LaCapital.com.ar

Mujer

Jueves 31 de

julio de 2014

  • Ahora

    16 °C
  • VIERNES

    Min. 16 °C Max. 23 °C

  • SABADO

    Min. 14 °C Max. 26 °C

Relaciones

Disfrutá del éxito en todos los ámbitos de tu vida

Definimos las razones por las cuales muchas veces tenemos miedo al gran paso en nuestra vida social o profesional. Leé la nota y  analizá tu situación y confia en vos misma para avanzar

FOTO

¿Te has planteado alguna vez por qué no consigues tener éxito en lo que te propones? Cuando hablamos de éxito nos referimos éxito profesional (que es lo que la mayoría asocia con la palabra “éxito”), como si nos referimos a otros ámbitos. Una de las razones más frecuentes de que no lo consigas es el miedo a fracasar, que hace que ni siquiera lo intentes; pero si indagamos un poco más hay otras dos razones escondidas: 1) que no crees merecértelo, y 2) que tienes miedo, pero no al fracaso, sino al éxito.


Puede parecer absurdo tenerle miedo al éxito, si es lo que en realidad quieres, ¿no? Pero no hay nada de absurdo, de hecho, estas son las razones principales que pueden influir negativamente en conseguir tu éxito:


-Creés que si tenés éxito no vas a tener pareja, no vas a atraer a nadie. Asociás las mujeres exitosas con arpías egoístas y solas.


-Creés que tener éxito afectará a tu familia (y no para bien), eso si llegás a tener familia, porque tenés la idea de que las mujeres de éxito o no tienen hijos o se pasan el día esclavizadas y no tienen tiempo para verlos.


-Asumís que tener éxito significa tener dinero, y que en cuanto tengas más dinero te volverás una arpía sin corazón, porque ya “sabemos” que la gente con dinero es egoísta y mala.


-Pensás que si tenés éxito y hablás de tus logros la gente te rechazará. Van a pensar que sos una prepotente y no querrán tener nada que ver contigo. Resultado: te quedarás sola.


-Estás convencida que para ganar y tener éxito alguien tiene que perder, y a vos gusta ayudar a los demás, no pisotear a nadie, que es lo que supuestamente vas a tener que hacer.


Después de leer esto, ¿te extraña que no quieras tener éxito? Pero vamos a ser realistas, esto es lo que te sugiero:


-Definí qué es tener éxito para ti y en función de eso podrás decidir qué hacer a continuación. Porque a lo mejor lo que te da más miedo se corresponde a una definición de éxito que no es la tuya.


-Identificá tus prioridades. Si tenés claro qué es lo que verdaderamente te importa, te resultará más fácil tomar medidas para que esas prioridades no se vean muy afectadas. Quítate de la cabeza la imagen de la mujer de éxito sin hijos, si quieres tener hijos hazlo tu prioridad y modifica lo que necesites para conseguirlo. No te arrepentirás porque es tu prioridad.


Si por el contrario prefieres centrarte en tu carrera, haz lo que sea necesario para conseguir lo que quieres. Pero, por favor, ten muy claras tus prioridades, que no pasen los años y te des cuenta de que has empleado tu tiempo y energía en cosas que, en realidad, no te importaban.


Algunas personas te rechazarán cuando consigas el éxito. Algunas personas te rechazarán si no consigues el éxito. Esas personas no te importan, no merecen la pena. Centrate en las que sí estarán ahí.


Una competencia sana no significa pisotear a nadie. Para llegar donde querés habrá momentos en que otras personas estarán implicadas. ¿Cuál es el problema? Que asociás competir con pisotear y humillar al otro. Hay gente que lo hace, pero vos no tenés por qué hacerlo. Muchas personas han llegado donde están gracias a su trabajo y a sus propios méritos, sin necesidad de pisotear ni engañar.


-Eliminá la creencia de que el dinero es la raíz de todos los males. El dinero te hace más de lo que sos. Si sos mala, te volverás peor. Si sos generosa y te gusta dar, con más dinero darás más.

 

Fuente: Aida Baida Gil, Coach de la Profesional 

Dejá tu comentario
certifica.com