Campo
Sábado 12 de Agosto de 2017

Soja: la suba del dólar y el clima le dieron dinamismo al mercado

• El trigo avanza a paso firme en la zona núcleo y se pronostican rindes promedio de 40 qq/ha. La humedad afectó al maíz tardío

La combinación de mercado climático y suba del dólar generó un nuevo escenario alcista para la soja, que luego de una semana en baja, comenzó a escalar en el mercado argentino y generó un adicional de rentabilidad para los productores que aún no se desprendieron de la mercadería o no fijaron precio. En el mercado estiman que más de 35 millones de toneladas están en esas condiciones en este ciclo.

"La combinación de temperaturas más frescas con lluvias generalizadas previstas hasta mediados de agosto crea un escenario muy favorable para el desarrollo del cultivo, lo que hace suponer que las condiciones de la soja podrían recuperarse tras un julio seco", indicó el último informe de FYO.

Pero además, alertó que "si bien los pronósticos climáticos mejoraron mucho, esperándose aportes de aquí a mediados de agosto, las lluvias hasta ahora no han llegado. Por eso, no hay que dar por cerrado el mercado climático", indicó el reporte.

Actualmente la soja norteamericana atraviesa su etapa final de floración y se encuentra en plena formación de vainas, siendo una instancia clave para la determinación de rindes. De este modo, todavía hay espacio para que, de concretarse la mejora climática prevista, los cultivos se recuperen.

Al 30 de julio apenas el 59 por ciento de la soja presentaba condiciones buenas y excelentes, por debajo del promedio y aún más del ciclo anterior.

Según registros del GEA de la Bolsa de Comercio de Rosario se prevén para estos días una nueva perturbación del Atlántico que vuelve a poner al sudeste y al centro de Buenos Aires en la mira de las tormentas. Otra vez, se esperan allí los mayores acumulados de lluvias, incluso con posibilidades de superar puntualmente los 50 milímetros. En la región núcleo, tras máximas de 28 grados y más de 90 por ciento de humedad en el aire, la perturbación atmosférica entró en acción en el lunes 7 de agosto. El choque con la masa de aire frío dejo lluvias dispersas y dos núcleos bien marcados.

Rindes de trigo. Por otra parte, El GEA señaló que sin zonas con restricciones de humedad y técnicos atentos a los controles de malezas, el rinde potencial del trigo sigue en pie hacia los 40 quintales en la región. "El ambiente térmico y las lloviznas reactivaron el desarrollo foliar de las 1,1 millones de hectáreas sembradas", indicó.

Tras los efectos de la gran helada de hace dos semanas, el cultivo se recupera a buen paso. "Los cuadros regulares, que ocupaban el 23 por ciento retroceden a un 10 por ciento de la región. Los muy buenos a excelentes subieron 16 puntos. Los más afectados, los cuadros cordobeses, perdieron macollos pero no perderán rinde, aseguran sus técnicos", indicó el relevamiento del GEA.

Mientras que la semana anterior un 23 por ciento de los trigos se consideraban en estado regular, actualmente esa condición solo le cabe a un 10 por ciento de los lotes. El 60 por ciento de los cuadros está ahora en el podio de los muy buenos a excelentes, y un 30 por ciento se los califica como buenos. El cereal se recupera de los daños que provocaron las intensas heladas con éxito.

Por otra parte el GEA indicó que en Córdoba seguirán de muy cerca su evolución en los próximos días. "Si bien se están recuperando lentamente, éstos fueron los que experimentaron las mayores pérdidas de biomasa. Esta semana avanzaron los controles de malezas, sobre todo en lotes donde ganaban terreno aún antes del gran evento térmico que dejó temperaturas de hasta 9 grados bajo cero".

El 66 por ciento de los cuadros se encuentra macollando, solo un 2 por ciento encaña y un 10 por ciento emerge. El resto sigue echando sus primeras hojas.

Por otra parte, los maíces tardíos "no salen de la desilusión", dijo el GEA. "Sigue el ambiente de decepción por los resultados de la cosecha de los maíces de segunda y los tardíos. Entresemana avanzó solo 5 puntos y las lloviznas han dejado al 20 por ciento de la región todavía sin recolectar".

En los monitores de las cosechadoras los números no despegan de los 70 qq/ha, muy lejos de las expectativas. La excepción son los maíces del noreste de Buenos Aires. El cereal toma allí una ventaja con 86 qq/ha, escapando a las cifras de la región. Los menores avances de dieron en el oeste de Córdoba y el norte de Buenos Aires, que fueron los núcleos con los mayores acumulados semanales del orden de los 10 mm. En el resto de la región las lluvias fueron muy escasas, con acumulados por debajo de los 5 mm.

Centro norte. Por otra parte, el Sistema de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Santa Fe (SEA), que se elabora en conjunto con el Ministerio de Producción provincial, indicó que las condiciones de inestabilidad climática en la semana, se hicieron presente con escenarios de temperaturas medias diarias que fluctuaron de bajas a medias y porcentajes de humedad medios a altos, con registros pluviométricos y porcentajes de cobertura variados, siendo el área con mayor impacto el departamento San Jerónimo, el sector sur y sureste del mismo, con monto pluviométrico importante oscilando los 80 milímetros, en el resto del área no superaron los 45 milímetros.

Estas características permitieron el desarrollo sin inconvenientes del trigo y condicionaron la continuidad de la recolección de los maíces de segunda.

Por otra parte, la siembra del girasol ciclo campaña 2017/2018, presentó un muy buen ritmo, con singular movimiento de equipos y máquinas sembradoras en los departamentos del norte del área de estudio, con muy buena humedad y óptimas condiciones en la cama de siembra.

La intención de siembra para este ciclo, se estimó en un 8 al 10 por ciento superior con respecto a la superficie sembrada en la campaña anterior.

En cuanto al trigo en el centro norte provincial, los síntomas de recuperación tras la secuencia de las bajas temperaturas (heladas) que en un 12 a 13 por ciento de los trigos sembrados en el área, había reflejado el impacto, secándose las láminas foliares (hojas) o tornándose de un color amarillento. Ante la reacción de los cultivos, se considera que serían muy bajas las incidencias en los futuros rendimientos a obtener.

Un 7 a 8 por ciento presentó estado bueno y el 80 por ciento restante estados bueno a muy bueno, con lotes excelentes.

El maíz tardío estuvo afectado por las condiciones ambientales de humedad ambiente y en los porcentajes de humedad del grano, repercutiendo en la calidad de la producción que falta aún recolectar. Esta situación se manifestó en todos los departamentos del área de estudio.

El proceso de cosecha presentó un avance de 82 por ciento representando aproximadamente unas 72.160 ha, con progreso en la semana de 7 puntos.

Comentarios