Información general
Jueves 11 de Agosto de 2016

Cansados de las fallas y las idas al taller, una pareja decidió deshacerse de su auto

Una pareja australiana compró un vehículo por 40 mil dólares pero tuvieron cientos de problemas y la empresa recién se comunicó con ellos cuando decidieron desprenderse del coche.

Tres años de pésimas experiencias y de renegar con el mecánico de un coche nuevo llevaron a una pareja australiana a deshacerse de su vehículo. Lo insólito es que decidieron hacerlo pasándole un tanque de guerra por encima.
La pareja tomó la drástica decisión pese a que la empresa Fiat Chrysler Australia se puso en contacto con ellos y le ofrecieron un programa de compensación y reparaciones que rechazaron de plano.
"Tras comprar este coche nuevo por unos 40.000 dólares y después de luchar durante tres largos años por justicia, los propietarios Joe y Kate están hartos de su inseguro y poco fiable Dodge Journey".
Según cuentan en el vídeo, la lista de fallas y desperfectos sobrepasaba los límites imaginables de cualquier cliente.
"Tras comprar este coche nuevo por unos 40.000 dólares y después de luchar durante tres largos años por justicia, los propietarios Joe y Kate están hartos de su inseguro y poco fiable Dodge Journey", se explica en el video. No podían revenderlo ni llevar a su familia con las mínimas normas de seguridad. Y decidieron poner manos en el asunto.
La empresa automototriz intentó hacer desaparecer el video e incluso se puso en contacto con algunos medios de comunicación y políticos locales, asegurando que el vehículo no había sido inspeccionado. Finalmente las imágenes fueron publicadas y ya suma más de 360.000 visualizaciones.
La campaña contra la marca se hizo viral gracias a la comunidad australiana "Destroy my Jeep", que nucléa a consumidores descontentos con sus coches que impulsan sus propias campañas con mucho humor, pero de forma contundente.
Su objetivo es modificar la legislación australiana para que los consumidores queden más protegidos ante la compra de un vehículo defectuoso.

Comentarios