Edición Impresa
Sábado 23 de Mayo de 2009

Carlos Bonetti: "El desafío es incluir a los aspirantes"

a inclusión de los que aspiran a ingresar en las ingenierías es uno de los grandes desafíos que enfrentan las instituciones del nivel superior de la enseñanza. Así lo entiende Carlos Bonetti, decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnologías de la Universidad Nacional de Santiago del Estero (Unse).

La inclusión de los que aspiran a ingresar en las ingenierías es uno de los grandes desafíos que enfrentan las instituciones del nivel superior de la enseñanza. Así lo entiende Carlos Bonetti, decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnologías de la Universidad Nacional de Santiago del Estero (Unse).

Presidente del Consejo Federal de Decanos de Facultades de Ingeniería (Confedi), Bonetti sostiene que la aplicación de políticas destinadas a incrementar el ingreso y permanencia de jóvenes en las ingenierías es necesaria para “obtener profesionales de primera línea a tono con los avances científicos y tecnológicos”.

“Las preocupaciones de los decanos con respecto a los ingresantes son de público conocimiento, y pasan sobre todo por la problemática que se les presenta a los alumnos en ciencias básicas, en matemática, física y química”, describe Bonetti.

Junto a estas problemáticas _apunta el decano_ se encuentra la meta cuantitativa de contar con un mayor número de interesados en seguir carreras prioritarias para el desarrollo nacional. En este sentido, el titular del Confedi destaca la puesta en marcha del programa de Becas Bicentenario, un plan nacional que otorga una ayuda económica progresiva _500 pesos en los primeros años, 800 en tercero y 1200 en los últimos_ para los jóvenes provenientes de hogares pobres que deseen estudiar carreras del área de las ciencias agrarias, aplicadas, exactas y naturales.

“El impacto es importante porque los montos que se asignan para las becas son interesantes”, indica Bonetti del programa que significa “una gran ayuda para los estudiantes”. De esta manera _agrega_ se favorece la inclusión de más estudiantes en la Universidad, en principio “de la gente que aspira a estudiar alguna de nuestras carreras”. “Este es uno de los grandes desafíos de las ingenierías: incluir a los aspirantes, porque necesitamos tener profesionales de primera línea a tono con los avances científicos y tecnológicos”, describe.

“Además _añade_ contamos con los fondos del Promei (Programa de Mejoramiento de las Ingenierías), mediante el cual se nos asigna un presupuesto para ir dando soluciones a las debilidades que tienen algunas facultades que dictan estas carreras, y que fueron detectadas en los procesos de acreditación”. Así surgen los programas de tutorías, equipamiento y dedicaciones docentes. “Esto hace que la curva de retención sea cada vez más importante porque se están notando los resultados”, comenta el decano santiagueño.

Articulación

Pero para Bonetti, las políticas de mejora en el ingreso y permanencia en las ingenierías no están completas sin una fuerte estrategia de articulación con el nivel medio de la enseñanza. En este sentido, remite al taller referido al tema realizado por el Confedi a fines de abril en Tucumán.

Entre las conclusiones del taller, Bonetti destaca la necesidad de “organizar comisiones específicas, con profesionales formados en gestión y administración de proyectos que viabilicen las demandas de un contexto educativo heterogéneo”. Expresa además que “las competencias para el acceso y la continuidad de los estudios superiores, analizadas y definidas por Confedi, constituyen un aporte valioso para fortalecer el vínculo entre los docentes de nivel medio y los universitarios”.

Por último, comenta que en el taller de Tucumán se arribó a la conclusión de que “la articulación es un espacio que debería abarcar los dos últimos años de la secundaria y el primer año de la Universidad”.

Comentarios