LaCapital.com.ar

Salud

Domingo 26 de

octubre de 2014

  • Ahora

    21 °C
  • LUNES

    Min. 19 °C Max. 34 °C

  • MARTES

    Min. 19 °C Max. 30 °C

Tratamientos

Cada vez hay más gente con herpes labial

Se puede producir por estrés, exposición al sol o al frío y por inmunodepresión. Síntomas y tratamientos

FOTO

El herpes labial es producido por el herpes virus simple tipo I. Es un tipo de herpes que se transmite por contacto con la piel l y tiene cada vez un grado más alto de infección entre la población joven. El Dr. Hector Lanza, Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Eva Perón, explica cuales son las causas y cuales son los nuevos tratamientos para combatir los herpes labiales.

 

¿Qué causa la aparición del Herpes?


 

Las causas del herpes labial es la infección del organismo por virus herpes simplex. Dentro de estos el que produce más casos de contagio es el herpes simplex tipo I ( VHS-I) . Es un virus muy contagioso y se transmite de una persona enferma a otra que no lo está. El herpes labial suele aparecer en los alrededores de la boca, aunque también puede hacerlo dentro de esta.
El herpes labial se puede contagiar fácilmente a través de besos, saliva o de contacto con la piel. Otras veces el contagio se produce a través de instrumentos infectados como cepillos de dientes u hojas de afeitar u otros objetos infectados como vasos, toallas, etc.
La infecciones por este tipo se producen, no sólo cuando hay presencia de granos, ampollas, o heridas abiertas sino cuando el individuo esta infectado, muchas veces sin saberlo. Se considera que hasta un 75 % de personas infectadas por este tipo de herpes lo desconocen. Esta es la causa por la cual estos virus se van expandiendo más cada día. La producción de este se da en periodos en el sistema inmune se deprime, como en periodos de gripe, estrés, deshidratación, desnutrición, por ejemplo.

Se estima que un 80% de la población padece algún tipo de infección herpética. El herpes no tiene cura y una vez que alguien se infecta, el virus permanece en el cuerpo en las células nerviosas, generalmente debajo de la piel. A menudo se mantiene latente o inactivo en estas células, a veces por muchos años o de por vida. Con frecuencia, la infección se reactiva y el virus se traslada nuevamente hasta la piel y las mucosas, y reaparecen los conocidos síntomas. Algunas personas sufren uno o dos episodios por año, mientras otros los padecen con mayor frecuencia. Hay personas con una predisposición especial a presentarlo, y determinadas circunstancias pueden reactivar con mayor facilidad el virus.

 

¿Cuáles son los síntomas? 

 

- Primera infección: Es la mas fuerte y dolorosa. Suele estar precedida por síntomas que se asemejan a muchas enfermedades infecciosas: fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, agotamiento, falta de ganas de comer, hinchazón de los ganglios linfáticos. Este tipo de síntomas se suelen dar entre los 2 y 20 días después de producirse la infección.
Posteriormente el herpes labial produce los primeros síntomas visibles: después de un periodo de picor, dolor o sensación de ardor, se forman granos que se transforman en ampollas y estas, a su vez, revientan y producen costras que suelen sanar sin dejar ninguna cicatriz en una semana o semana y media . En los momentos peores de la enfermedad, cuando las heridas están abiertas, la enfermedad puede contagiarse a otras partes del cuerpo. Cuando se transmite hacia los ojos resulta muy peligroso porque puede producir ceguera.


- Infecciones recurrentes: posteriormente se pueden producir brotes con síntomas parecidos aunque en menos intensidad con una frecuencia variable. Las ampollas suelen aparecer en los sitios donde aparecieron anteriormente o cerca de ellos, aunque suelen durar menos tiempo y producir menos dolor. 
 
 

Prevención y tratamiento

 
La prevención en esta enfermedad es muy difícil porque el contagio se puede producir sin que el transmisor manifieste signos visibles de la enfermedad. A pesar de esto, el contagio es más fácil cuando existan ampollas o heridas, en cuyo caso se debe evitar.
La prevención del herpes no siempre es posible, pero pueden adoptarse algunas medidas para minimizar los brotes. En este sentido, es importante reducir las situaciones de estrés para evitar reapariciones, así como lavarse frecuentemente las manos durante una exacerbación de la infección, ya que una higiene adecuada puede eliminar el riesgo de propagar la infección hacia otras áreas del cuerpo como, por ejemplo, los ojos.
 En el caso del herpes labial, es recomendable el uso de pantallas solares con filtros de adecuada graduación para evitar los efectos de los rayos ultravioleta durante los meses de verano
El herpes labial es una enfermedad que no tiene curación pero cuyos síntomas pueden mejorarse y retrasar sus periodos de recurrencia si se aplica el tratamiento adecuado. Es muy importante la visita al médico, si se presumen síntomas de esta enfermedad para que haga el diagnostico apropiado. Un tratamiento adecuado permite que los síntomas desaparezcan antes, que no sean tan dolorosos o que no haya infecciones secundarias como consecuencia de las heridas.

 

¿Existen nuevas opciones terapéuticas?

 

En el Primer Congreso Ibero latinoamericano de Dermatología Pediátrica, se ha presentado un dispositivo revolucionario, de origen alemán, un lápiz electrónico que actúa por generación de ondas termoeléctricas, el cual aplicado en la zona del futuro brote ante los primeros síntomas que preceden a la erupción, habitualmente muy bien conocidos por el paciente, como picor, ardor, dolor, sensación de inflamación, etc. Inhibe la replicación viral abortando el brote de herpes y el desarrollo de las vesículas, controlando la diseminación de la infección.

 

 

Causas más frecuentes del herpes labial

 

Estrés
Períodos de ansiedad
Defensas bajas (luego de episodios febriles)
Exposición a clima muy frío
Exposición prolongada al sol
 

Dejá tu comentario
certifica.com