Cartas de lectores
Miércoles 08 de Junio de 2016

Apología del odio

El señor Hernán Andrés Kruse, en cartas de lectores del día 4 de junio pasado de La Capital, trata al señor presidente Mauricio Macri, elegido por el pueblo, como el mayor oprobio desde la nueva venida de la democracia.

El señor Hernán Andrés Kruse, en cartas de lectores del día 4 de junio pasado de La Capital, trata al señor presidente Mauricio Macri, elegido por el pueblo, como el mayor oprobio desde la nueva venida de la democracia. Es evidente que el odio y la intolerancia que lo invade, no sólo es hacia el presidente, sino también para todos los argentinos que lo votaron y demás ciudadanos que buscan un país mejor. Es una auténtica apología al odio y a la democracia. Además, la carta termina diciendo que "cambiemos" de Macri, le da asco; sin duda, una repudiable ofensa al pueblo argentino. Es evidente que este señor era un ferviente obsecuente y servidor del gobierno anterior, más que gobierno era un grupo mafioso, criminal y ladrones constituido como banda para saquear al país, por lo que casi todos los funcionarios, desde Cristina para abajo, están denunciados, y/o imputados, y/o condenados. Al señor Krusse no le dio asco, quizás alegría, cuando Cristina vetó el 82 por ciento, condenando a muerte prematura a millones de jubilados. Tampoco le dio asco, quizás alegría, cuando desviaron miles de millones de dólares para lavarlo y luego enviarlo al exterior y además comprar cientos de propiedades con estancias y hoteles incluidos. Tampoco le dio asco, quizás alegría, cuando asesinaron más de cincuenta personas en la estación Once debido al desvío de fondos destinados para el mantenimiento de los ferrocarriles. Tampoco le dio asco, quizás alegría, cuando contaban dinero robado al pueblo (dinero manchado con sangre), mientras en el norte del país morían los niños de hambre y cientos de mujeres parían bebés que nacían con problemas cerebrales por falta de nutrición y remedios durante su embarazo. Tampoco le dio asco cuando los funcionarios del gobierno vendían remedios y realizaban servicios médicos a cientos de miles de jubilados que hacía años que habían fallecido, con esta acción criminal se robaron miles de millones de pesos (estos delitos en algunos países son penados con la muerte). Tampoco le dio asco la introducción del narcotráfico, la promoción de la delincuencia, la extorsión y/o compra de jueces. Podríamos seguir y seguir y no alcanzarían las hojas del diario para enumerar tantos delitos, los mayores y peores de todos los gobiernos democráticos desde mayo 1810. No obstante, en la página 18 de La Capital de ese mismo día hay más datos fraudulentos y delictivos. No olvide, señor Krusse que los K cometieron tantos delitos porque hubo gente que los apoyó, por lo tanto, indirectamente también son culpables.

Juan Carlos Bressan / DNI 6.347.664


Comentarios

Últimas Noticias