés, école normale, o sea escuela normal, la que es una institución educativa encargada de la formación de maestros de escuela. Tomó su nombre de su objetivo inicial, de establecer "normas" de enseñanza, y a partir del concepto francés de proporcionar un modelo de escuela para sus estudiantes de pedagogía. Tal vez, cada uno de nosotros haya recibido uno de estos dos diplomas y puede resultar interesante saber de los orígenes lingüísticos e históricos de los mismos.
Omar Alfredo Re
Tevez y su orgullo de ser argentino
Hace unos días tuve la suerte de ver y escuchar el maravilloso programa "Animales sueltos", donde estaba de visita el futbolista Carlos Tevez. Quedé maravillada de los conceptos que están muy arraigados en él, y que permanentemente los demuestra con sus actitudes. Me maravillé de su simpleza, humildad y conceptos de vida aprendidos en la villa donde se crió, esa simpleza y humildad me retrotrajo a muchos años atrás donde yo me crié, en un barrio muy pobre de Tablada, donde vivía con mi abuelo. Me hizo recordar que su vocabulario no era el mismo, porque mi "nono" Aniceto no había viajado en aviones, no conocía otro país que no hubiera sido su lugar en España, llamado Logroño. Ni conocía ropas finas, nada más la rústica ropa de trabajo y muy gastada por la humildad en la que vivíamos. Pero se parecían en su poca educación por no haber ido a la escuela, sólo para leer y escribir. Carlos dijo que hizo sus ocho años, terminó y no sabía leer ni escribir. Pero mi nono no fue nunca a la escuela y nos enseñó a mí y a mis hermanos a sumar y restar. Tevez dijo que estaba orgulloso de escuchar a su hija que hablaba inglés y saber que podía mandarla a los establecimientos educativos para que no les pase lo que a él. Y lo que más me sorprendió es que dijo que si él no hubiera sabido jugar al fútbol hubiera sido un cartonero, pero su tono fue de respeto hacia ese trabajo. Ojalá muchos aprendieran de este Carlos Tevez que aprovechó de su suerte de vida y va haciendo camino en su andar, que manda a sus hijos donde él no pudo entrar, escuelas, facultades, clubes, donde pregona por la familia y el amor que se aprende en ese entorno. También dijo que le enseñaba a sus hijos a no burlarse de la humildad y saber tender una mano y ser solidarios. ¡Cuánta enseñanza dejó ese reportaje! ¿Aprenderemos algo o seguiremos maltratándonos y continuar abriendo grietas en este hermoso país? Gracias Tevez por ser argentino y estar orgulloso de serlo.
Martha Chimento

Comentarios