Cartas de lectores
Domingo 14 de Agosto de 2016

Carencias del Hospital Italiano

Necesito hacer referencia al estado de precariedad del Hospital Italiano, no sólo humana (no hay médicos especialista para internación) sino también elementos cotidiano que necesita un enfermo. No funcionan el respirador ni aspirador, no hay timbre para llamar al enfermero. Existe un quinto piso llamado "de acá directo al cielo". El 24 julio ingresó mi mamá por una bronquitis leve. Ella ingresa física y químicamente bien. El médico nos dice que la dejaría unos días para controlar y cuidarla. Hasta el miércoles mi madre no tenía una carpeta médica ni estudio de rutina para ver cómo avanza su salud. Estaba medicada de palabra, y tenía hecho, por un enfermero, un diagnóstico de ¿enferma terminal? Ella no tenía ninguna patalogía que determinara ésto, sólo tenía achaque de la edad, que estaba tratada y controlada. El enfermero la estaba medicando con una carpeta médica de una paciente que había fallecido un día ante que ingrese mi madre. Esa es una gran duda que tenemos, mi mamá comenzó a deteriorarse ahí. El auditor de Pami nunca se acercó al hospital. El viernes 29 pasó uno de los clínicos y decía que los pulmones mejoraron. Y a nosotros nos preocupa el deterioro que notábamos. Ellos no lo notaban. Ahí le pedimos una tomografía y radiografía. Y le explicábamos si ella estaba bien de pulmones qué pasó y por qué su deterioro. Creo que ahí se asustó y el mismo día mandó hacer estudios como prioridad. Ahí nos dimos cuenta y caímos que son de Pami y no tienen derechos a vivir, o a ir a una terapia intensiva porque ocupan un lugar que podrá necesitar otro. Sólo colocan sueros, y ponen algún calmante. Así están tranquilos. Llamanos al 138, mande mail, sigo brillando por su ausencia. Desde que ingresamos al piso, todos los días fallecía un adulto por broncoaspiración, decían los médicos y enfermeros, y los familiares lo aceptaban como algo natural. Cuando llegaban de terapia el personal capacitado, entre comillas, ya no se podía hacer nada y uno estando ahí lo empieza a naturalizar o normalizar. Cuando se escuchaba una corrida por el pasillo era porque no llegaron a tiempo, y te decían no hay nada que hacer se broncoaspiró y uno dice la pucha en qué siglo estamos, la medicina está al alcance de salvar vidas o como un médico dijo "no hay que llevarlo a terapias, es mejor que espere su partida acá". Se puede ser tan insensible. Mi madre corrió igual destino que todos los abuelos que se broncoaspiraron, como decían. El acta de defunción es una paradoja: falla cardiorespiratoria. Y no sólo el dolor de su pérdida y el maltrato al adulto, sino que tuvimos que seguir sufriendo que el alta de defunción la confeccionaran 10 veces mal. Es traumático para uno como familiar que no se le pueda dar una partida dignada como se merece, sino parecería una joda. Esta es la realidad de esa institución. Los abuelos son desechos. Qué sociedad aceptamos.

Psicóloga social Stella M. Bianchiman

DNI 20.623.425

Comentarios