Cartas de lectores
Viernes 28 de Abril de 2017

Recargo ilegal con tarjetas

El viernes 7 de abril sobre el final de la tarde fui a retirar un producto (recetado por mi traumatólogo) a un centro de ortopedia y traumatología de calle 9 de julio al 2800 –por un valor de 1.800 pesos– y ofrecí pagar con tarjeta de crédito en un pago. En ese momento la recepcionista, Yanina Amaya, me informó, con modales y tonos muy poco amables, que dicha transacción tendría un recargo. Debido a mi necesidad física de tener el producto, ofrecí pagar con mi tarjeta de débito a lo cual me contestó que también tendría un costo adicional. Le manifesté que el recargo no correspondía en ninguna de las dos situaciones a lo cual me contestó (siguiendo con sus tonos que no eran apropiados para tratar a un cliente) que lo podía "abonar en efectivo sin recargo" y que podía "ir a buscar dinero a un cajero a tres cuadras". Accedí y me fui al cajero (único en todo el barrio) pero no estaba en funcionamiento. Volví a mi casa con las manos vacías, ya que no contaba con el dinero en mi poder, aunque sí con tarjetas para adquirirlo. Hay una ley que nos ampara ante este tipo de abusos. El Artículo 37, inc. "c" de la ley 25.065 establece que el proveedor no debe efectuar diferencias de precio entre operaciones al contado y con tarjeta; esto se circunscribe a las compras con tarjeta de débito, o de crédito en un único pago. No creo que la señorita Amaya pueda alegar desconocimiento de la ley, ya que de acuerdo a nuestro Código la ignorancia de las leyes no sirve de excusa. Sentí que la situación que pasé fue injusta. Es una pena que esto suceda y que frente a una institución que trabaja para la salud de las personas haya gente con falta de información y consideración; y que además se esmeren en maltratar a los pacientes-clientes, quienes, además, al final del día somos quienes sustentamos su puesto de trabajo.

Marcelo Priotti

Comentarios