Edición Impresa
Sábado 16 de Mayo de 2009

Carlos Pérez Rasetti: "Hay carreras que limitan el acceso"

La disminución en el número de jóvenes que entran a las universidades es un fenómeno nacional. A la hora de enumerar los motivos de este cambio, el especialista Carlos Pérez Rasetti advierte que muchas carreras, sobre todo las de medicina y algunas ingenierías, cuentan con cupos o exámenes de ingreso que ofician como “colador”. Por eso “en realidad la demanda por educación superior no merma, sino que hay limitaciones en el ingreso y muchos que optan por el mercado de trabajo”, señala Rasetti, quien es secretario ejecutivo de los Consejos de Planificación Regional de la Educación Superior (Cpres), del Ministerio de Educación nacional.

¿Cómo se puede explicar esta caída en el número de ingresantes?

Una de las cosas que hay que mirar es el fenómeno, extendido en los últimos años, de que muchas facultades han puesto exámenes previos. Entonces sucede que lo que hoy figura como nuevos inscriptos antes correspondía a lo que ahora serían aspirantes. Cuando ninguna carrera tenía exámenes de ingreso, contábamos con un número de inscriptos que eran todos los que querían entrar. También es cierto que una buena parte de los que se anotan, después ni siquiera terminan de entregar los papeles, o no van nunca a clases; y, en general, las estadísticas no distinguen a ese estudiante del que se fue después del primer parcial o a mitad de año. Pero es cierto que en casos de carreras como medicina o ingeniería entre los ingresantes ya ha habido un colador que es el de la selección al poner exámenes o limitaciones en el ingreso con cupos. No son eliminatorios, pero que en definitiva retrasan el ingreso si el alumno va viendo que fracasa en los exámenes previos. Entonces el aspirante a veces desiste de intentarlo devuelta y al final no aparece como nuevo inscripto.

¿Influyen también en la merma el ingreso temprano al mercado de trabajo y la ampliación de ofertas de carreras cortas?

Las dos cosas. Y una tercera es que en algunos lugares hubo un aumento en las privadas, en áreas sobre todo en carreras de ciencias económicas. Por eso es probable que en las ciudades grandes, en donde hay una variada oferta de privadas, como Córdoba, Buenos Aires o Rosario, haya parte de esos estudiantes que se van a las privadas. Además porque gracias a las mejores oportunidades laborales de los últimos años, les permiten a un joven tener un trabajo. Entonces si puede pagar una pequeña cuota de alguna Universidad privada, donde encuentra que es más previsible cuándo se van a recibir y los horarios son, en general, más prácticos. Pero es cierto que cuando hay crisis mucha gente se anota para estudiar porque no tienen otra cosa que hacer, entonces entran al mercado de trabajo.

Distintos especialistas advierten que la obligatoriedad de la escuela media impactará en los próximos años en el ingreso universitario ¿Se está trabajando a nivel nacional para planificar este crecimiento?

En realidad la demanda por educación superior no merma, sino que por ahí tenés esas limitaciones en el ingreso y la opción del mercado de trabajo que impactan en las cifras de nuevos alumnos. Pero más allá de que la gente pueda optar por el mercado de trabajo, el país necesita más gente y mejor formada, esa es la verdad. No vamos a ser competitivos como país, ni vamos a mejorar la calidad de vida ni la justicia social si no tenemos más gente bien formada. Por eso el Ministerio de Educación nacional tiene dos políticas claras para lograr eso. Una es la de Becas Bicentenario, el programa que otorga 30 mil becas que empiezan con 500 pesos por mes, en tercer año son 800 pesos y al final de la carrera son de 1.200 pesos. Un salario mínimo, justamente para tentar al chico que está estudiando a que se reciba en vez de irse al mercado laboral antes de terminar la carrera.

Apunta entonces a la retención...

Exacto, y apunta a que ese pibe que de golpe está con lo justo económicamente para ir a la Universidad, pero tiene posibilidad de trabajo, con las becas pueda optar por seguir estudiando y no se tiente con el mercado de trabajo cuando está en tercer o cuarto año, como pasa en la mayoría de las ingenierías. Y la otra política que se largó recientemente tiene que ver con un programa de expansión de la educación superior. La idea es tratar de que llegue a más lugares, aprovechando las nuevas tecnologías, los recursos pedagógicos actuales y las capacidades instaladas en las instituciones universitarias y de educación superior. Es decir, tratar de llegar a más lugares pero de una manera seria, con calidad, porque es cierto que ha habido una expansión del sistema a nivel geográfico, pero muchas veces con extensiones áulicas y propuestas que no son del todo serias. Entonces la idea ahora es que con el respaldo financiero del Estado, las distintas regiones puedan dar respuesta planificada y coherente a una demanda que crece en cantidad.

Comentarios