Atentado en Niza
Sábado 06 de Agosto de 2016

Cancelan en Francia el mayor mercado de pulgas de Europa por temor a atentados

La famosa "braderie" de Lille debía celebrarse el 3 y 4 de septiembre próximo. Cerca de 10.000 expositores iban a participar en la feria.

Ante temores de un nuevo ataque terrorista, Francia continúa cancelando celebraciones y eventos deportivos por motivos de seguridad, el más reciente de ellos, la "braderie" de Lille (uno de los más importantes mercados de pulgas de Europa), así como una competencia de ciclismo en Niza. "Es un problema de responsabilidad moral. Por eso, creo que hay que suspender el mercadillo de 2016", explicó la alcaldesa de la ciudad, la socialista Martine Aubry, en un contexto de temor ante la amenaza de atentados. El mercado gigante, celebrado a principios de septiembre, contó en la edición de 2015 con casi 2,5 millones de visitantes. Su cancelación este año responde a la situación de inseguridad ante eventuales atentados, tras la serie de ataques que han golpeado Francia en los últimos meses y que han llevado a una cascada de anulaciones de eventos culturales, deportivos y de ocio.

El elemento desencadenante fue el atentado en Niza, el pasado 14 de julio, día de la fiesta nacional, que se saldó con 85 muertos y 434 heridos. El atacante, un tunecino con residencia en Francia, embistió con un camión a la multitud que había acudido al paseo marítimo de la ciudad para ver los fuegos artificiales. El ataque fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que amenazó a Francia con nuevas acciones. Doce días más tarde, un cura fue degollado en su iglesia en Saint-Etienne-du-Rouvray (noroeste), conmocionando de nuevo al país. En junio, dos policías habían sido acuchillados en su vivienda en región parisina. "Hicimos cuanto pudimos" para aumentar la seguridad "pero hay riesgos que no logramos reducir. Es una decisión dolorosa", reconoció la alcaldesa. "En un momento dado, pese a nuestras pasiones, nuestras convicciones, hay que decir basta a un modelo rebasado por las exigencias de seguridad", dijo por su parte el prefecto Michel Lalande, representante estatal en la región. "La decisión de suspender (el mercado) fue tomada (...) debido a su modelo hiperurbano, con sus calles llenas de gente", precisó. La "braderie" de Lille debía celebrarse el fin de semana del 3 y 4 de septiembre, dos días y una noche "de locura", anunciaba el ayuntamiento en su página web, con sus 10.000 vendedores a lo largo de 100 kilómetros de acera.

Edad Media. Debido a que hay "vehículos que entran permanentemente" en el lugar del mercado, al "gran volumen de mercancías" y a la "presencia masiva de personas en un perímetro restringido", la anulación "era la única decisión razonable", dijeron las autoridades.

Inicialmente, habían previsto reducir el perímetro de los expositores y aumentar la presencia policial, así como prohibir la presencia de garrafas de gas, pero al final han considerado que todas las medidas eran insuficientes para garantizar la seguridad. "Hacer el mercado con francotiradores de élite en todos los tejados, CRS (antidisturbios) en cada esquina y helicópteros y drones volando por todos lados, para mí no es el espíritu del mercado", asumió Aubry. Este "carnaval-comercio", convertido en el mayor mercado de pulgas de Europa, tiene su origen en la Edad Media y con los años se convirtió en un evento internacional.

Críticas. Los comerciantes criticaron la decisión, calificándola de "brutal" e "incomprensible". "Es un golpe muy duro, en términos económicos y en términos de imagen proyectada en el extranjero", lamentó Thierry Grégoire, presidente de la Unión de Oficios e Industrias de la Hostelería de Francia. A fines de 2014, justo antes de Navidad, varias personas fueron atropelladas por kamikazes, en ataques que pasaron relativamente desapercibidos. Desde entonces, Francia no dejó de sufrir ataques yihadistas y la amenaza terrorista nunca fue tan elevada como en la actualidad.

Numerosos festivales veraniegos han sido cancelados porque no se puede garantizar seguridad máxima, pese a un incremento de la presencia de agentes. Sin embargo, un evento importante que atrae a miles de personas, incluidas varias con enfermedades graves, no ha sido cancelado: el Festín de la Asunción del 15 de agosto en el sitio de peregrinaje de Lourdes, un santuario reconocido por sus aguas curativas. Marsella canceló una serie de eventos, incluido el vuelo del 13 de agosto del equipo de acrobacia aérea "Patrouille de France".

Francia intenta prevenir otro ataque. Se pusieron soldados en las calles para ayudar a la policía y a los gendarmes, se convocó a los reservistas, e inteligencia y la policía reciben y filtran denuncias.

Comentarios