Escenario
Viernes 08 de Julio de 2016

Canticuénticos, de Santa Fe y con ritmos folclóricos

Canticuénticos, el reconocido grupo santafesino de música para chicos y familias, regresa a Rosario para hacer un recorrido por las canciones de sus tres discos con composiciones propias sobre ritmos argentinos y latinoamericanos. Ruth Hillar (voz, flauta y acordeón) explicó que el objetivo es vincular a los chicos con su patrimonio cultural. Completan la banda Daniela Ranallo (voz), Laura Ibáñez (voz), Gonzalo Carmelé (bajo y voz), Daniel Bianchi (guitarra, cuatro, charango y voz), Nahuel Ramayo (batería, percusión, acordeón y voz).

Canticuénticos, el reconocido grupo santafesino de música para chicos y familias, regresa a Rosario para hacer un recorrido por las canciones de sus tres discos con composiciones propias sobre ritmos argentinos y latinoamericanos. Ruth Hillar (voz, flauta y acordeón) explicó que el objetivo es vincular a los chicos con su patrimonio cultural. Completan la banda Daniela Ranallo (voz), Laura Ibáñez (voz), Gonzalo Carmelé (bajo y voz), Daniel Bianchi (guitarra, cuatro, charango y voz), Nahuel Ramayo (batería, percusión, acordeón y voz).

   —¿Por qué se inclinaron por los ritmos folclóricos?

   —Con los Canti, creemos que nuestro patrimonio musical, así como el de nuestros países vecinos, es muy rico y valioso pero no está tan al alcance de los chicos, que son bombardeados con música comercial desde que son muy pequeños. Nuestra elección tiene que ver con ésto. Creemos, que tal vez, podamos hacer un aporte al desarrollo de una identidad cultural argentina y latinoamericana.

   —¿Qué diferencias encuentran en las giras? ¿Es diferente la reacción en otras provincias u otros países de Latinoamérica?

   —Nos sorprende gratamente que la reacción de chicos y grandes sea siempre tan positiva, tanto en las grandes ciudades como en pueblos del interior. Con respecto al público de otros países nos sorprendió en Colombia que supieran canciones nuestras y el cariño que nos demostraron. Una linda anécdota es que en una escuela de música colombiana usaban nuestra santafesina "Cumbia del monstruo" para enseñar el toque de maracas de la cumbia colombiana.

   —¿Cuál fue la dificultad para proyectarse a todo el país?

   —La principal dificultad es la de trasladarnos desde nos convocan ya que todos somos docentes y tenemos nuestras familias. Pero de todos modos, aún a lugares donde no alcanzamos a llegar personalmente, llegan nuestras canciones. Más de 20 millones de vistas en YouTube dan cuenta de esto y nos hacen sentir felices y agradecidos.

Comentarios