Edición Impresa
Sábado 18 de Enero de 2014

Capacidad para 30 millones de toneladas

Mariano Otamendi, dirigente de la Asociación Argentina Pro Trigo (Aaprotrigo), estimó que en el país se podrían producir hasta 30 millones de toneladas de trigo y no los 9 millones que se estiman para la actual campaña 2013-2014.

"Argentina podría estar produciendo, tranquilamente, entre 25 y 30 millones de toneladas de trigo, pero en esta campaña estamos pensando en alrededor de 9 millones de toneladas, inclusive las estimaciones que superan los 10 millones quizás son un poco arriesgadas", sostuvo el directivo.

Además, Otamendi señaló que "en cuanto a la calidad, es una cosecha normal respecto a lo que se viene logrando en la Argentina. Realmente parece mentira el cepo que le han puesto a este cultivo, y que continúa", sostuvo en diálogo con el programa "Siempre que llovió, paró", que se emite por la emisora Radio Colonia.

Tras destacar que "los rendimientos son muy variables dentro de las mismas regiones", Otamendi manifestó que "lo grave es que el cultivo no levanta cabeza, y que el gobierno y el ministro Carlos Casamiquela lo saben; lo mismo en el Inta".

"Ellos hablan, también, de que el eslabón que más le agrega a la cadena del trigo es la panificación, el último eslabón, y deberíamos estar en un esquema como el de Brasil, donde la molinería y la panificadora han hecho un acuerdo para producir todo tipo de galletitas, pastas, panes de molde, etcétera, no sólo para el mercado interno sino para exportar", comentó.

Explicó que por lo tanto, "se necesitan muchos tipos de trigo y volumen para que ese eslabón funcione. Y por otro lado en el campo, por el tema de la soja, en todas las regiones agrícolas del sur hasta el norte se necesita sembrar trigo que es la única gramínea que incorpora carbono y que permite la rotación".

"Pero este gobierno ha puesto bien el palo en la rueda e impide ambas cosas", afirmó.

perspectivas. Consultado sobre las perspectivas a futuro, el dirigente consideró que "hay una ironía dentro de la industria". Y recordó: "Nosotros participamos de Aaprotrigo con la Unión Industrial Argentina (UIA) en una jornada que se hizo en Mar del Plata en el año 2005 donde claramente se mostró el gran problema que tiene la cadena de valor de trigo, que es que la panificación, el valor que más agrega a la cadena, no cuenta con la cantidad de harinas suficientes en cantidad y diversidad para producir y exportar".

"En realidad la molinería debería hacer lo que se hace en Brasil, que se asocia a la panificación para proveerle internamente grandes volúmenes y diversidad de harina. Eso debería estar sucediendo acá, y estaríamos produciendo muchísimo más".

Viva la variedad. Para Otamendi, "cuando se dice que la panificación necesita distintos tipos de harina, clasificar implica también, poder introducir en Argentina muy diversos tipos de trigo, cosa que hoy no se puede porque se mezcla todo".

"El reactor que iba a instalar Kraft para la galletita Club Social terminó haciéndolo en Brasil porque acá no existen esos trigos. Creo que algún día vamos a tener que discutir esta estupidez donde la clase dirigente y agropecuaria dice: ¿Cómo en el país de la carne vamos a importar carne, o cómo en el país del trigo vamos a importar trigo?", dijo.

Comentarios