Escenario
Lunes 28 de Noviembre de 2016

"Cantar en el Colón me hace sentir águilas en el estómago"

El artista subirá a escena el 16 de diciembre. Lo acompañarán Raúl Lavié, Palito Ortega, Adriana Varela y Valeria Lynch, entre otros

El cantautor Cacho Castaña celebró la posibilidad de ofrecer un concierto el 16 de diciembre próximo en el Teatro Colón junto a la Orquesta Sinfónica y varios invitados entre los que figuran Raúl Lavié, Palito Ortega, Adriana Varela y Tini Stoessel.

"Tenemos gran expectativa porque es un sueño hecho realidad. No me imaginé nunca poder cantar en el Teatro Colón. Uno siempre piensa que ahí están los tenores, la música clásica y que, de pronto, se pueda difundir la música popular en el teatro, es maravilloso", manifestó el cantante, de 74 años, que debió posponer este proyecto tres veces en 2014 y en otra oportunidad el año pasado, siempre por cuestiones de salud. Acompañado por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y en su bar "Café La Humedad", de San Cristóbal, Castaña añadió sobre la nueva oportunidad de desembarcar en el máximo coliseo argentino: "Me llega en un momento bárbaro. Me siento muy bien, no te olvides que vengo de Vietnam en cuanto a la salud".

En idéntica sintonía, el mandatario comunal apuntó que "venimos soñando hace tiempo y acá estamos. Somos perseverantes", respecto del show en versión sinfónica que finalmente regalará Castaña.

Cacho, quien se casó en agosto pasado con Marina Rosenthal, afirmó que esta actuación en uno de los mejores cinco teatros del mundo, por su tamaño, acústica y trayectoria, "no me hace sentir mariposas en el estómago, cantar en el Colón me hace sentir águilas".

El repertorio del concierto que ofrecerá Castaña en versión sinfónica y que contará con las presencias de Raúl Lavié, Palito Ortega, Alejandro Lerner, Luciano Pereyra, Sandra Mihanovich, Valeria Lynch, Adriana Varela, Marcela Morello y Tini Stoessel, incluirá sus clásicos, sus tangos, boleros y "A mi manera", único tema que no es de su autoría.

Con respecto de la variada lista de invitados, el cantautor sostuvo que "son amigos míos entrañables de hace muchos años, me acompañaron toda la vida. Cuando estuve enfermo y mal estuvieron a mi lado, y merecen estar al lado mío también en este momento. Yo les agradezco a todos ellos que me acompañen en esta locura".

Con este nuevo hito en su carrera, Castaña expresó estar muy feliz y "preparando unos arreglos maravillosos con el maestro Gerardo Gardelín, uno de los pocos arregladores que escucha las letras. Estoy emocionado porque una cosa es cantar toda la vida con seis o siete músicos, ocho como máximo, y otra cosa es cantar con una Sinfónica. Me da miedo, pero está bueno tener miedos y un poco de adrenalina".

Además de los recitales que debió suspender dos años atrás y de haber confesado que pisó por primera vez el teatro "hace dos años atrás, porque no me atraía la ópera y lo teníamos al Colón en un lugar lejano", el vínculo con el teatro se remonta a su abuelo, quien era uno de los albañiles que ponía los mármoles afuera del teatro: "Mi abuelo estuvo afuera y es increíble que yo ahora pueda estar adentro".

Para sumarle ingredientes a esa presentación en el Colón, el intérprete hizo alusión a un "broche mentiroso" de su extensa trayectoria. "Hipotéticamente iba a colgar el micrófono, pero no lo voy a hacer porque es lo único que sé hacer y no puedo dejar de cantar. Voy a seguir cantando, voy a seguir estando acá en Café la Humedad y voy a salir a hacer giras. El concierto en el Colón es como un broche, pero un broche mentiroso".

El creador de canciones como "Café La Humedad", "Garganta con arena" y "Quieren matar al ladrón" declaró que esta cita "significa que tanto esfuerzo no fue en vano. Estudié tanta música desde los seis años, me recibí de profesor de música a los 14, debuté en la Orquesta Típica de Tango. Me faltaría un brazo si dejase de cantar, y es un logro llegar al Colón pero no es solamente mío sino de la inquietud de todos los que manejan la Ciudad".

Comentarios