Cartas de lectores
Jueves 15 de Junio de 2017

Políticos que me impiden hacer lo que tengo ganas

Revisando y analizando mi vida me he dado cuenta de que me queda menos años de vida que los que he vivido y por lo tanto quiero hacerles saber señores políticos, que me impiden hacer lo que tengo ganas, lo que me gusta, lo que me hace sentir bien, lo que siento, lo que me mantiene con ganas, con fe, no les voy a permitir que no me permitan hacerlo. Estoy llegando al ocaso de mi vida y con ese ocaso siento la necesidad de sacarme todas las "mochilas" que me jodieron en mi anterior etapa, gente egoísta, mala, perversa con muy malos sentimientos, con egos demasiados inflados, que pusieron permanentemente palos en mis ruedas, que no me permitieron disfrutar de lo poco o lo mucho que me brindó la vida en ese momento. Lidiar con mediocridades e ideales mezquinos, dejaré de cerrar los ojos ante la verdad sólo por miedo de perder algo que no tengo ni nunca fue mío, o por perder una comodidad que sólo trae dolor. Mi alma tiene prisa por lo tanto debo conocer la esencia de todo lo que me rodea y no su parte corpórea. Ya que aprendí con mis años que el cuerpo no tiene valor, pero sí lo tiene la esencia. Quiero defender la dignidad de los marginados ya que a nadie le importa porque piden exigen, prometen y nada les dan. Quiero rodearme de gente que sepa entrar y conocer los corazones, porque los golpes de la vida les enseñó dar caricias al alma y a pesar de todos los golpes sigue creyendo y viven para dar. Necesito no desperdiciar ningún tiempo en mi vejez, quiero vivirla intensamente al lado de los que realmente me aman por mí por lo que conseguí en la parte espiritual y no por lo que les puedo dejar en la hora de mi partida en bienes económicos. Al querer liberarme de todo lo que no es saludable colaboro con un enriquecimiento rico sano y que me hará inmensamente feliz. Quiero liberarme de mi pasado y pensar en mi presente e idear trabajo solidario para mi futuro, ya que me puse como meta llegar a mi final llena de amor verdadero, de paz y tranquilidad de no haber pasado por esta vida en vano. Por lo tanto señores que con sus solos pensamientos me coartan mi trabajo, les digo desde mi humilde lugar : ¡A partir de hoy ya no se los permito más!, y preciso para realizar lo expuesto que respeten mi decreto 31.120 y poder entrar al lugar que se me otorga y pueda trabajar en lo que me gusta, quiero y que por mi paz necesito.

Martha Chimento

Fundadora de Abuelos Sustitutos

Comentarios