Cartas de lectores
Lunes 30 de Enero de 2017

El peligro bajo la tierra

En su edición del domingo 19 de agosto de 2007, La Capital hizo referencia a la presentación de un libro, del entonces intendente rosarino Miguel Lifschitz, acerca de Rosario y su vínculo con el mundo.

En su edición del domingo 19 de agosto de 2007, La Capital hizo referencia a la presentación de un libro, del entonces intendente rosarino Miguel Lifschitz, acerca de Rosario y su vínculo con el mundo. El libro de 130 páginas, escrito por la Dirección de Relaciones Internacionales del municipio, señala el hermanamiento de Rosario con ciudades de varias naciones. Asimismo menciona acuerdos de "cooperación bilateral" con otras importantes urbes entre las que se destaca Barcelona. Esa ciudad mediterránea capital de Cataluña tiene un detallado plano de todos los servicios subterráneos de su área, como fibra óptica, gas, telefonía, agua, cloacas, refugios y otras construcciones. A la luz de los accidentes que se producen en Rosario protagonizados por empresas que rompen ductos de gas principalmente, con el peligro, las molestias a los vecinos y las pérdidas económicas que representan, puede verse que aquí no se avanzó mucho en relación al exacto conocimiento que se debe tener sobre las distintas redes bajo tierra. Eso queda demostrado por el incendio producido el 23 de enero del año anterior en una vivienda de calle Baigorria 982 (zona norte), en virtud de la perforación que hicieron trabajadores de otra empresa en un caño de gas. Meses después, el 12 de noviembre, se produjo igual perforación en Maza y Blas Parera, del barrio Alberdi. Y hace unos días, un nuevo y peligroso suceso en Cafferata y Amenábar alarmó a los vecinos porque una retroexcavadora rompió otro caño de gas, hecho precedido por similar daño involuntario acontecido un día antes en Córdoba al 1600. En el caso de la esquina de Cafferata y Amenábar estaba trabajando una contratista de la propia Municipalidad, que es justamente el ente público que tendría que ejercer la más eficiente prevención de percances que pueden alcanzar un alto grado de gravedad.

El 18 de noviembre de 2016, esta sección me publicó una carta en la que comentaba la necesidad de que la Municipalidad tuviese planos de todos los conductos subterráneos provistos por las diferentes empresas prestatarias, para ser entregados a todo aquel que solicite romper veredas o calzadas para efectuar trabajos de desagües, colocación de columnas o canales de cableados, evitando así accidentes; aunque lamentablemente, se sigue chocando contra la misma piedra. Si una compañía pide planos a la EPE, por ejemplo, es probable que el departamento de Planificación e Ingeniería de ese organismo provincial los entregue al cabo de unos días. Pero dado que es la institución municipal quien debe autorizar cualquier obra en la vía pública, el municipio debería exigir a todas las proveedoras de gas, energía eléctrica, teléfonos y agua los planos actualizados, a los que tendría que sumar sus propios diagramas de desagües pluviales, alumbrado y cloacas. El tema no parece muy complicado ni costoso, sin embargo las roturas siguen sucediéndose; por eso, no vendría mal que el gobierno municipal solicitara a Barcelona asesoramiento al respecto. Tal vez no para tener un plano general espectacular como el de la ciudad catalana, pero sí para administrar la información imprescindible sobre las importantes cañerías bajo el suelo que como arterias fundamentales alimentan el corazón de Rosario y que desafortunadamente siguen constituyendo un peligro bajo tierra, potenciado por un necesario protocolo de trabajo inexistente o no cumplido. Los ediles Carlos Cardozo y Diego Giuliano han manifestado su opinión respecto a esta preocupante y elemental cuestión; es de esperar que el Ejecutivo se haga eco de las críticas y sugerencias formuladas por los ediles. De lo contrario habrá que seguir confiando en el destino, y en la pronta y eficaz respuesta que las prestatarias, así como policías, bomberos, Defensa Civil y la GUM, han demostrado hasta ahora ante los siniestros acaecidos.

DNI: 6.042.889



Sobre las veredas y las bajadas a la calle

La Municipalidad de Rosario ha encarado desde hace varios meses un ambicioso plan de mejoras de las veredas y calles de la ciudad, pero en muchos casos no se tiene en cuenta las dificultades que deben sortear los que usan sillas para discapacitados, coches para bebés o bastones ortopédicos cuando no se construyen las bajadas necesarias para hacer accesible desde el cordón de la vereda a la calle y continuar por la senda denominada "cebra". En varias calles la senda peatonal está pintada y en una de las veredas se construyó la rampa de descenso y ascenso, por ejemplo en Córdoba y Balcarce, pero en la vereda de enfrente es imposible subir a la vereda dada la altura que tiene la misma. Como se está en obra es fácil corregir el error, la ciudadanía lo agradecerá infinitamente.

Carlos Alberto Farías

DNI: 6.062.606



Épocas sin usar armas y con más respeto

En mis más de 70 años sobre el lomo viví distintas épocas de la historia de nuestro país, ya sean políticas, culturales y sociales, podría hablar de cada una de ellas y todas tuvieron sus vaivenes hacia adelante, pero también hacia atrás, aunque estimo que donde más se retrocedió fue en lo social. Desde 1954 hasta pasado 1960 mi época de adolescente con mis amigos cometimos innumerables travesuras, que enumerarlas seria muy extenso, y que con toda seguridad quien me lee en esta carta también las hizo. Pero de esa época no recuerdo que algún amigo portara un arma, ya sea blanca o de fuego, todo se arreglaba a las piñas, tampoco recuerdo faltarles el respeto a los mayores y mucho menos a la autoridad, si hasta salíamos corriendo cuando jugábamos al futbol en la calle y veíamos que se acercaba un agente policial. Pero todo cambió y lamentablemente fue hacia atrás, cualquier mocoso de 14 o 15 años va armado, y no vacila en usar el arma para agredir, aun habiendo obtenido lo que buscaba, y si hablamos de respeto a los mayores y a la autoridad eso quedó en el cajón de los recuerdos, y no me acuerdo de esa época hacia adelante de algún político querer cambiar la edad de imputabilidad de los menores, es que en realidad no hacia falta, éramos santos en comparación a la juventud actual y su comportamiento. No tengo el conocimiento necesario para determinar si se debe bajar o no la edad de los jóvenes para tener imputabilidad, pero sí estoy seguro de que de no mediar una ley más rígida seguiremos padeciendo el atropello de quienes deberían tener más respeto por sus mayores.

pirinchofeliz@yahoo.com

DNI: 6.057.702



El Metro Bus y la avenida Alberdi colapsada

Era de esperar lo que está sucediendo con el Metro Bus en avenida Alberdi, muchos colectivos, más de 12 líneas, circulan por una avenida que ya quedó chica y que tiene un deterioro estructural lógico, ya que fue proyectada hace mucho tiempo. La alternativa que hace cinco años les propusimos los vecinos al Ejecutivo y al ente de transporte era que, por lo menos, seis de esas líneas se desdoblen en sus banderas y circulen por avenida Sabín, entrando a la zona norte por calle Sorrrento, donde se ganaría en tiempo, frecuencia y factibilidad, además se descomprimiría Alberdi, pero no fuimos escuchados, y el tiempo nos dio la razón. Estamos ante una avenida colapsada, teniendo alternativas, espero que los señores ediles este año tomen esta iniciativa y presenten esto como una prioridad tanto para vehículos, peatones y sobre todo para una mejor frecuencia para los que usan el transporte público como medio frecuente.

Federico Wacker

DNI: 17.026.130

N. de la R: El lector se refiere a las obras que debieron ejecutarse en avenida Alberdi, que a sólo seis meses de ser inauguradas presentaron deterioros en la calzada. Además avanza en la idea de que el deterioro es por la superpoblación de líneas que allí circulan.

Malvinas, ¿por qué no hablan de soberanía?


Públicamente, uno dice por su soberbia y el otro por su ambición colonialista.Pero en el fondo hay otra razón que nadie se anima a confesar. Quienes hemos adoptado la posición neutral podemos entenderlo perfectamente. Porque ninguno de los dos tiene la escritura perfecta de esas tierras. Ambos tienen un trozo de ese documento. Si uno le da importancia al membrete oficial, la razón se inclina hacia un lado, pero si uno sobrevalúa la firma del juez, se inclina hacia el otro. Nadie va a resolver un problema tan importante jugando a la ruleta rusa. ¿Y entonces qué podemos hacer? Barajar y dar de nuevo. ¿Entre quiénes? Obviamente, entre los que habitan hoy en un lado (o su gobierno) y los que habitan en el otro (o su gobierno). ¿Es tan difícil llevarse bien con un vecino? Con mucha creatividad sería fácil, el problema es que al que usa un poco su imaginación la sociedad lo trata de traidor. ¿Y qué hacemos con Londres? Ya somos grandes, que se siente y nos mire por la televisión.

Ricardo Gómez Kenny

DNI: 6.019.530


Beneficiados por la ley del dos por uno

Al cumplirse veinte años del asesinato del fotoperiodista José Luis Cabezas, muchos se indignan y protestan porque sus brutales asesinos después de haber sido juzgados y condenados a "cadena perpetua" están todos en libertad. Pero nadie recuerda que esa aberración se debe a que fueron beneficiados por la ley del dos por uno, creada por el ex presidente Raúl Alfonsín con el asesoramiento de Eugenio Zaffaroni. Personajes que mediante el "garantismo" privilegiaron a los criminales por sobre las víctimas.

Roque A. Sanguinetti

roquesang@yahoo.com.ar

Comentarios