Cartas de lectores
Jueves 20 de Julio de 2017

La infancia en riesgo

Al caso del "Polaquito" (el menor protagonista de un reciente informe televisivo), bajo el título de una nota periodística: "Infancia quemada", lo asocié al filme argentino "Infancia clandestina".

Al caso del "Polaquito" (el menor protagonista de un reciente informe televisivo), bajo el título de una nota periodística: "Infancia quemada", lo asocié al filme argentino "Infancia clandestina". Enlazar el drama del "Polaquito" con el de la ficción, precipitó en mí tres interrogantes: ¿Qué lugar le es otorgado al niño por la madre, la familia y la civilización actual? ¿El niño, es víctima o responsable de sus actos? ¿Qué le pasa al "Polaquito" que no puede parar de quemar su infancia? El psicoanálisis constata que, hoy día, el lugar dado al niño en el deseo de la madre, de la familia y la civilización es el de un objeto de satisfacción, y no del ideal. Se lee en dichos de los padres: "Quiero disfrutarlo a mi hijo". Pero, a veces ocurre, en los mejores hogares, que no hay lugar ni tiempo en los padres para disfrutar jugando con el hijo a la pelota, o para jugar con la niña a las visitas, para la lectura conjunta de cuentos. Como el adulto tiene que "hacerse al tiempo del y para el niño", eso muchas veces es vivido como un sacrificio. Y, se espera que la escuela se ocupe de su crianza. ¿De qué es responsable el niño? Si bien el niño al nacer es recibido en la cuna del deseo de sus padres, él no sólo deberá interpretar al deseo del otro: ¿Por qué mi mami me dijo tal cosa, o la señorita me puso tal nota?, sino elegir qué quiere él. El niño tiene derecho a elegir qué cosa desear. De allí que es responsable de sus actos. Tal elección, que se realiza en la infancia, es inconsciente y forzada. El ser hablante, desde muy temprana edad, se va encontrando a la encrucijada de tener que elegir entre la bolsa o la vida. Si elijo la bolsa, me quedo sin la vida. Y si quiero vivir, es a costa de perder la bolsa. Es decir, que al elegir siempre algo perdemos. Como también el no elegir, da como resultado perderse, literalmente. El "Polaquito" eligió la bolsa. De ello es responsable y no víctima.Victimizarlo no es la solución. Cito sus palabras: "Yo elegí la plata fácil" (hablando cínicamente de sus robos y asesinatos). Su goce adictivo al dinero, a la droga y a las armas van contra su vida, poniéndola en riesgo a cada instante. El "Polaquito" no puede parar en su goce desenfrenado por destruir, matar, robar, drogarse. En esa vía se burló, junto a su pandilla, de los emblemas escolares; en el jardín de infantes de su barrio usó la bandera para limpiarse el culo, destruyó los útiles escolares y orinó en las aulas. ¿Qué busca con sus acciones violentas? Busca contención del lado de los otros, que alguien ejerza la autoridad que no encontró en su familia, ni en lo social. Busca desesperadamente protección, que le pongan límites a su agresividad, un borde al abismo mortal que lo va chupando y quemando la primavera de su pubertad. Pero también, mediante su conducta delictiva el "Polaquito" denuncia que goza descaradamente, sin vergüenza, de la impunidad institucionalizada. Este caso nos confronta a revisar qué mundo queremos para nuestros niños y qué hacemos para construirlo, cada uno desde su saber hacer.

Graciela Giraldi
Psicoanalista


Aclaración sobre una clausura
En virtud del protagonismo que ha tenido en estos últimos días la clausura de la academia ubicada en el Club Guillermo Tell de la zona sur de la ciudad, me gustaría, como una simple ciudadana y alumna de dicha institución que estuvo presente en el evento desarrollado el sábado por la noche, tener la posibilidad de aclarar que el trabajo que se lleva adelante entre todos los que la integramos es, ni mas ni menos, que difundir el deporte por el cual entrenamos día a día para crecer y evolucionar en estas disciplinas. El fin era un bien común, recaudar fondos para poder viajar a competir a Uruguay. No había apuestas, no había riñas, ni tampoco gallos peleando. Eramos familias con deportistas que demostraban su nivel ante la mirada de sus familiares y entrenadores, con el único fin de evolucionar y seguir creciendo. Con la misma humildad y respeto que se me ha impartido desde que ingresé al lugar, asumimos si nos equivocamos en algo, pero también defendemos fehacientemente y con lealtad este espacio que se brinda a toda la comunidad, que crea lazos con otros deportistas, aloja familias, niños, y jóvenes. Desmiento plenamente ciertos dichos completamente erróneos que se estuvieron difundiendo acerca de las actividades que llevamos adelante y sobre el organizador de las mismas, Martín Miranda, quien lleva adelante los ideales de esta disciplina con la pasión y el amor de un real deportista. Cuidemos estos espacios que nos ayudan a ser mejores día a día. Y esperamos la pronta habilitación de la academia para poder seguir haciendo lo que tanto nos gusta.
Celeste Trevisan
DNI 34.166.028

N. de la R. El sábado pasado, el club del Círculo de Cazadores Guillermo Tell lanzó un programa atractivo para quienes disfrutan de los combates: 14 peleas "en jaula", de cinco disciplinas diferentes, ante unas 150 personas. Ese tipo de eventos están prohibido en Rosario, por lo que obviamente carecía de habilitación.
Reflexiones en el Día del Amigo
Hoy es el Día del Amigo. Será la misma una fecha para saludarse, mandar mensajes o celebrar, según se opte. Las circunstancias y posibilidades influyen, sin duda, más de lo que creemos. Con los años esta palabra tuvo interpretaciones que no siempre coinciden con lo que otros creemos que es la amistad en su esencia. La misma es trascendente, sorprende, tiene afecto, incondicionalidad y un sinnúmero de gestos, actitudes o emociones, según los momentos. Vínculo no equivale a relación. Intercambiar ideas o comentarios mediante una pantalla con quién no conocemos, obvia los condimentos de la amistad, como se concibe en general. No son pocos los que dicen tener vía facebook, twiter o similares, un número de amigos ciertamente impactante. Con frecuencia hasta cifras de tres números se escucha de quienes dicen haber generado "amistades" de esa forma. Esto, al margen de vivencias o puntos de vista, incluidas fotos, en un ida y vuelta grato y dinámico. Tener además nuestros amigos y amigas en alguna red social, difiere sin duda de los innumerables "amigos" que allí se tuvieran, aún habiendo claras coincidencias. Quizás en este caso, hablar de contactos sea lo acertado. Un amigo es un ser increíble, con el que media la recíproca confianza, el respeto, y sin que nos lo diga, el recuerdo y el cariño que siempre supimos. El amigo nos brinda su paciencia y su apoyo. Cuando un amigo nos precisa o acudimos a él, tiene para uno u otro un valor incalculable. En sí es un corazón que se abre y una mano que se extiende, sin que lo pidamos. El amigo sabe o percibe que su voz, llamada de teléfono o compañía, es bienvenida para compartir felicidad y para alivianar mochilas que carga el alma. Difícilmente nos aburramos con un amigo. Sencillamente porque la misma amistad hace que ello no se dé, llevándonos a agradecer ese regalo de cinco letras (amigo) que no cabe en ningún otro lado que no sea en nuestro corazón.
Nora Cardarelli
DNI 14.510.012
Una sociedad cómplice
Escribo desde la tristeza e indignación, por ver en qué nos transformamos como sociedad. El 9 de julio pasado ocurrió un accidente donde dos personas jóvenes perdieron la vida y otras dos resultaron heridas. Tenemos un conductor prófugo del que nadie sabe nada, y a nadie le importa siquiera saber qué fue de ese caso, sin pensar que el próximo puede ser un familiar, un amigo o un querido vecino, víctima de este asesino. Quisiera saber qué nos sucede como sociedad, qué nos pasa como personas que no nos importa nada, ni siquiera nuestra propia seguridad. ¿En qué nos convertimos al ser hábiles comentaristas de cada nota que se publica sin siquiera estar 30 segundos en el lugar del familiar que está viviendo semejante tragedia? ¿Hasta dónde vamos a llegar? Ese conductor, supongo que habrá tenido familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, que a mi entender hoy lo deben estar ayudando en su fuga, ya sea en territorio argentino o en algún país limítrofe. Me pregunto cómo pueden mirarse al espejo y ser cómplices de tal acto. Algunos dicen que venía rápido, y que el otro fue imprudente también. Ahora quiero que alguien me diga por qué esta prófugo. ¿Por qué estaba libre? ¿Hasta cuándo vamos a permitir que haya asesinos sueltos en nuestra sociedad? Actuamos sólo cuando nos pasa a nosotros, no hay empatía por el otro, somos solidarios sólo cuando vemos que el otro no da más y publicamos nuestras acciones para sentirnos bien. Me da dolor en el alma que haya tanto hermetismo para un asesino y que de las víctimas se sepa todo. Soy una ciudadana que pide justicia, que no quiere perder a ningún ser querido en manos de un asesino al volante.
María Fernanda Olea

N. de la R. La autora de la nota se refiere al accidente ocurrido en Sorrento y Provincias Unidas, que costó la vida de dos personas, provocado por un automóvil cuyo conductor aún se encuentra prófugo.
Dos opciones para las elecciones
Qué gran motivo son las elecciones para quienes tuvimos que soportar tantas interrupciones del sistema democrático. Vemos con felicidad cómo ahora podemos decidir quiénes serán nuestros representantes. Tenemos dos opciones. Una la de la actual gestión de gobierno, que con el apoyo de los grupos concentrados, algunos medios y parte del sistema judicial busca ocultar cuál es la verdadera y real situación de muchos habitantes. La realidad es que en 2015 la nafta súper valía $11,50 el litro, en 2017 $21,21. La leche $10,50, hoy $26,50; el azúcar $10,85, ahora $18,45. El arroz $14,00, ahora $32,10; y así una larga lista. Amén de los tarifazos (agua, luz, gas), lo real es que la canasta familiar subió en un costo aproximado al 200%. Otra opción es la ex presidente, cuando hay sentido común y memoria no hacen falta muchos recursos para hacer campaña. Solamente ver la realidad, a pesar de que hay muchos compatriotas que la acusan de corrupta, pero sólo por lo que ven en los medios hegemónicos donde algunos periodistas la fustigan constantemente. Si tienen pruebas, ¿por qué no las presentan a la Justicia? No son los medios quienes administran justicia, pero para muchos incrédulos sí lo hacen. Espero que los argentinos bien nacidos no volvamos a equivocarnos.
Néstor Cáceres

Comentarios