Cartas de lectores
Martes 07 de Febrero de 2017

No es nada del otro mundo

¿Está bien que tengamos que soportar los hombres la sensación de pudor al ver un pecho femenino desnudo? Ese vértigo hormonal que no esperamos. Yo vine a la playa tranquilo y ahora mi novia me quiere asesinar porque me quedé mirando. Si soy padre, ¿debería permitir que mi hijita vea esto y después piense que se puede andar semidesnuda delante de tanta gente? Mi opinión es que la sociedad se ha formado a través del tiempo y ha tomado forma de acuerdo a circunstancias y hechos. Hace décadas se cuestionaban los tobillos, después los hombros, el vientre, el largo de la pollera. Hubo más cambios. Se ven muchas mujeres que no se sienten bien encerradas en casa, estudian, trabajan, corren por la vida habiendo superado ilusiones rotas, maltratos y acosos, golpeadas por maridos y violadas. ¿No tendrán más perspectivas ahora del tipo de cambio que necesitan? ¿O deberían confiar en que no deben vestirse así porque de alguna manera están haciendo algo indebido? La mejor manera es tratar de dejar, estar protegiéndolas de lo que vendría a ser nuestra propia ignorancia y contemplar la idea de que tengan el valor de pelear por vivir mejor. No sé a qué futuro nos llevará la igualdad de género, pero debo aguantarme y intentar acostumbrarme porque ver una teta no es nada del otro mundo.

Marco Lorenzo Nannini

DNI 37.337.031

Comentarios