Cartas de lectores
Miércoles 22 de Marzo de 2017

Los políticos se ríen de nosotros

"De que está formado el ser humano, depende de la genética; en que te convertirás, depende de la política". Nadie desconoce que la historia de la humanidad comienza con un accidente laboral de la libertad y continúa aún hoy del mismo modo. Y que apelando al dicho popular, ante la irrefutable comprobación: "No queda dirigente ni político alguno que hoy no guarde un muerto en su placar". Esta especie de culpa casi trivial, nunca juzgada ni mucho menos sentenciada, se encuentra cada vez mas lejos (si es que alguna vez estuvo cerca) del reiterado y endeble "juro por Dios y por la Patria". Retórica que rebalsa de mediocridad y eterna falacia. Que muy lamentablemente para nuestros oídos hoy ya hartados de tantos abusos filibusteros seguimos soportando, empapados de un baño de incomprensible resignación, como manso y dócil acatamiento a lo irremediable. Padecemos una clase política que comienza sus campañas invocando un desquiciado pasado, y un futuro colmado de promesas vanas, triunfos inalcanzables y postergaciones de aprendizajes. Manifestaciones que apoyadas en una mediatizada y condicionada voluntad popular, proponen descaradamente intervenir moralmente en los asuntos colectivos, pero al final se comprueba que los objetivos principales terminan siendo siempre sus objetivos privados. Ubicando al pueblo como el eterno decorado de sus egoístas circunstancias. Como idea clara de lo que nos sucede cierro con una expresión de Slavoj Zizek que supera los tiempos: "Esos señores tan serios, tan intelectuales, que pontifican públicamente sobre la economía y política con cara de pocos amigos, resultan ser en realidad quienes nos están tomando el pelo, los que de verdad se ríen de todos nosotros". He ahí la paradoja, que nos resulta imposible revertir.

Norberto Ivaldi

Comentarios