La ciudad
Martes 09 de Agosto de 2016

Carrefour y Coto reincorporaron al personal tras finalizar la conciliación

Desde el gremio de los empleados mercantiles manifestaron que continuarán en estado de alerta.

El de ayer, no fue un lunes cualquiera para los trabajadores de los supermercados. Después de una dura batalla entre las grandes cadenas nacionales y la prohibición para abrir los domingos que establece la ley de Descanso Dominical llegó una buena noticia que podría dar un vuelco al clima de despidos en el sector. Carrefour presentó un escrito reincorporando a gran parte de los empleados cesanteados, mientras que el resto de las empresas permitieron el ingreso a su personal.

"Esto es día a día, hora tras hora", expresó con cautela una fuente del Ministerio de Trabajo santafesino después del primer día hábil tras la finalización de la conciliación obligatoria.

Los 119 empleados que habían sido cesanteados previo a la vigencia de la normativa provincial ingresaron tanto el sábado como ayer sin inconvenientes a sus puestos de trabajo. Este indicador abre un panorama alentador, cuando ya expiró el viernes pasado la conciliación obligatoria. Sin embargo, en todos los sectores reina un clima de fragilidad e incertidumbre.

Si esto se extiende en el tiempo y no regresan los telegramas, las amenazas y vaticinios de los voceros empresariales quedarán en los archivos periodísticos.

El ruido llegó durante el fin de semana por parte de la firma rosarina Dar, que abrió el domingo las puertas del local de Rondeau y Washington aduciendo —pese a tener el mismo nombre en el exterior del comercio y entregar ticket con el nombre de la cadena— aduciendo que figura bajo otra razón social. Esto desencadenó en la denuncia del gremio. (ver aparte)

El cierre dominical para superficies mayores a los 1.200 metros cuadrados es el nudo central de la ley provincial 13.441. Su implementación fue para las grandes cadenas nacionales sinónimo de despidos.

En esa pulseada, las empresas largaron 119 cesantados a la calle, que quedaron sin efecto merced al dictado de la conciliación obligatoria que impuso el Ministerio de Trabajo santafesino por 30 días.

El plazo expiró el viernes, lo que abrió un clima de incertidumbre con el futuro laboral de los empleados. Los despedidos de julio pasado y según datos del Ministerio de Trabajo fueron 58 de Coto, 55 de Carrrefour y seis de Jumbo.

La semana pasada, los propios referentes de la Asociación Empleados de Comercio habían anticipado que si bien Coto se mantenía inflexible en su postura; las otras tres firmas habían activado una instancia de diálogo.

En efecto, ayer, Carrefour presentó un escrito ante la cartera laboral santafesina reincorporando a todos los cesanteados menos 8 de ellos que acordaron sus desvinculaciones.

Fue un lunes de tensión, cautela y expectativa. Ayer entrada la tarde, voceros del Ministerio explicaron su intrepretación de la ley laboral. "Si se dejó ingresar a los empleados es que tácitamente se infiere sus reincorporaciones", subrayó una funcionaria del área quien volvió a aclarar que "resulta una noticia incipiente a la que hay que darle tiempo par ver su evolución".

Desde el gremio, también se respiró algo de ilusión. "Hasta ahora está todo tranquilo, pero estamos todos en alerta en un contexto donde los compañeros pudieron ingresar a trabajar tanto el sábado como este lunes", destacó el integrante de la comisión directiva Walter Pereyra.

Comentarios