Cartas de lectores
Jueves 02 de Junio de 2016

Las ideas no se matan

Soy un orgulloso docente, orgulloso de su escuela, la escuela Soldado Aguirre, y está emplazada en una de las zonas más comprometidas de la ciudad de Villa Gobernador Gálvez.

Soy un orgulloso docente, orgulloso de su escuela, la escuela Soldado Aguirre, y está emplazada en una de las zonas más comprometidas de la ciudad de Villa Gobernador Gálvez. Para los que no lo saben el Soldado Aguirre no es un héroe de bronce sino el orgullo de una ciudad. Fue uno de los "mocosos" que un tirano alcohólico mandó a morir a las islas Malvinas en una derrota anunciada. Pero el Soldado Aguirre puso su cuerpo y su pasión por delante de todas las prevenciones y entregó su vida pensando en la Patria de sus amigos y compañeros. Hoy el Soldado Aguirre fue derrotado no por el enemigo inglés sino por unos tristes ladronzuelos sin conciencia ni ideales. Robar la escuela no es ganar plata fácil, es intentar destruir un futuro. Robar la escuela no es calmar el hambre porque por romper una conexión de gas o llevarse unas macetas es demostrar la carencia de valores y racionalidad. Robar la escuela no es un crimen para recordar un nombre de una víctima del sistema, es mostrar la incapacidad del sistema para generar hombres de bien. El robo a la escuela es un grito desesperado de una sociedad que ve agotada su posibilidad de crecer como nuestros padres soñaron. Ya no hay utopías, ya no hay solidaridad, ya no hay deseos de superación. Señor gobernador y su gabinete, señor intendente y su gabinete, señores legisladores municipales, provinciales y nacionales, esperamos que cumplan con la misión que les encomendamos como nuestros representantes. Tienen que generar educación, salud y la sustentabilidad de una sociedad civilizada en la que el hombre sea más importante que las cosas. Compañeros docentes, alumnos, comunidad educativa, mañana, con puertas y ventanas rotas, con frío en el cuerpo y hambre en el estómago, demos la lección más importante que debe dar una escuela: mañana a clases sin ausentes. Ex alumnos, vecinos y todos los ciudadanos, los necesitamos en un abrazo con termos, conexiones de gas, macetas o simplemente con calor de hermano. Demos la respuesta social que la barbarie merece. ¡Bárbaros, las ideas no se matan!

Claudio E. Gershanik

DNI 10.866.756

Los errores de Bonafini

Me parece bien que Bergoglio haya recibido a Hebe de Bonafini en el Vaticano. Espero que también muy pronto reciba a familiares de Paula Lambruschini, de la hijita del capitán Viola, de José Ignacio Rucci, de los soldaditos formoseños muertos del Regimiento de Monte, y de tantos otros que fueron asesinados por los terrroristas montoneros y del ERP. Respecto a la entrevista, la señora de Bonafini manifestó que con Kirchner y con Bergoglio se había equivocado, si sigue así dentro de un tiempo va a decir que con Macri también se equivocó.

Juan Carlos Belligotti

DNI 6.246.832

Venado Tuerto


Sobre la violencia de género

En la edición del día 2 de agosto de 2012, y respecto al tema violencia contra la mujer, se publicó una carta de mi autoría titulada: ¿Dónde están los hombres? A través de esta sección, tengo la gran satisfacción de encontrarme con algunos de ellos (sin duda hay muchos más) tales como el señor Carlos A. Borisenko, y el señor Jorge Omar Bustamante, ambos preocupados por este terrible flagelo social. Por tratarse de un tema con aristas rayanas en el horror, y por ello altamente convocante, creo que nadie debe permanecer indiferente al respecto, dado que la responsabilidad de cada uno de nosotros es insoslayable e irrenunciable. Personalmente, creo que aún hay áreas de abordaje sin encarar, siendo fundamental el trabajo a nivel prevención. Todo lo establecido hasta hoy (bueno y necesario), sean los botones de pánico, los teléfonos verdes, las casas de refugio, los asesoramientos jurídicos o la contención psicológica, son herramientas pos violencia, están fuera de la víctima. Debemos apuntar a equipar a la mujer desde adentro, sembrando en ella recursos interiores que la ayuden a no relacionarse con violentos, a detectarlos y apartarse. Al respecto, desde la psicología social y también como consejera cristiana, presenté un bosquejo de proyecto a nivel municipal, siendo derivada a múltiples secciones (como el viejo trámite del arbolito) para no lograr nada. Asimismo, recurrí a otros ámbitos, donde tampoco recibí apoyo, pero igual lo seguiré intentando fiel a mi esperanza de ayudar. Felicito a estos caballeros mencionados a quienes también remito a la nota sobre violencia de género publicada el día 5 de junio de 2015 en esta sección. Termino con estas célebres palabras del ilustre líder cristiano, Martin Luther King: "Tendremos que arrepentirnos en esta generación, no tanto de las malas acciones de la gente perversa, sino del pasmoso silencio de la gente buena, los que no matan ni pegan, ni roban, pero callan, callan, callan..."

Raquel Pierri

DNI 4.628.115


Bienvenidos al tren

La reconstrucción de la desmantelada red ferroviaria que tiempo atrás cubría el país, no sólo es una necesidad vital sino que paralelamente se constituiría en una importante fuente de trabajo. Como profano, ignoro la metodología que se emplea actualmente en el tendido de líneas ferroviarias, pero presumo que seguirá requiriendo numerosa mano de obra. Sin duda la rehabilitación implica una enorme inversión, pero se lo debería encarar como un proyecto a largo plazo, continuado por los futuros gobiernos hasta su conclusión. Aún en forma paulatina, cada vez que un tramo sea rehabilitado y el tren vuelva a llegar a una localidad, ésta recobrará vitalidad y perspectivas de crecimiento. Quienes transiten habitualmente por la zona de Retiro, verán a menudo trenes cargados con una veintena de contenedores que cruzan lentamente las avenidas, saliendo o entrando de las terminales portuarias de la zona; y apreciar como su carga equivale a veinte camiones de gran porte circulando por rutas y ciudades; evidenciándose como la eliminación de enormes tramos de la red ferroviaria, más allá de las falencias que tuviera por un mantenimiento inadecuado, fue de una inaudita necedad o motivada por intereses injustificables. En un territorio extenso como el nuestro, con más de 3.500 kilómetros de longitud y hasta 1.300 de ancho, reemplazar al tren por el transporte por carretera podría compararse, en una escala mayor, a sustituir los buques "containeros" por gabarras portando uno o dos contenedores, lo que significaría enorme gasto agregado, caos logístico, mayor polución, y muchísimas mas posibilidades de accidentes; a los que, en el caso del transporte por camión, hay que sumarle el mayor deterioro de rutas y caminos. Téngase en cuenta que el flete oceánico de un contenedor de 40 pies hasta puertos de oriente, Europa o América del Norte, ronda los 1.000 dólares; un costo similar al de un traslado local por camión de no más de 300 kilómetros. Restableciendo el tendido ferroviario, con formaciones capaces de transportar, a un costo muy inferior, 40 o más contenedores o carga a granel a largas distancias, se reduciría el traslado por camiones, limitándolo a los tramos de enlace entre el punto de origen de las mercancías y la estación de carga, entre la de descarga y las terminales, o a traslados de corta distancia. La reactivación impulsaría también actividades afines, como los talleres ferroviarios y metalurgias, y hasta la probabilidad de producir locomotoras o vagones de reemplazo en el país.

Dirk Westberg

DNI 93.370.609


La higiene urbana

Para que las calles se mantengan limpias es necesario que la población aporte su interés en la higiene con gestos que lo indiquen: no ensuciando, recogiendo, usando los cestos. Pero evidentemente eso no es suficiente. Madrid le hizo una escultura al barrendero en la plaza Jacinto Benavente, destacando su importancia en la higiene de la ciudad, con el propósito de agradecer a este gremio lo que se le debe a la hora de mantenerla limpia. Complementaria de la que ya se suponen realizan los vecinos. Complementaria, ¿se entiende? Lo que los vecinos no hacen son los barrenderos los que tienen que limpiar. ¿Qué pasó? ¿Por qué no pasan como antes? ¿Cuántos barrenderos hay en la ciudad por barrios? ¿Cuántas veces por semana deben pasar? ¿Qué los detiene? A veces decimos: ¿habrá pasado el barrendero, no habrá pasado? Con las hojas sabemos que no pasan. Vemos días tras días que las hojas están ahí. No hay dudas. No pasan. Las hojas son fieles testigos. Lo constato día a día. Después de más de 20 días con reclamos a la Municipalidad las hojas están en el mismo lugar. No sólo no hay barrenderos, tampoco inspectores. Diría de hacerle el monumento al inspector de higiene. Capaz que daría más resultados.

Stella Maris Coniglio

DNI 5.448.673


Carta al presidente Macri

Lo felicito, señor presidente. Usted decidió pagar la deuda externa a los buitres y la pagó. También decidió pagar la deuda interna a los jubilados y está procediendo. Pero, sobre lo que yo conozco en el tema debo aclararle tres puntos: a) La Ansés procederá a aplicar una quita sobre lo adeudado al jubilado, pero el jubilado no es un buitre, se le debe abonar todo el retroactivo. b) El sueldo o el salario no es una ganancia. Menos es ganancia una jubilación o pensión. Su propio sueldo como presidente no es ganancia, es una retribución a un servicio. A los jubilados no se les debe aplicar el impuesto a las Ganancias; al contrario, es el Estado el que debe pagar intereses por las retroactividades de los jubilados usadas para otros fines. c) Los jubilados que pacten el arreglo no deben firmar que no van a iniciar nuevos juicios contra la Ansés. Es el Estado, en este caso su gobierno, el que debe firmar un compromiso de que no volverá a deberle un solo peso a los jubilados. Los jubilados que se hagan acreedores tendrán siempre el derecho de enjuiciar a los deudores. Señor presidente, su intención es buena, pero proceda lo más correctamente posible. Le deseo feliz mandato, quizás los jubilados lo voten en 2019. Atentamente.

Ernesto Rubén Moreira

DNI 6.008.125


Eternamente agradecidos

Queremos agradecer a todo el personal de Pami I, especialmente a los integrantes de hemoterapia, doctor Vincenti y su equipo, a doctores, enfermeras y colaboradoras del 4º piso, por la dedicación, cuidado y buena predisposición para acompañar en la despedida de Catalina Josefa Scro. En nombre de su familia estaremos siempre muy agradecidos.

Graciela S. Reinoso


Comentarios

Últimas Noticias