LaCapital.com.ar

Sábado 19 de

abril de 2014

  • Ahora

    9 °C
  • DOMINGO

    Min. 10 °C Max. 21 °C

  • LUNES

    Min. 10 °C Max. 23 °C

Horacio Cunietti y el Eco Everest 2013

Una expedición a lo más alto del mundo con fines ecológicos.

FOTO

Te presentamos a Horacio Cunietti. Horacio es profesor de educación física, instructor nacional de andinismo, guía de alta montaña y está a punto de realizar una gran gran hazaña. A sus 46 años este mendocino amante de la montaña se está preparando para ascender al monte Everest, el pico más alto del planeta, sin la ayuda de oxígeno.

Proveniente de una familia de montañeses, Horacio se crió escuchando historias y recuerdos de aventuras en la montaña y sus juguetes de la infancia fueron piquetas, caramañolas y mochilas viejas de cuero y armazón. Ya a la edad de cuatro años escalaba todo lo que se le pusiera adelante incluyendo tanques de aguan, paredes de ladrillos y hasta el campanario de la iglesia local.

La carrera de Horacio estuvo ligada totalmente al Cerro Aconcagua, es uno de las tres personas con más cumbres (59 en total) y lo ha subido por todas las rutas: la ruta normal, por el Glaciar de los Polacos y por la peligrosa y difícil Vía Francesa. Aunque el Aconcagua podría considerarse su favorito, Horacio también subió varios cerros en el norte argentina, en Patagonia y en países como Perú, Bolivia, Alaska y hasta un viaje a los Himalayas para ascender el Monte Dhaulagiri.

Luego del éxito en cientos de montañas, el mendocino se prepara para su reto más difícil; la cumbre más alta del planeta a 8850 metros sobre el nivel del mar. Desde aquella expedición al Dhaulagiri donde pudo divisar desde el avión la cumbre del Everest, el objetivo no salió de su mente.

"Me he entrenado toda la vida, me siento seguro, el entrenamiento minimiza los riesgos, pero respeto mucho a la montaña y sé que no todo está bajo control". Horacio sabe que los riesgos de la expedición son muchos: campamentos expuestos, avalanchas, temperaturas extremas y la falta de oxígeno son riesgos reales y que presentan peligro de muerte pero con un entrenamiento adecuado y respeto por los elementos la excursión puede realizarse con un bajo nivel de riesgo.

El programa para la odisea es extenso para poder adquirir la aclimatación suficiente a la altura. Recién después de treinta días se puede dormir a los 7000 metros y luego se baja de vuelta a los 4000 para oxigenar, recuperar fuerzas y recién ahí se comienza a subir todo de nuevo y esperar a que haya una ventana de buen tiempo para poder ir por la cumbre.

Sus compañeros en esta expedición serán los experimentados montañistas Horacio Galanti, Laura Cano y Allan Jhonson. Como singularidad este desafío, denominado Extreme Everest 8850, incluye tareas ecológicas y de ayuda a la comunidad de los Himalayas. Se planea recolectar ayuda para el único centro médico de la región que es de vital importancia para la gente del lugar, proporcionar materiale educativo para a la escuela da la zona y una tarea ecológica importantísima. Con la ayuda de 15 sherpas adicionales los andinistas planean traer de vuelta al campamento base 200 kilogramos de basura y 50 tanques de oxígeno para su reciclaje. Esto es de vital importancia para minimizar el impacto ecológico del paso de las excursiones por el lugar.

Para más información podés visitar la página de la expedición en www.extremeeverest8850.com y no te pierdas toda la cobertura del ascenso por acá, por OVACION Extreme.

 

¿Algo para decir?
contenidos@underflip.com.ar

 

Dejá tu comentario
certifica.com