Campo
Sábado 08 de Julio de 2017

Tecnología para medir la eficiencia del engorde

De la libreta a la computadora. El salto cualitativo de pasar de hacer anotaciones en un papel a un procesamiento de datos a través de un software específicamente diseñado para conocer cada movimiento dentro de un feedlot, es abismal.

De la libreta a la computadora. El salto cualitativo de pasar de hacer anotaciones en un papel a un procesamiento de datos a través de un software específicamente diseñado para conocer cada movimiento dentro de un feedlot, es abismal. Es que "el que trabaja a ojímetro, no tiene futuro y no tiene vida en una ganadería sustentable como queremos tener", afirmó Oscar Ferrero, integrante del equipo que conforma WinCampo, un servicio de administración ganadera para facilitar el proceso de medir el engorde a corral.

El emprendimiento surgió de "la necesidad de ingresar los datos que recolectan en las balanzas, generar información y hacer algo con ella", señaló María Rosa Pérez, miembro fundadora del equipo, en el marco del último Congreso Ganadero organizado por la Sociedad Rural de Rosario. Hoy por hoy el software permite contar los animales que entran, se mueven, salen o se mueren en el corral, medir lo que comen, el alimento que se compra y su costo, gastos de personal, además de otros egresos operativos como combustible, servicios, entre otros items, de manera que se pueda determinar, por ejemplo, cuánto le cuesta al productor el kilo de ganado en el corral.

Así, "llega la jaula, contamos los animales, los clasificamos por categorías, los pesamos en balanzas que transmiten vía Wi Fi o USB y tenemos procesos para identificarlos individualmente mediante bastones y botones electrónicos. Si la manga está conectada online se pueden hacer las mediciones en el momento o bien los datos se traen a la oficina y se procesan", detalló la profesional.

Con respecto a la alimentación, el servicio "permite saber qué humedad tiene la materia prima que estamos ingresando a nuestros silos para conocer qué están comiendo nuestros animales. Es importante el plan del nutricionista que nos dirá cómo vamos a dar de comer. Es importante medir para hacer la conversión. Entonces ahí aparecen los procesos automatizados de WinCampo que nos permiten programar la distribución de ración a dar en cada uno de los días", señaló Pérez.

la herramienta. El software se adapta a todas las balanzas y mixers electrónicos nacionales y la última incorporación es una tableta para balanzas que permite enviar información hacia la base de dato para saber cuánto recibió de comida el animal, cuánto ingirió y por lo tanto cuánto debe recibir en el próximo turno o al día siguiente. "Con eso automáticamente tenemos el costo de lo que estamos dando, además podemos notar si el mixero está mezclando mal, lo cual es raro porque hoy está automatizado", agregó.

Finalmente, "guardamos toda la información de sanidad que le permite al productor llevar también el libro de reportes obligatorios del Senasa, todo para la disposición 481, y apps en los teléfonos para recorrer cada uno de los corrales sabiendo la información de la hacienda que está encerrada", remató la especialista.

Hace más de 20 años que este grupo de ingenieros, programadores y desarrolladores de sistemas trabajan para brindar soluciones tecnológicas integrales a la gestión de feedlots a más de 200 establecimientos en Uruguay, Paraguay, Venezuela y Argentina, donde "sólo se mide entre un 15 y un 20 por ciento y es lamentable que en este tipo de explotaciones se esté trabajando a ojo", lamentó Ferrero.

"Aprendamos a medir para poder hablar de ganadería de precisión, es la única manera de que vayamos teniendo intervención directa en la única variable de resultado que tiene la provisión de carne que es eficiencia de conversión. Y cuando digo provisión de carne y conversión no me refiero solamente a un corral de engorde o a un engorde intensivo sino que también hay que ir para atrás y aplicar la misma tecnología que ya tenemos para aplicar en la recría y en la cría", afirmó el profesional.

"Con todos los elementos que tenemos, tecnología argentina generada por gente que está trabajando hace mucho a la par de nosotros y que están mejorando, no tenemos excusa para medir, mejorar y directamente producir más kilos de carne por animal faenado para que aparezca solo el saldo exportable que queremos. Hay que entender que la actividad es una fábrica de carne y no una explotación ganadera, como trabajaban nuestros padres", concluyó.

Comentarios