Cartas de lectores
Sábado 31 de Diciembre de 2016

Camino a la felicidad

El diccionario define la felicidad como el "estado de ánimo de una persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea, o por disfrutar de algo bueno". Esta palabra la decimos y escuchamos muy seguido en días extraordinarios, como por ejemplo en diciembre con motivo de las tradicionales celebraciones de Navidad y Año Nuevo. Me pregunto, reflexiono e invito a reflexionar: ¿Se puede alcanzar la plenitud de la satisfacción cuando, por más que alcancemos todos y cada uno de nuestros logros, vemos a nuestro alrededor tantas necesidades no resueltas, tanta injusticia, tanta cultura de muerte alimentada por la violencia, la inseguridad, el narcotráfico, la desocupación? Voy a evitar hablar de estadísticas. Los números, muchas veces nos hacen olvidar que detrás de ellos hay personas, hombres, mujeres, jóvenes, niños y ancianos, que padecen el dolor de estos y otros males. Males que muchas veces pueden ser evitados. Se me hace imposible ser plenamente feliz cuando los cementerios están llenos de jóvenes, adolescentes y niños sepultados por el paco, familias desmembradas por la falta de oportunidades, trabajos y proyectos de vida. Se me hace imposible ser feliz cuando percibo, como dice la canción, que hay "tanta maldad organizada, tanta corrupción sistemática". Me indigna la cantidad de corruptos inoperantes, representantes, que sólo representan sus miserables y mezquinos intereses, gobernantes que no nos gobiernan, dirigentes que no nos dirigen, políticos que llegan a la política no como un puesto de servicio sino como un lugar del cual poder servirse. ¡No puedo ser feliz cuando el hambre y la sed de poder y dinero de unos pocos es la pobreza, la miseria y la exclusión de tantos y tantos! ¡No puedo ser feliz cuando en el país del pan hay niños que lloran de hambre! ¡No puedo ser feliz en mi país, un país rico al que la corrupción y la ineptitud han empobrecido! Deseo siempre el bien para el otro. Deseo que todos deseemos la inclusión del excluido. ¡Entonces sí, felicidades!

Darío Maruco

DNI 20.536.263

Comentarios