Cartas de lectores
Jueves 12 de Octubre de 2017

Mujeres que mueren

Con este sugestivo título, el periodista Luis Novaresio escribió el domingo 8 de octubre una nota en la cual critica por igual a los gobiernos de Cristina y de Macri porque ninguno de ellos quiso impulsar la despenalización del aborto.

Con este sugestivo título, el periodista Luis Novaresio escribió el domingo 8 de octubre una nota en la cual critica por igual a los gobiernos de Cristina y de Macri porque ninguno de ellos quiso impulsar la despenalización del aborto. También afirma Novaresio que el tema del aborto se plantea "desde la grieta", aclarando que no se refiere a la grieta Macri - Cristina, sino a la que según él surge del "dogma" de estar a favor o en contra de la vida. Afirma también que "como todo dogma, no estando en el plano de la religión en donde su existencia es condición sine qua non, es un disparate". En primer lugar hago notar que esta afirmación que hace el señor Novaresio es en sí misma un "dogma", ya que a pesar de que evidentemente está expresando su propia opinión, al hacerlo no deja lugar a otra postura e inclusive tilda de "disparate" a cualquier otra opinión, lo cual sin duda es caer en el mismo fundamentalismo que dice condenar. No me consta que Novaresio adhiera a la filosofía Relativista, pero por las dudas también hago notar que la afirmación de que "todo es relativo" o de que no hay verdades absolutas, es también un "dogma" que no acepta la postura contraria y evidentemente mucho más lógica. Sin duda, hay verdades absolutas y su existencia no es una limitación a la libertad de nadie. Simplemente existen y pretender ir contra ellas es lo realmente disparatado.

En esta postura errónea e injusta, caen muchos de los que afirman estar a favor de la vida y al mismo tiempo proponen la despenalización del aborto, o directamente su legalización. La verdadera postura "a favor de la vida" no tiene que ver necesariamente con ningún dogma religioso. La ciencia ha demostrado que la vida humana comienza con la concepción y esto dista mucho de ser un "dogma" en el sentido peyorativo que pretende darle Novaresio. Una verdad no es un dogma en ese sentido, sino una verdad, como la ley de gravedad o la afirmación de que un triángulo tiene tres lados. Es más, los que verdaderamente defendemos la vida lo hacemos desde la concepción hasta la muerte natural, de modo que no sólo consideramos inaceptable cualquier tipo de aborto, sino también cualquier tipo de eutanasia o eugenesia. La vida humana es sagrada desde el punto de vista religioso, es cierto, pero también es un derecho humano esencial porque si no se respeta, todos los demás derechos humanos pierden sentido. Si vamos al Derecho Positivo, encontramos que nuestra Constitución nacional consagra el derecho a la vida y establece también que la misma comienza con la concepción. Lo mismo afirman los Tratados Internacionales a los que Argentina ha adherido en los últimos años. No me consta que las estadísticas que menciona el señor Novaresio sean creíbles y realmente dudo de la imparcialidad de las que él llama organizaciones respetables que afirman que en Argentina se realizan 500.000 abortos clandestinos por año. Al respecto basta mencionar que el total de nacimientos en la Argentina en los últimos años fue de 746.460 en 2008, 745.336 en 2009, 756.176 en 2010, y 758.042 en 2012 según estadísticas oficiales publicadas en La Capital el 27 de abril de 2014. Resulta poco creíble, por tanto, que la cantidad de abortos clandestinos esté tan cerca de la cantidad de nacimientos anuales. De ser ciertas las estadísticas mencionadas por Novaresio, también habría que afirmar que, además de las 100 mujeres que por año mueren supuestamente por abortos clandestinos, también mueren 500.000 niños inocentes, porque no hay duda alguna de que cada aborto implica la muerte de una persona. Y no estamos considerando los sufrimientos de las mujeres que han abortado y que, aunque sobrevivan al aborto, caen en el llamado "síndrome post aborto" y las demás complicaciones de salud de las que nadie habla.

Eduardo Luis Pagliarecci

Una deslucida imagen de la Virgen

A la señora intendenta, aunque haya problemas mayores que solucionar en Rosario, reitero mi pedido que hice en varias oportunidades sobre la imagen de la Virgen que está bajo el puente Rosario - Victoria. Está muy deslucida y sucia. Desde que la pusieron allí pasa inadvertida. Es un lugar de paso para el turismo, por lo que podría blanquearse, darle un poco de color y hasta iluminarla por las noches ¿Podrá ser?
María del Carmen Román

Negligencia en el Banco Nación

Estimado gerente del Banco Nación: Al haber sido mal informados en el banco, y haber incurrido en gastos de dinero y tiempo por la negligencia a la hora de informar sobre la obtención del crédito, y embarcarnos en un proceso que quedó trunco por su mala gestión o la de su antecesor en el cargo, es que vamos a agotar la vía administrativa en el Banco Nación para lograr que se regularice nuestra situación. Y en su caso se reparen económicamente las consecuencias de su negligente accionar que causó un perjuicio enorme en mi grupo familiar. En caso negativo procederé con las acciones judiciales correspondientes contra usted y la entidad en donde presta servicios dada la irresponsabilidad con la que se han manejado con mi esposa, que es cliente del banco. Ustedes recurrieron a una supuesta norma del banco que nunca había sido invocada hasta después de dos meses de presentada la carpeta, desnaturalizando en ese sentido el contrato de hipoteca mas allá del fin supuestamente social de los préstamos que la entidad publicita en forma engañosa. Los requisitos que ahora usted invoca por primera vez para denegarnos el crédito están más emparentados con el arbitrio y los créditos personales a simple firma, y no con el contrato hipotecario que se intentaba suscribir, cuya garantía principal es un derecho real sobre el inmueble a comprarse. Por eso no se entiende por qué es rechazada nuestra solicitud sin previo aviso e invocando normas que nunca nos habían sido informadas. Desde ya cuenten que tomaré las medidas judiciales correspondientes para que se reconozca nuestro derecho como consumidores y clientes del banco, y en su defecto se apliquen las sanciones correspondientes que regula la ley del Consumidor y la de Entidades Financieras y demás del BCRA.
Federico Miranda
DNI 26.900.738

Al oftalmólogo del Hospital del Centenario

Deseo hacer llegar un agradecimiento al joven doctor que el 8 de octubre pasado se encontraba en la guardia oftalmológica del Hospital del Centenario. En el horario de 10 de la mañana concurrimos a ese nosocomio con un familiar, que fue atendido de una manera excelente. Se la realizaron estudios en forma gratuita y con total rapidez, brindando tranquilidad al paciente. Una atención esmerada del joven profesional quien nos explicó sobre el estado de salud dándonos seguridad, superando nuestras expectativas. Además, oficiaba también como secretario completando él mismo las fichas y datos de los pacientes. Gracias por el respeto, profesionalismo y calidad humana.
Adriana Karra

Construyendo convivencia

Observamos a veces que entre vecinos, compañeros de trabajo, escuela, y entre otros ámbitos también, la actitud de no mencionar a todos por el nombre no está bien sin mucho análisis. Hablar del plomo del tercer piso, del langa de la esquina, el orejón del club y otras cosas que se escuchan, no suma y es una mala opción. A veces, los apodos son pesados y conllevan a una burla de la que sólo tomando distancia, y siendo claros en los hechos, se esfuman solas. Además, los más chicos cuando ven que ciertos adultos hacen con naturalidad lo que no corresponde, lo llevan a otros terrenos. Los chicos hacen lo que ven, miran y copian de los grandes. Lo señalado no es nimio ni se engloba en un "no pasa nada". Una vez que se cae en la familiarización de lo expresado y se hace costumbre, el intento por corregirlo se hace difícil. Cuando estamos ante personas en formación (niños y menores) la corrección oportuna es siempre bienvenida, sumada al ejemplo. Hay ocurrencias ingeniosas y otras pesadas. Al principio tal vez la dejamos pasar, pero cuando se reitera produce hastío, ofende y cansa. Hace años que el estrés, el mal humor, la ansiedad y la impaciencia ocupan un espacio que no hemos podido prever. Entonces, lo inteligente y atinado, no son las conductas que dificulten la convivencia. El sentimiento de ser parte, el sano protagonismo y la suma de esfuerzos, tiene como base el respeto por encima de diferencias y simpatías. El mismo, junto con el diálogo, salpica y redunda en un tejido social que convoca a corregir, superar y crecer.
Nora Cardarelli

Estacionan frente a mi cochera

Soy propietario en calle Juan José Paso 1357, y tengo la cochera señalada con los carteles correspondientes. Todos los días para salir o entrar de mi casa hay un auto o una chata estacionados. Todo tiene límite. Ya no sé cómo actuar. Llamo a Tránsito y vienen a las dos horas. Vivo pensando si algún día pasa algo grave y tenga que salir con mí nieto o mi hijo, qué pasaría si está bloqueada la cochera. O si me enojara y fuera agresivo con el que no le importa nada del otro. Así es cómo vivimos, cada uno hace la suya. Ya no hay respeto por el otro, y para completar, una chata del Pami estacionada y el chofer venía del banco a las 20.30. Lo esperé 20 minutos.
Claudio Ramírez

Primero devuelva usted, señora

Atónita escuché a Cristina Fernández de Kirchner en medio de un radicalizado discurso en Villa Caraza exclamar: "Que se guarden su cariño... y que devuelvan lo que se llevaron". Inmediatamente pensé: ¡Sí señora, empezando por usted!
Marta Escobar
DNI 6.030.07

Comentarios